Monday, Aug 26, 2019
HomeEditorialOpinion (Page 48)

(Por Filiberto Guevara Juárez) El próximo 15 de agosto del presente año, 2018; se cumplen 28 años de la puesta en marcha al servicio público del Hospital Dr. Mario Catarino Rivas (HMCR). En agosto del año 2007, vuestro servidor hizo público a través de Diario Tiempo de Honduras, un artículo de opinión, titulado: Historia del Hospital Nacional Dr. Mario Catarino Rivas. Por eso, después de 11 años que Dios me ha permitido seguir laborando como Gineco-Obstetra en dicho Hospital. Creo pertinente que se vuelva a publicar dicho artículo de opinión; pero a la vez, hacer una corta reflexión al final, de la actual crisis que viven nuestros hospitales en general y, el Hospital Dr. Mario Catarino Rivas en particular.

Estimados lectores (as), he aquí el artículo en mención:

Historia del Hospital Nacional Mario Catarino Rivas

La idea de construir un hospital de especialidades e investigación para San Pedro Sula y la región nor-occidental del país, surge en 1962, como producto del plan regulador urbanístico de la corporación municipal dirigida por don Felipe Zelaya; con el antecedente que entre 1920-1962, las fuerzas vivas de la cuidad, sintieron la necesidad y surge la visión de sustituir al Hospital Leonardo Martínez Valenzuela, por un hospital moderno para San Pedro Sula.

No es, sino hasta 1975, durante los regímenes militares que gobernaron al país, que surgen los planes concretos de construir un hospital regional del norte de especialidades en S.P.S, que estaría ubicado en un predio de veinte manzanas de terreno, a inmediaciones de la colonia Juan Lindo (Donde actualmente está). Su construcción comenzó en el segundo semestre de 1976.

¿Cómo surge el nombre del Hospital Mario Catarino Rivas?: En 1988 en la convención extraordinaria del partido liberal de Honduras, celebrada en S.P.S, el Dr. Carlos Alfonso Bennaton Gonzáles, presenta la moción que en atención a los méritos como ciudadano ejemplar y médico de los pobres, del Dr. José Mario Catarino Rivas Pérez, el hospital regional del norte, lleve su nombre, la cual fue aceptada por unanimidad.

La corporación municipal de San Pedro Sula, dirigida por Don Jerónimo Sandoval Sorto, eleva dicha petición ante el señor presidente de la república, Don José Simón Azcona Hoyo, quién la acepta y hace que se ejecute. En años anteriores hubo similar solicitudes presentadas por la Asociación Médica Sampedrana, y posteriormente por el club Rotario, capítulo de S.P.S.

El Hospital Nacional Mario Catarino Rivas, se termina de construir en el segundo semestre de 1989, y la inauguración de las instalaciones físicas, se lleva a cabo por el entonces presidente de la república Don José Simón Azcona Hoyo, el 15 de Noviembre de 1989.

La puesta en marcha del Hospital Nacional Mario C. Rivas, se lleva a cabo el 15 de agosto de 1990 por el entonces ciudadano presidente de la república Don Rafael Leonardo Callejas; previa organización llevada a cabo por el Dr. Reynaldo Abilio Gómez Ortecho, su primer director, siendo directores oficiales subsiguientes hasta el momento actual:

Dr. Arturo Bendaña Pinel, Dr Juan Manuel Fuentes Záldivar, Dr. Oscar Armando Rodríguez, Dr. Gustavo Adolfo Zúniga Maradiaga, Dr. Melvin Fernández Rápalo, Dr. Danilo René Cruz Pineda, Dr. Juan Carlos Zúniga Monge.

Conforme avanzó el tiempo se fueron readecuando por necesidad, las instalaciones físicas, y consecuentemente se han ido abriendo nuevos servicios de especialidades al público, hasta lo que se está convirtiendo hoy: Un Hospital Escuela y de Investigación, con la apertura de los postgrados de especialidades en Ginecología y Obstetricia, y Pediatría, impulsado por el Dr. Benjamín Abdú Matute, actual jefe del departamento de Ginecología y Obstetricia. Motivo por el cual se celebra en agosto del presente año el primer congreso de postgrado en medicina.
Fuentes de información:

 Lic. Eliseo Fajardo Madrid, Actual director del Archivo Municipal de S.P.S.

 Álbum fotográfico dejado por el Dr. Reynaldo Abilio Gómez Urtecho, primer director del H.N.M.C.R.

 Dr. Carlos Alfonso Bennaton Gonzáles, exjefe de la región sanitaria NO 3

 Don Héctor Sabillón Cruz exalcalde de S.P.S.

 Reportes periodísticos de Diario Tiempo y Diario La Prensa de S.P.S

San Pedro Sula, 12 de agosto del 2007.

Después de que usted ha leído el artículo de opinión de hace 11 años, es saludable que nos hagamos las siguientes preguntas: ¿Por qué el Hospital Dr. Mario Catarino Rivas está en crisis actualmente?, ¿Por qué nuestro sistema de salud está en crisis? La respuesta no es tan simple. Probablemente se deba a la falta de planificación de servicios médicos a futuro. Planificar significa tener una visión de corto, mediano y largo plazo de los problemas que se puedan afrontar en un futuro cercano y lejano. Desgraciadamente parece ser, que eso no se hizo adecuadamente en todos los órdenes de nuestra vida nacional.

El análisis del tema a nivel gubernamental es amplio. Pero, por ser un médico que labora en el Hospital Dr. Mario Catarino Rivas, desde su fundación; me siento en la obligación de señalar que el HMCR, ha sido víctima de una falta de planificación descentralizada, propia de cada institución Estatal, y con falta de articulación a una planificación centralizada a nivel nacional.

Da mucho dolor decirlo y admitirlo; pero cuando a diario se pasa por el pasillo principal de nuestro querido “hospital de los pobres” (HMCR) encontramos, que a cada lado del pasillo varios pacientes están en duras camillas, a veces semidesnudos, quejándose de sus dolencias y, los médicos, estudiantes de medicina y enfermeras tratando de hacer algo por ellos. Como “en materia de conciencia no impera la ley de la mayoría”, en lo particular esa tragedia humana que viven nuestros pacientes a diario, me duele.

No existe la menor duda de que por falta de planificación adecuada en lo referente a las necesidades de espacio físico, para que nuestros pacientes cuenten al menos con una cama digna; es ya una urgente necesidad que en el HMCR, y en el resto de nuestros hospitales, se genere más espacio físico. Por eso la construcción de hospitales de trauma constituye una necesidad urgente e impostergable, porque esto coadyuvaría a descongestionar a toda la red hospitalaria de nuestro país. Debido a que muchos de estos pacientes tienen que permanecer muchos días, semanas y hasta meses hospitalizados, para poder resolverles sus problemas médicos en definitiva.

En esta oportunidad deseo hacer una exhortación respetuosa al actual gobierno, para que le busque una solución lo más pronto posible, a la actual crisis de salud que vivimos los hondureños. Tomando en cuenta también que, el problema no es solamente de espacio físico, sino de falta de medicamentos, insumos y falta de personal médico y paramédico.

Para finalizar, sólo deseo expresar que todo recurso económico derivado a darle salud al pueblo hondureño, no es un gasto, es una gran inversión.

San Pedro Sula, 13 de agosto de 2018.

(Por Martha Alegría) Cuando se produce una situación controversial, ya sea política, religiosa o de cualquier tipo, es lógico que afloran toda clase de opiniones. Todo depende del tipo de gente: opiniones que dependen de su educación o actitud, personas impulsadas por intereses personales, personas obcecadas, fanáticas, que no ven sino solo lo que quieren ver, personas buenas, malas, etc. Desde el momento en que concedí mi primera entrevista sabía que esto es así.

La semana pasada recibí un mensaje de una supuesta «amiga», en la cual me dice que publicando mis experiencias y otros artículos, estoy pecando contra la iglesia que es una institución santa fundada por nuestro Senor Jesucristo y me ordena que debo estar en silencio.

Doy por un hecho que habrán otras personas que opinan igual que ella aunque no me lo digan y es por eso que deseo compartir mi respuesta para dejar las cosas claras: En ningún momento he hablado contra la iglesia como institución, sino contra quienes la corrompen y la desprestigian. Amo a mi iglesia y si la amo, la defiendo y lo hago atacando el mal que hay dentro de ella. Si usted cree que la iglesia se defiende ocultando el mal dejándolo proliferar más y más…respeto su opinión pero hay quienes queremos una iglesia limpia y transparente donde Dios sea respetado en todo sentido. Recuerden las palabras del papa Benedicto XVI: El mal que hay dentro de la iglesia no viene de afuera, nace con el pecado dentro de ella. Si un papa tiene el valor de denunciar esto, ¿por qué no lo voy a tener yo que sufro las consecuencias de esa maldad?

Para que el mal triunfe, basta que los hombres de bien no hagan nada, esa es una frase famosa de Edmund Burke. Creo que siendo como el avestruz que mete la cabeza bajo la tierra ante un peligro, no se arregla nada. A mí solo Dios me basta y por ese Dios sigo adelante. Tengo la bendición y apoyo de muchos amigos sacerdotes de varias nacionalidades, aún dentro del Vaticano y eso es lo importante.

Es imposible quedarme de brazos cruzados y con la boca amordazada, precisamente porque soy victima de esa podredumbre. No olviden que como todo ser humano… tengo dignidad y no existe humano que no se rebele ante su dignidad pisoteada, y lo que es peor, pisoteada por otro ser humano que lleva vestiduras sagradas y un crucifijo en su pecho. Nadie, absolutamente nadie sabe lo que significa ser víctima del Cardenal Rodrìguez, el sufrimiento que nos genera y los daños psicológicos que nos afectan.

Lo sabemos solamente las víctimas. El padre Bernardo Font estuvo mucho tiempo en tratamientos psicológicos por el mismo motivo. Son tres años los que permanecì en silencio hasta que decidí decir ¡basta! Reconozco que, posiblemente, estoy padeciendo de comportamiento obsesivo compulsivo, reacción natural de mi psiquis ante los vejamenes sufridos.

Mi amor por Cristo nadie lo puede rebatir. Quien haya leído mi libro Yo te encontré lo habrá podido comprobar. Mis relatos y poesías son irrefutables y es en ese libro donde está plasmado mi incondicional amor a Jesús. Con mi actitud estoy siendo coherente con las palabras que allí expreso. Sé que la iglesia es indestructible porque es divina, o sea que atravesar por momentos difíciles no la hace tambalear, lo que sí la puede hacer tambalear es dejar que la podredumbre que la infecta, crezca más y más a la vista, paciencia y tolerancia de todos sin que nadie haga nada. Hay que aparender amar a Dios más que al hombre. Es, sobre todo, la prensa católica internacional la que más está denunciando los casos de Honduras; también algunos periódicos digitales hondurenos y algunas de las víctimas. Sin denuncia y sin presión, es imposible que se resuelvan los casos.

Una de las cosas que me hizo decidir a emprender mi lucha, fue la respuesta de un sacerdote ante mis dudas: «cuando un cuerpo está afectado por un tumor canceroso, el tumor hay que extirparlo, aunque el cuerpo sangre, aunque duela, de lo contrario el cuerpo nunca sanará». Más adelante, cuando le expresé mi dolor por el sufrimiento de la iglesia a un santo monseñor del Vaticano que sabe todo esto y lo que me han hecho, me respondió: «pero yo no le puedo pedir a usted que no haga nada». Con esto, quiero decir que nadie, absolutamente nadie tiene al autoridad moral para llamarme pecadora ni mucho menos.

Para mí, amar a Cristo no se limita en no ofenderlo, sino en atacar el mal que lo ofende. Si para otras personas amar a Cristo significa encubrir a quien lo ofende, respeto su pensar. Pero eso sí, pido que el mío sea respetado.

La gente es así. Por eso mi preferencia por el reino vegetal. Soy inmensamente feliz, entre árboles, plantas y flores porque esa es la obra perfecta de Dios. El ser humano es imperfecto y alejarme de ese género, me hace mucho bien. Tengo claro quiénes son mis amigos y los tengo maravillosos… ellos me bastan; lo demás, sale sobrando. Eso sí, no puedo dejar de agradecer a tanta gente que aún sin conocerme, me manifiesta su solidaridad. Que Dios los bendiga.

No me cansaré de repetir que mi guía y mi bandera son las Sagradas Escrituras, por eso soy fuerte en el señor y en su gran poder. Me pongo toda la armadura de Dios para poder mantenerme firme contra todas las estrategias del diablo. No participo en las obras inútiles de la maldad y la oscuridad, al contrario, las saco a la luz. Esto es lo que hago porque es lo que Dios me indica que haga y si esto es causa para llamarme pecadora…pues soy pecadora… y a mucha honra.

Termino con esta poesía que escribí hace varios meses. Las poesías son la voz del alma y del corazón y el corazón no engaña. Dios conoce mi corazón y eso me basta…estoy en paz.

GUÍA MIS PASOS

Llévame donde me quieras llevar

porque quiero hacer lo que quieras que haga

guía mis pasos…guía mi andar

porque quiero llegar donde quieras que vaya.

Alumbra con antorchas mi largo camino

porque oscuro y tenebroso es el sendero

quiero ver la luz iluminando mi destino

para consguir la paz que quiero.

Estoy cargando tu pesada cruz

siguiendo el camino por donde vas

con este peso que a veces me agota

pero con la fuerza que me das.

Estás junto a mí, mi amado Señor

lo percibo, lo intuyo, lo siento

y claramente puedo escuchar

en suave secreto tu cálida voz.

Nunca me sueltes de tu mano

llévame donde me quieras llevar

haré lo que quieras porque te amo

iré donde me hagas llegar.

Martha Alegria.

(Por Edmundo Orellana) Una nueva intervención acometerá el Congreso Nacional. Ahora es en el Registro Nacional de las Personas (RNP).

Después de la frustrada intervención del legislativo en el MP, quedó claro que los diputados, cuando deciden estas intervenciones, no tienen el mínimo interés de resolver problemas. En esa oportunidad, los interventores presentaron un informe advirtiendo sobre los problemas encontrados, por cierto, numerosos y significativos. Sin embargo, ninguna medida encaminada a resolverlos fue adoptada. No era ese el interés, por supuesto.

Muchos de los problemas descubiertos en el MP encontraban su origen en el manoseo político de la institución. Lo mismo sucede con el RNP. Con la diferencia de que en este, todos los problemas son consecuencia del descarado manoseo político de los partidos.

Que la condición de nacional o de ciudadano pueda ser obtenida fácilmente por cualquier persona extranjera, debía ser motivo de preocupación. Pero que esté al alcance de nacionales de países vinculados con el terrorismo internacional, es una tragedia para los hondureños. En todo caso, el hecho de que el documento más importante de un país pueda ser obtenido con facilidad por cualquier extranjero, es una clara demostración de que la institución responsable de expedirlo no es, como está obligada, garante de la nacionalidad y de la ciudadanía de los hondureños.

Pero no es culpa del RNP. La responsabilidad del desastre de esta institución es de los políticos. Desde que decidieron vender la nacionalidad, obligando a esta entidad a expedir documentos a favor de quienes la compraban, pervirtieron la función del registro civil, y, por otro lado, propiciaron uno de los casos de corrupción de mayor envergadura de la historia del país, en el que participaron políticos, empresarios, extranjeros y hasta altos funcionarios de la Embajada de Estados Unidos con los aproximadamente doscientos mil pasaportes que se expidieron sin registro oficial en el Banco Central, cuyo valor en el mercado negro alcanzó cifras millonarias, considerando que ocurrió en fechas próximas a que Hong Kong pasará a la República Popular China.

En los departamentos fronterizos, los caudillos políticos acostumbran a cedular a los centroamericanos de los municipios vecinos, con la condición de que voten por su partido en las elecciones. Esta práctica que conspira contra la seguridad del sistema político, la democracia y la nacionalidad hondureña, provocó la animadversión de los partidos políticos hacia el recién creado MP, cuyos jovencísimos fiscales exigían el apego estricto a la ley en los procedimientos de reposición de partidas de nacimiento en la jurisdicción voluntaria, lo que dio lugar frente a la resistencia del MP de ceder a las exigencias de los partidos políticos, a trasladar esta función al RNP, reformando la ley respectiva, con lo que se eludía la participación del fiscal y se abrían las puertas de la nacionalidad a todo extranjero.

¿Cuántos extranjeros portan nuestra nacionalidad ilegalmente? ¿Cuántos terroristas? ¿Cuántos narcotraficantes extranjeros? Nadie está en capacidad de decirlo. Pero cada viajero que porta pasaporte hondureño es observado con sospecha por las autoridades de migración en todo el mundo.

De este desastre en la seguridad nacional y en la condición legal del hondureño, responsables son los partidos políticos por su manoseo de la institución. Ellos son los culpables de que no se profesionalice ni se modernice y, además, de que no se depure el Censo Electoral, que manipulan a su conveniencia. Que no nos extrañe, entonces, que voten extranjeros y hasta muertos; que nos trasladen de domicilio, arbitrariamente el día de las elecciones; o, simplemente, que manoseen la entrega de identidades.

Ahora pretenden hacernos creer que son los salvadores del registro del estado civil. Que resultado de esa intervención que están por acometer, será la seguridad de que solo los ciudadanos hondureños, por nacimiento o naturalización, portaremos tarjeta de identidad, que el Censo Electoral será depurado y que nadie podrá ser arbitrariamente distanciado de su centro de votación. Aunque muy poco se dice de ese apetitoso motivo que ha irrumpido en el ambiente político, la licitación de una nueva tarjeta de identidad.

Yo no sé usted, estimado lector, pero yo no les creo.