HomeEditorial (Page 5)

(Por Víctor Meza) Con frecuencia me pregunto si existe en realidad un ‘sistema’ penitenciario en Honduras. La interrogante es válida, a juzgar por las características y el funcionamiento de las llamadas ‘cárceles’ o ‘centros de reclusión’ existentes en el país. Si asumimos que un sistema supone un cierto orden interno, coherencia entre sus componentes y complementariedad institucional, la respuesta sería negativa: no existe un sistema carcelario en nuestro país.

Lo que hay, a lo sumo, es un conjunto de centros de detención, la mayoría de los cuales no reúne las condiciones materiales ni los ingredientes funcionales para ser considerados como tales. Ese conjunto de instalaciones, tan incoherente como disperso, está en profunda crisis. La anunciada ‘bomba de tiempo’ de las cárceles locales ha estallado, y su onda expansiva afecta al resto de la institucionalidad estatal y a las relaciones humanas en la sociedad. Hace ya muchos años, en un Consejo de Ministros, un avezado funcionario tuvo la lucidez y honradez suficientes para advertir al gobierno de entonces que el llamado ‘sistema’ penitenciario hondureño se había convertido en una peligrosa y alarmante ‘bomba de tiempo’.

No le hicieron caso, como suele suceder en estos casos. La crisis ha venido acumulándose desde hace décadas. No es uno, son varios los gobiernos responsables por la desidia, la indiferencia criminal y el olvido irresponsable en que han dejado este grave asunto. En 2013, la Comisión de Reforma de la Seguridad Pública (CRSP) planteó la necesidad de enviar al extranjero a una veintena o más de custodios penitenciarios para que recibieran la capacitación básica indispensable para un mejor manejo de las prisiones locales. Nadie hizo caso de la oportuna recomendación. Pocos meses después, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) contrató los servicios de un consultor internacional, el dominicano Roberto Santana, para hacer una evaluación del ‘sistema’ y plantear las recomendaciones correspondientes.

Santana, un profesional de mucho prestigio y autor, junto a otros, de la reforma carcelaria en su país, una de las que son consideradas ejemplares en América Latina, realizó un excelente trabajo y dejó un valioso informe en manos de las autoridades nacionales. Tampoco le hicieron caso. Hoy, una vez que la bomba ha estallado, debemos afrontar las consecuencias. El mal llamado ‘sistema’ penitenciario adolece de muchas fallas y enfrenta enormes desafíos.En primer lugar, experimenta una sobrepoblación; hay más reclusos de los que pueden soportar los centros de reclusión. En segundo lugar, contiene una gran mora judicial que mantiene a la mayoría de los prisioneros en situación de incertidumbre y vacío legal; al menos el 60% de los más de 20,000 privados de libertad, no han sido sentenciados como exige el debido proceso.

En tercer lugar, no existe un adecuado manejo del llamado ‘ocio penitenciario’, condición clave para cualquier programa de rehabilitación de los reclusos, y, por último aunque no menos importante, todo el ‘sistema’ está viciado por la corrupción, lo que lo vuelve incapaz de garantizar la seguridad personal de los reos y el normal funcionamiento de las cárceles. Si a estas cuatro características sumamos la presencia avasallante del crimen organizado en el ‘sistema’ carcelario del país, tendremos entonces la combinación perfecta de una situación explosiva. En un ambiente tal, los ajustes de cuentas y las prácticas del sicariato al interior de los centros penales no deberían resultar extraños, aunque no por eso son menos espeluznantes y brutales.

El asesinato de importantes testigos o de simples agentes menores del crimen organizado, revela una trama siniestra muy parecida a las que suelen montar las bandas mafiosas y los carteles y clanes familiares del narcotráfico. El estallido de la bomba de tiempo bien podría estar activando los dispositivos de otras bombas, si no se toman a tiempo las medidas hace mucho recomendadas.

(Por Ruy Díaz Díaz) En este ensayo se describe la actual crisis Irán-EEUU que inicia con la muerte de un contratista norteamericano en Irak y termina con la capitulación de Trump a una nueva represalia militar, estableciendo un nuevo quid pro quo (magnicidio de un general iraní a cambio de soportar la humillación de ver su embajada y sus bases militares siendo atacadas sin respuesta). Trump a partir de la firma de la primera fase del acuerdo sobre aranceles con China, garantiza conservar los votos electorales de los estados agrícolas que se habían visto afectados por la guerra comercial y que al combinarse con políticas de la FED para evitar la caída de los mercados bursátiles (reducción de tasas de interés e inyección de capital al mercado) deja a los demócratas en una posición difícil de cara al proceso electoral de Noviembre, 2020.

PALABRAS CLAVE
[Irán], [EEUU], [General Gasem Soleimani], [Donald Trump], [Kataib Hizbulá]
Contenido
INTRODUCCIÓN 1
ANTECEDENTES 3
EL ASESINATO, SU ENTORNO 5
CONSECUENCIAS 8
CONCLUSIONES 11
REFERENCIAS 13

INTRODUCCIÓN

En este ensayo se describe el asalto al pensamiento racional que se esconde detrás de la frase “Lo que hicimos fue para prevenir una guerra no para iniciarla” esgrimida por el actual inquilino de la Casa Blanca, para justificar el magnicidio del General Gasem Soleimani y que se sustenta en la cultura del miedo (que provoca su enorme arsenal militar) de la cual Irán ha sido blanco por varias décadas y que, en la crisis actual, inicia con un supuesto contratista norteamericano muerto y termina con la capitulación norteamericana, al optar Trump por la reelección, antes que por una de respuesta militar.

Así es como comienzan los años veinte del siglo XXI. Medio Oriente sumido en una nueva y peligrosa crisis que concluye, por ahora, con la decisión de Trump de no tomar represalias militares al bombardeo de sus bases en Irak.

Es obvio que Irán tiene una enorme importancia geoestratégica en Medio Oriente y a nivel mundial y controla el paso de barcos petroleros en un espacio geopolítico clave entre Oriente y Occidente (Yao, Enero 6, 2020) como también resulta obvio que por cada iraní que grita “Muerte a EEUU” hay estadounidenses y sionistas israelís que cantan “Bomb, Bomb, Bomb Bomb, Bomb Irán”.

Tal como es costumbre del imperialismo norteamericano y del sionismo israelí los EEUU contestaron asimétricamente a un supuesto ataque de misiles por parte de iraquís pro iraníes que terminaron con la vida de un contratista, cuyo nombre aun es desconocido y cuya represalia implicó la muerte 25 militantes.

Posterior a la consecuente toma de la embajada norteamericana en Irak, resulta sorprendente el magnicidio, cuando la política de Trump se orientaba al retorno de sus tropas de Oriente Medio a EEUU. Ello en función de su intención de reducir los gastos militares (en la OTAN y Afganistán, entre otros) y de reorientar los intereses geopolíticos (militares, por tanto) de EEUU hacia el Lejano Oriente.

El presidente Trump puede haber emitido la orden por sí mismo, o el Estado Profundo de los EEUU pudo habérselo ordenado, o pudo haber sido aconsejado por Netanyahu y, aparentemente solo tuvo una hora (tiempo entre el momento en que detectaron el objetivo y su llegada al aeropuerto) para decidir si daba la orden de disparar. Pero, varios días después, cuando recibió el impacto de veinte y dos (22) misiles, ha tenido tiempo para pensar en las consecuencias de una nueva respuesta: Perder las Elecciones.

En el sistema político de EEUU las guerras suelen revertir la declinante popularidad de los presidentes (Borón, Enero 6, 2020). Con una tasa de aprobación de Donald Trump del 45 % en Diciembre, 2019, los “déficit gemelos” (comercial y fiscal); la deuda pública creciendo inconteniblemente y una amenaza de juicio político en su contra, los asesores de la Casa Blanca seguramente recomendaron al presidente que apele al tradicional recurso e inicie una guerra (o una operación militar de alto impacto) para situarlo en mejor posición para encarar las elecciones de Noviembre, 2020. Esta sería una plausible hipótesis para explicar el inmoral y sangriento atentado que acabó con la vida de Qassem Soleimani. (Borón, Enero 6, 2020).

No obstante, esta hipótesis se cae, por cuanto Trump, con la firma del pacto comercial en su primera etapa con China tenía y tiene garantizado los votos electorales para la reelección a pesar del impeachment del que saldrá librado en el Senado (aunque la mentira que esgrimió para justificar el magnicidio referido a la inminencia de un ataque contra los intereses norteamericanos puede agudizarle su defensa).

Se concluye que EEUU no puede mantener tropas en Irak, a menos que la nación se vuelva a ocupar en masa a través de un baño de sangre o que el gobierno de Trump inicie conversaciones creíbles con los gobiernos de Irán e Irak, teniendo como punto de partida no responder al ataque a sus bases militares en Irak por parte de la guardia iraní. He ahí un quid quo pro factible y parece que Trump jugó nuevamente esa carta.

De cualquier modo, Rusia consigue su oleoducto Nord Stream 2, Siria será devuelta a los sirios, Irak rechaza la presencia de EEUU en su territorio, Venezuela sobrevive, Corea del Norte seguirá teniendo armas nucleares y se seguirán pavimentando las Rutas de la Seda. China gana la guerra comercial a EEUU, pero Trump, con la firma del pacto con China en Enero 15, 2020, le gana la batalla a los demócratas.

Parafraseando una supuesta respuesta del héroe árabe y gran hombre Al-Nāsir Ṣalāḥ ad-Dīn Yūsuf ibn Ayyūb mas conocido como Saladino sobre el valor de Jeruzalen: Nada ha cambiado y, sin embargo, todo ha cambiado.

ANTECEDENTES

Entre 1980-88 Washington y sus aliados occidentales y árabes armaron y financiaron a Saddam Hussein para que Irak invadiera Irán. En esa guerra, que costó un millón de vidas y a pesar que Occidente no cuestionó que Hussein hubiere utilizado gases para exterminar a miles de civiles kurdos y soldados persas, no se pudo derrotar a Irán.

Tiempo después, los persas sacaron provecho de las intervenciones militares norteamericanas en Afganistán (2001) e Irak (2003), para eliminar a sus enemigos que se encontraban a su este y oeste e imponer gobiernos aliados chiitas. (Bigio, Enero 6, 2020).

En 1991 la invasión de Irak a Kuwait le ofreció a Bush padre la oportunidad de ir a la guerra para “liberar” al pequeño Kuwait del yugo de su prepotente vecino. A mediados de Enero, 1991 la Casa Blanca lanzó la operación “Tormenta del Desierto” contra Irak, un país ya devastado por las sanciones económicas y su larga guerra con Irán. (Borón, Enero 6, 2020).

En 2003, EEUU, respaldado por el Reino Unido, invadió Irak alegando que el entonces régimen de Saddam Hussein poseía armas de destrucción masiva. Sin embargo, no se encontraron tales armas. Los invasores se retiraron de Irak, después de casi nueve años de una campaña militar que costó decenas de miles de vidas iraquís. Con ello, Busch Jr. casi terminó con la influencia política sunita en Irak (históricamente enfrentada a los chiitas pro iraníes) por lo que un vencedor colateral de la invasión, fue Irán, para disgusto de EEUU. Así, mientras disminuía la influencia de los sunitas aumentaba la de los chiitas y la de Irán en Irak.

Recordemos (Bigio, Enero 6, 2020) que mientras Irán dejó que EEUU bombardee a Irak y Libia en 2011, cuyos gobiernos seculares pan-arabistas “socialistas” fueron considerados como sus adversarios, saltó para defender a Bashir Assad, su gran socio en Siria. Junto con Rusia y las milicias chiitas de Hizbola (el principal partido y ejército miliciano del Líbano) Irán logró salvar a Assad y derrotar a las fuerzas apuntaladas por EEUU y las petro-monarquías arábigas.

En 2014, EEUU introdujo nuevamente algunos miles de tropas a Irak, cuando Daesh desató una campaña de destrucción en el país árabe. Sin embargo, informes generalizados dijeron que las operaciones dirigidas por Washington en gran medida salvaron a los terroristas y, en cambio, generaron muertes de civiles y daños infligidos en la infraestructura iraquí. Según La Cosa Aquella (Enero 5, 2020) fueron las tropas del ejército de Iraq, respaldadas por las fuerzas voluntarias de Hashd al-Sha’abi, quienes lograron liberar todas las áreas controladas por Daesh, ello gracias a la asistencia de asesoramiento militar de Irán. Bagdad declaró el fin de la campaña anti-Daesh en 2017.

En Abril, 2017, Trump ordenó arrojar el GBU-43 o Madre de Todas las Bombas (MOAB) en el Distrito Afgano de Achin, para demostrarle a Putin y Xi que no era un debilucho (Luongo, Enero 3, 2020) en el contexto de una guerra que aun hoy continua, a pesar de los deseos de Trump por terminarla junto a la guerra sin fin contra el terrorismo.

En Mayo, 2018 Trump se retira del tratado nuclear con Irán pergeñado por Barack Obama e hizo creer al mundo que Estados Unidos se retiraba porque el pacto era insuficiente cuando la casi totalidad de los firmantes: Reino Unido, Francia, Alemania, China y Rusia, opinaban todo lo contrario. Casi simultáneamente a la firma del decreto de Donald Trump para romper con el acuerdo nuclear (Arce, Enero 6, 2020) el ejército de Israel atacó con misiles el oeste de Damasco y una base de la fuerza aérea siria donde murieron siete colaboradores iraníes.

Lo más absurdo (asalto al pensamiento racional) fue la justificación que los bombardeos se ordenaron bajo la presunción de la inteligencia sionista de que, después de la firma de la salida de EEUU del acuerdo nuclear, Israel sería blanco de ataques con cohetes y que Irán tomaría represalias. No sucedió nada de lo pronosticado y los argumentos para romper el acuerdo se hicieron polvo. (Arce, Enero 6, 2020).

Israel (Luongo, Enero 3, 2020) ha estado ansioso que EEUU ataque y destruya las instalaciones nucleares de Irán. La única forma de conseguirlo era lograr que Trump se retirara del JCPOA, obligando a Irán a volver al enriquecimiento y luego usándolo como casus belli.

Durante los últimos tres meses de 2019 Irak vivió manifestaciones multitudinarias y una severa crisis institucional que alcanzó a golpear la presencia militar de EEUU en el país. En ese contexto, un contratista civil estadounidense, supuestamente murió en un ataque de una treintena de cohetes contra una base militar en la ciudad norteña de Kirkuk, epicentro de la histórica disputa entre Bagdad y los kurdo-iraquís, el viernes Diciembre 27, 2019. (El Mundo, Diciembre 28, 2020). A la fecha se desconoce el nombre del contratista. El ataque fue realizado, supuestamente por la milicia chií Kataib Hizbulá.

En represalia a este ataque con cohetes, en Diciembre 29, 2019 las fuerzas estadounidenses llevaron a cabo ataques aéreos en Irak y Siria contra cinco instalaciones vinculadas a la milicia respaldada por Irán y que, según el Pentágono, ha sido la responsable de una serie de ataques contra instalaciones militares conjuntas de EEUU e Irak. (Reinoso, Enero 3, 2020). Al menos veinte y cinco (25) milicianos murieron en los ataques aéreos según un comunicado emitido por las Unidades de Movilización Popular (Hashd al-Shaabi), las milicias chiítas respaldadas por Teherán. (Reinoso, Enero 3, 2020).

La respuesta de la resistencia chiita sorprendió a Trump y al mundo. Indignados ciudadanos iraquís irrumpieron en el recinto de la embajada de Washington en Bagdad en Diciembre 30, 2019, a pesar de los intentos de las fuerzas de seguridad por dispersarlos. Los manifestantes (Reinoso, Enero 3, 2020), en su mayoría miembros o simpatizantes de las milicias chiítas, consiguieron penetrar en la sede diplomática y quemaron parte del muro que la rodea, así como algunas cabinas y torres de vigilancia.

La Embajada de EEUU en Irak (King, Enero 3, 2020) cuenta con 104 acres de dimensión y alguna vez hubo un personal de 16 000 personas. Cuenta con sus propios centrales de agua, centrales eléctricas y equipos de seguridad.

La toma que también implicó la quema (Quema de verdad no la chamuscada a una puerta de la embajada norteamericana en Honduras que le endosan vergonzosamente a Rommel Herrera) de la entrada principal y destrucción del inmueble de recepción de su enorme y fuertemente vigilada embajada represento una afrenta al gobierno norteamericano.

EL ASESINATO, SU ENTORNO

En Enero 3, 2022 el sistema de espionaje sionista-norteamericano le informa a Trump que su principal enemigo (y del sionismo israelí) ha sido detectado y tienen el camino y la hora de su recorrido. ¿Fallaron los servicios de contra inteligencia iraníes? ¿Los EEUU venían dando seguimiento a los pasos del general iraní o fue un tic de último momento? ¿Realmente había indicios de negociaciones entre iraníes y norteamericanos?

Asumimos que Trump recibió la información de último momento y que no tuvo mucho tiempo para informar a los demócratas del ataque, ni a Gran Bretaña, aunque si a Israel y que, por tanto, tuvo poco más de una hora para decidir si elimina o no a un enemigo formidable.

En esos difíciles minutos, posteriores al momento cuando, según Escobar (Enero 1, 2020) Israel le dio a EEUU las coordenadas para el asesinato de Qasem Soleimani, por la mente del presidente norteamericano pasa el impeachment y todavía con el desvelo, enojo y vergüenza que le ocasionó la toma de su embajada en Bagdad, sin importarle que está en guerra fría con el Estado Profundo, Trump toma la decisión: ¡¡¡Disparen!!!

De esta manera (Luongo, Enero 3, 2020) Trump ejecutó al hombre responsable de la destrucción sistémica de ISIS y la esterilización de Al-Qaeda en Siria e Irak. Mismo que, a lo largo de los años, combatió a los EEUU en todo el Medio Oriente. Los resultados de estas luchas lograron empoderar a los enemigos de Israel en el Líbano, Siria e Irak. Rusia y China apoyaron esta situación de acuerdo a sus propios intereses. Mientras Turquía se alejaba políticamente de EEUU y acercado a Irán.

Así, en el tercer día, de la tercera década, del tercer milenio Donald Trump asesinó al principal comandante militar iraní. Esto es un hecho sin precedentes de acuerdo con Bigio (Enero 6, 2020). Desde 1979 que inició la revolución islámica persa nunca ninguno de sus altos mandos fue ejecutado extrajudicialmente y menos por un país que no le ha declarado formalmente la guerra. El asesinato del jefe de la Guardia Revolucionaria de Irán, el General Qasem Soleimani, y del iraquí Abu Mahdi al-Mohandes, por EEUU, constituyó un acto de agresión en contra de Irak e Irán. (Yao, Enero 6, 2020).

El magnicidio se ejecutó a dos (2) meses de las elecciones generales de Israel de Marzo 2, 2020 y a once (11) meses de las que se van a dar en EEUU en Noviembre 3, 2020. Bigio (Enero 6, 2020) afirma que en ambos comicios no andan bien ni Benjamín Netanyahu ni Donald Trump, grandes aliados, quienes comparten también el hecho de estar siendo sometidos a duros procesos legales que buscan condenarlos judicialmente.

Para Escobar (Enero 1, 2020) no puede haber una provocación más sorprendente contra Irán (en una larga lista de sanciones y provocaciones) de lo que sucedió en Bagdad. Trump está acorralado por un juicio político. Netanyahu ha sido acusado. Nada como una “amenaza” externa para reunir a las tropas internas.

Empero, en realidad en el sistema electoral norteamericano no resulta definitorio el nivel de aprobación o no del presidente, sino los votos electorales. Trump mantendrá la ventaja en votos electorales que lo llevaron a la Casa Blanca, siempre y cuando llegue a un acuerdo comercial con Xi, por cuanto las represalias de chinas a la imposición de aranceles a sus productos fue imponer impuestos a los productos agrícolas de los Estados de la Unión Americana donde Trump tiene garantizado el triunfo electoral. Por ello, en Enero 15, 2020 la firma del primer acuerdo con China lo apuntala hacia el triunfo electoral mientras que el asesinato del general iraní, pone en peligro su reelección.

Recordemos (El Español, Octubre 5, 2019) que la guerra comercial con China ha impactado de forma muy profunda en el sector agrícola estadounidense. Es un contexto en el que tanto la economía de China como la de EEUU tienen mucho que perder. No Obstante, de continuar la guerra comercial este año, Trump pone los cimientos de su derrota electoral en 2020.

Por otro lado, Yao (Enero 6, 2020) recuerda que el Tratado de Montreal de 1971, promovido por Washington para prevenir el secuestro de aviones, establece claramente que los jefes militares o los comandantes de cualquier país, tienen igual condición diplomática que los jefes de Estado o de Gobierno. Por ello, el General Soleimani tenía inmunidad diplomática y le da derecho a este país para llevar el caso ante el Consejo de Seguridad de la ONU.

La ONU ha asegurado (Yao, Enero 6, 2020) que el asesinato del General Gasem Soleimani y del iraquí Abu Madhi al-Mohandes viola el derecho internacional. Así lo ha reconocido la relatora especial del organismo internacional sobre Asesinatos Selectivos y Ejecuciones Extrajudiciales, Agnes Callamand.

Irán (Bigio, Enero 6, 2020) ha conseguido aliados militares que dominan Irak, Siria, Líbano, Gaza y el norte de Yemen, logrando establecer una red de socios militares en todo su entorno, denominado Eje de la Resistencia, y que abarca las zonas fronterizas de Líbano con Israel dominadas por Hisbola, el gobierno de Hamas en la franja palestina de Gaza, pasando por la mayor parte de Siria e Irak y zonas de Afganistán, además de tener una fuerte presencia en el norte de Yemen dominado por las milicias chiitas Houthis.

Para Trump y Netanyahu, Irán es una dictadura teocrática totalitaria que ha fomentado el terrorismo y desestabiliza al medio oriente; en tanto que los adversarios de ambos mandatarios sostienen que Irán, pese a las limitaciones que se le atribuye, tiene elecciones multipartidarias, mientras que los sauditas y otras petro-monarquías arábigas nunca han tenido comicios para elegir a sus jefes de Estado, los mismos quienes son los que han armado y financiado a AL Qaeda, al Estado Islámico de Irak y Siria (Daesh) y a otros grupos terroristas sunitas. (Bigio, Enero 6, 2020).

Las milicias chiitas abandonaron la embajada norteamericana de Bagdad, bajo la promesa del ministro iraquí de exigir al parlamento se pronuncie sobre la salida de las tropas norteamericanas. El asesinato del general fortaleció la exigencia y el parlamento no tuvo más alternativa que exigir la salida de las tropas gringas a lo que Trump respondió afirmando que han invertido mucho dinero en Irak y que de salir diseñarían la madre de todas las guerras financieras contra Irak

El Pentágono anunció que el presidente Donald Trump dio la orden del asesinato, según Arce (Enero 6, 2020) siendo sintomático que el Pentágono hiciera énfasis en que el ataque fue disuasorio, uno de los conceptos que adornan la política del miedo de Trump. No obstante, se trató de una declaración no formal de guerra contra Teherán. Los ayatolas y sus socios regionales desde un inicio plantearon que vengarían el magnicidio, y aunque ello no implicaba que lanzarían inmediatamente un ataque contra bases norteamericanas en la región. (Bigio, Enero 6, 2020). A corto plazo, Teherán será extremadamente cuidadoso en su respuesta. No obstante, apenas terminó el período de luto, la guardia iraní bombardeó las bases militares de EEUU en Irak.

Para Luongo (Enero 3, 2020) el magnicidio de Solemaini fue presagiado hace meses cuando EEUU designó a la Fuerza Quds como una organización terrorista, lo que le da a los norteamericanos una supuesta cobertura legal unilateral para la ejecución sumaria de cualquier persona afiliada a ellos, especialmente si no están en su país de origen. Pero, al mismo tiempo, Trump asesinó (note la diferencia), subraya Luongo. (Enero 3, 2020) a miembros de las Fuerzas de Movilización Popular Iraquíes considerados miembros del ejército iraquí en suelo iraquí.

CONSECUENCIAS DEL MAGNICIDIO

El primer ministro de Irak, Adil Abdul-Mahdi, condenó el asesinato de Soleimani, y en declaraciones recogidas por la agencia estatal Iranian Nes dijo que el ataque supone «una escalada peligrosa que es la mecha de una guerra devastadora en Irak». Mientras tanto, el Reino Unido pidió suavizar las posiciones para que lo sucedido no desemboque en un conflicto de mayores proporciones. China pidió moderación, pero Trump respondió con un reto chovinista: celebró la muerte de Soleimani con la publicación en Twitter de la imagen de una bandera estadounidense. (Arce, Enero 6, 2020).

La única cualidad redentora de esta declaración de guerra afirma Escobar (Enero 1, 2020) se encuentra en el error estratégico que puede convertirlo en el último clavo en el ataúd del capítulo del Sudoeste de Asia del Imperio de Bases de los EEUU. El primer ministro iraní, Javad Zarif, por su parte salió con una metáfora apropiada: El “árbol de la resistencia” seguirá creciendo. El imperio bien podría despedirse del sudoeste asiático.

En esa dirección, Luongo (Enero 3, 2020) subraya que nada de lo que ha hecho el imperialismo norteamericano es más desproporcionado con respecto a los delitos que fueron la causa inmediata, que el asesinato del General Iraní. Y nada de lo que podría haber hecho EEUU sería más galvanizador de la resistencia a la ocupación estadounidense de Irak y Siria.

El asesinato del general iraní Qassem Soleimani en Enero, 2020 terminó con las movilizaciones en Irak e Irán en contra de sus gobiernos y unificó una oposición en contra de EEUU. Así, según RT (Enero 7, 2020):

• Kataeb Hezbolá, organización oficialmente llamada Movimiento de Resistencia Islámica de Irak, manifestó que el ataque representa «el comienzo del fin de la presencia de EE.UU. en el Medio Oriente» y ha asegurado un resurgimiento político y popular.
• Muqtada al-Sadr, clérigo chií y uno de los políticos iraquíes más influyentes –a pesar de que nunca ha ostentado un cargo en el gobierno–, reactivó rápidamente su ejército Mahdi, milicia que luchó contra las tropas estadounidenses después de la invasión de Irak en 2003. «Las facciones iraquíes de la resistencia deben celebrar una reunión inmediata para formar los Regimientos de Resistencia Internacional», escribió en Twitter, e instó a sus combatientes a que «estén listos».
• Qais al-Khazali, un líder paramilitar y rival de Al-Sadr, amenazó a las tropas estadounidenses, que han estado en territorio iraquí desde 2014 como parte de la coalición global que lucha contra el autodenoinado Estado Islámico.
• Hassan Nasrallah, actual secretario general del partido político y paramilitar libanés chií Hezbolá, afirmó que el asesinato de Soleimani «no es un problema iraní. Se refiere al eje de la resistencia, al mundo musulmán».
• Mientras tanto, los rebeldes hutíes respaldados por Irán en Yemen pidieron «represalias directas y rápidas» al ataque.
• El movimiento palestino Hamas lo condenó como un «alboroto estadounidense», y su jefe Ismail Haniya viajó a Teherán para el funeral de Soleimani.

El Secretario de Defensa Mark Esper (Reinoso, Enero 3, 2020) anunció el despliegue urgente en la región de 750 miembros de la 82 División Aerotransportada y la movilización progresiva de hasta 3,000 soldados que se irán incorporando en los próximos días, que se suman a los 14,000 enviados a Oriente Medio en Mayo, 2020, cuando se produjo la anterior escalada de tensiones con Irán.

En medio de la confrontación EEUU-Irán, incluido el bombardeo en Enero 4, 2020 de la Zona Verde donde se encuentra la embajada de EEUU en Irak (Sputnik Mundo, Enero 4, 2020), el precio del crudo y el oro experimentaron repuntes. El valor del crudo de la marca Brent se colocó este lunes por encima de los $70 por barril (lo que supone un aumento de más del 2 %), mientras que la marca WTI (West Texas Intermediate) subió un 1,8 % hasta los 64,21 dólares por barril. El precio del oro, por su parte, superó los $ 1.500 la onza. (RT, Enero 6, 2020).

Sky News Arabia informó (Sputnik Mundo, Enero 4, 2020) que un misil golpeó la Zona Verde y bloqueó la entrada a la carretera que conduce a la embajada de EEUU. Mientras tanto, dos cohetes impactaron en la Base Aérea Balad, a sesenta y cuatro (64) kilómetros de Bagdad, donde están estacionadas las fuerzas de EEUU. Las fuerzas de seguridad de Irak informaron en un comunicado que los ataques con cohetes de este sábado no causaron víctimas.

El Domingo, Enero 5, 2020 los legisladores iraquíes (La Cosa Aquella, Enero 5, 2020) en una sesión parlamentaria extraordinaria aprobaron un Proyecto de Ley por unanimidad, exigiendo la retirada de todas las fuerzas militares extranjeras lideradas por EEUU del país, tras el asesinato del principal comandante militar de Irán, el teniente general Qassem Soleimani, y el segundo al mando de las Unidades de Movilización Popular de Iraq, Abu Mahdi al-Muhandis.

Los legisladores, citando los Artículos 59 y 109 de la Constitución Iraquí y en línea con sus responsabilidades nacionales y regulatorias como representantes para salvaguardar la seguridad y la soberanía de Irak, anteriormente había presentado una factura de cinco puntos de la siguiente manera (La Cosa Aquella, Enero 5, 2020):

• El gobierno central de Bagdad está obligado a cancelar su solicitud a la coalición militar liderada por EEUU, que supuestamente luchaba contra el terrorista Daesh Takfiri sobre el terreno, ahora que las operaciones militares han terminado en el país, y se ha logrado la victoria sobre Daesh. Por lo tanto, el gobierno iraquí debería poner fin a la presencia de tropas extranjeras e impedir el uso del espacio aéreo iraquí.
• El gobierno y el comandante en jefe de las fuerzas armadas deben anunciar la cantidad de entrenadores extranjeros que necesitan, junto con sus ubicaciones, responsabilidades y duración de sus contratos.
• El ministro de Asuntos Exteriores iraquí, en nombre del gobierno, debe dirigirse a las Naciones Unidas y al Consejo de Seguridad para presentar una queja contra los Estados Unidos por violaciones de la soberanía y seguridad iraquí.
• El gobierno iraquí debe realizar una investigación exhaustiva sobre el reciente ataque aéreo estadounidense en Bagdad e informar al parlamento de sus resultados dentro de los siete días a partir de la fecha de aprobación de este proyecto de ley.

El mismo día; el clérigo iraquí Moqtada al-Sadr, que lidera el bloque más grande en el parlamento iraquí; afirmó que la resolución parlamentaria para poner fin a la presencia de tropas extranjeras en el país no fue lo suficientemente lejos, pidiendo a las milicias locales y extranjeras que se unan. El clérigo agregó que un acuerdo de seguridad con los EEUU debe cancelarse de inmediato, la embajada de los EEUU debe cerrarse, las tropas estadounidenses deben ser expulsadas de una manera humillante, y la comunicación con el gobierno de los EEUU debe ser criminalizada. (La Cosa Aquella, Enero 5, 2020).

Irán (RT, Enero 7, 2020) decide en ese contexto enriquecer uranio más allá de los acuerdos alcanzados con el gobierno de Obama. No obstante, la renuncia de Teherán a las restricciones impuestas por el Plan de Acción Integral Conjunto para el desarrollo de sus capacidades tecnológicas en materia de enriquecimiento de uranio, no entraña en sí misma ninguna amenaza de propagación de armas nucleares. Irán lleva a cabo todas sus actividades en estrecha cooperación y bajo la supervisión constante del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA).

Aunque para Arce (Enero 6, 2020) es casi inconcebible que no haya una respuesta dura por parte de Irán para la cual hay dudas si el Pentágono está preparado para hacerle frente a sus inevitables consecuencias dada su fracasada política guerrerista en la propia Irak y Siria, según Bigio (Enero 6, 2020) posiblemente, el curso de acción que inicialmente tome Teherán sea generar una fuerte presión diplomática para aislar a Trump combinada con fuertes protestas en el medio oriente y una estrategia centrada en demandar la inmediata retirada de todas las tropas norteamericanas en Irak bajo el argumento que ya acabó la guerra contra el Daesh y que no se puede permitir que Washington siga pasando por alto la soberanía nacional iraquí.

Sin embargo, en Enero 7, 2020 dos bases militares con personal norteamericano fueron atacadas en Irak. Irán lanzó más de veinte y dos (22) misiles a dos (2) bases iraquíes que alojan tropas estadounidenses. El Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán, IRGC, dice que “ha golpeado la base aérea estadounidense de Ain al-Asad en Iraq con decenas de misiles”.

Está claro que estos misiles fueron lanzados desde Irán y apuntaron a dos bases militares iraquíes que albergan al personal militar y de la coalición estadounidense en Al-Assad e Irbil”. (CNN, Enero 7, 2020). En la base Ayn-al-Asad están acantonados unos mil quinientos (15000 efectivos de la coalición estadounidense. El vicepresidente Mike Pence visitó las instalaciones de Ayn-al-Asad a finales del año pasado, mientras que el presidente Donald Trump estuvo ahí en Diciembre, 2018. (El Financiero, Enero 7, 2020).

Los iraníes que utilizaron la retorica guerrerista para mantener la tensión y presionar a la comunidad internacional a resolver la problemática que no se circunscribe a la denuncia de la agresión militar estadounidense constitutivo de un acto de guerra, sino que incluye la agresión económica de EEUU en contra de Irán y la salida de las tropas norteamericanas de Irak, una vez que el parlamento iraquí así lo ha exigido.

Cumplido su objetivo de responder simétricamente a la agresión norteamericana, el gobierno iraní abre la posibilidad de entablar negociaciones para alcanzar una distensión y llegar a acuerdos favorables a todas las partes.

Donald Trump, en su alocución de Enero 7, 2020 mostró esbozos de una actitud dispuesta al diálogo con Irán; optando por no responder a la nueva humillación para los EEUU que representa el bombardeo de sus bases militares. Decide esperar la reunión de Enero 15, 2020 para firmar el acuerdo con el presidente chino, vencer el impeachment en el Senado norteamericano, aceptar las críticas de los demócratas y ganar las elecciones en Noviembre, 2020.

La alternativa, que tiene el inquilino de la Casa Blanca es enfrentar militarmente a Irán (satisfaciendo con ello a los sionistas israelís) arriesgándose a posponer la firma del acuerdo económico con los chinos y a perder las elecciones.

CONCLUSIONES

Iniciar una guerra es deseo de los Neo Imperialistas porque ello traería como consecuencia la explosión de la burbuja bursátil y les permitiría soñar nuevamente en la construcción de un Estado Supra Nacional. Además, seria garantía de triunfo para los demócratas y derrota de los Imperialistas, que como Trump, aspiran a recobrar su estatus de super potencia única, aunque la real polític le empuja hacia la aceptación del camino multipolar (en realidad tri polar) si quiere sobrevivir.

El curso de acción a corto plazo adoptado por Teherán se orientará a generar presión diplomática para aislar a Trump, combinada con protestas en el medio oriente. Una estrategia centrada en demandar la inmediata retirada de todas las tropas norteamericanas en Irak bajo el argumento que ya acabó la guerra contra el Daesh y que no se puede permitir que Washington siga pasando por alto la soberanía nacional iraquí.

Advertidos de ello, los norteamericanos plantean que no tienen intenciones de evacuar sus tropas de Irak sin que se paguen indemnizaciones draconianas por sus inversiones, caso contrario amenazan con la madre de todas las sanciones económicas, peores aun a las que le impusieron a Irán y Venezuela.

Si bien nadie racional quiere ver a Irán con armas nucleares, el resultado final de la crisis actual lleva a ese posible resultado. Ninguna persona racional debería desear a nadie con armas nucleares y, sin embargo, Netanyahu se sienta en cientos de ojivas.

El magnicidio del general Qassem Soleimani fue un acto en el que Trump no puede retroceder. Constituye un acto de guerra abierta que convierte a Irak en el campo de batalla en un conflicto de poder contra Irán que, en cualquier momento, puede hacer metástasis en una guerra caliente, con consecuencias devastadoras

La situación en Irak pone en riesgo la estabilidad en Arabia Saudí que exige el cese del discurso provocador y de Turquía que ha estado alejándose de la línea de EEUU desde el intento de Golpe de Estado en contra de Erdogan avalado por los norteamericanos y del cual se salvó gracias a que fue advertido por la inteligencia rusa.

Con el apoyo solapado al Estado Islámico (ISIS), EEUU intentó disminuir la influencia de la nación persa en el Medio Oriente. Los EEUU jugaron a no ganar la guerra a ISIS (como en la guerra de los EEUU contra las drogas, donde un sector realmente enfrenta el narcotráfico mientras otros lo utilizan al estilo Irán Contras). Qassem Soleimani enfrentó a ISIS y los derrotó, mientras en Siria, rusos y sirios los derrotaron para disgusto de EEUU y los sionistas en Israel.

Los iranís e iraquís demandan una reunión de emergencia de la ONU para denunciar a EEUU como agresor, a la vez que van a exigir la salida de las tropas norteamericanas de Irak. Por su parte Trump, por ahora, no puede acceder a sacar sus tropas de Irak, aunque lo quisiera, porque pierde las elecciones. Ello implicará mantenerlas y/o incrementarlas en una guerra fría de desgaste contra milicias chiitas. Obviamente los contratistas norteamericanos no podrán hacer negocios con libertad en el próximo futuro en Irak y ningún oficial imperial o fuerza militar imperial está segura en ningún lado del Levante a Mesopotamia y el Golfo Pérsico.

No hay manera que EEUU pueda mantener sin peligro tropas en Irak, a menos que la nación se vuelva a ocupar en masa a través de un baño de sangre o inicie negociaciones transparentes con Irán. Trump no puede pedir a Irán que vaya a la mesa de negociaciones, sin antes hacer algunas concesiones.

Trump enfrenta pequeñas movilizaciones en EEUU contra la guerra y el activismo electoral de los demócratas que habiendo sido más guerreristas que Trump aprovechan el momento para mostrarse precavidos y hasta pacifistas.

En esta coyuntura, EEUU perdió concentración en la situación de América Latina (Bolivia y Venezuela) y se ha desconcentrado de su objetivo estratégico que ya no es Oriente Medio sino el Lejano Oriente: CHINA.

Bajo estas circunstancias, se puede repensar si le convino o no la decisión que adoptó en esos minutos en los que Trump de apretar o no el gatillo. Fue un logro militar impactante de sus servicios de inteligencia (y los de Israel), aunque se convirtió en una amenaza a su reelección que ya tenía en sus manos y que superó solamente reculando de su posición discursiva guerrerista, al tomar la decisión, humillante para EEUU, de no contestar al ataque iraní a sus bases en Irak. Otra vez aceptó un quid pro quo.

REFERENCIAS

Arce, Luis Manuel (Enero 6, 2020). Asesinato de Soleimani y la cultura del miedo de Trump. Disponible en https://www.alainet.org/es/articulo/204035. Visita (Enero 6, 2020)

Bigio, Isaac (Enero 6, 2020). EEUU declara la guerra a Irán, aunque no de manera formal. Disponible en https://www.alainet.org/es/articulo/204046. Visita (Enero 6, 2020)

Borón, Atilio (Enero 6, 2020). Trump una guerra para la re-elección. Disponible en https://www.alainet.org/es/articulo/204052. Visita (Enero 6, 2020)

CNN (Enero 7, 2020). 13 misiles balísticos impactan bases en Iraq con militares estadounidenses. Disponible en https://cnnespanol.cnn.com/2020/01/07/10-cohetes-impactan-la-base-aerea-de-al-asad-donde-se-encuentran-militares-estadounidenses/. Visita (Enero 7, 2020)

El Mundo (Diciembre 28, 2020). La muerte de un contratista estadounidense en el ataque a una base militar iraquí eleva la tensión entre EEUU e Irán. Disponible en https://www.elmundo.es/internacional/2019/12/28/5e075ac5fc6c83487d8b45ed.html

El Financiero (Enero 7, 2020). Estas son las dos bases estadounidenses en Irak atacadas por Irán. Disponible en https://www.elfinanciero.com.mx/mundo/estas-son-las-dos-bases-estadounidenses-en-irak-atacadas-por-iran. Visita (Enero 7 2020)

Elizondo, Miguel (Octubre 5, 2019). No digan aranceles, digan elecciones: Trump ataca la agricultura de la UE para recuperar el voto rural. El Español. Disponible en https://www.elespanol.com/economia/empresas/20191005/no-digan-aranceles-elecciones-trump-agricultura-ue/434207096_0.html. Visita (Enero 6, 2020)

Escobar, Pepe (Enero 1, 2020). Estados Unidos comienza los furiosos años veinte declarando la guerra a Irán. Astillas de Luz. Disponible en http://astillasdeluz.com/pepe-escobar-04-01-20-estados-unidos-comienza-los-furiosos-anos-veinte-declarando-la-guerra-a-iran/. Visita (Enero 4, 2020)

King, Laura (Enero 3, 2020). El ataque a la embajada de EEUU en Bagdad subraya la polarización de EEUU y su peligro. LOS ANGELES TIMES. Disponible en https://www.latimes.com/espanol/internacional/articulo/2020-01-03/el-ataque-a-la-embajada-de-estados-unidos-en-bagdad-subraya-la-polarizacion-de-estados-unidos-y-su-peligro. Visita (Enero 6, 2020)

La Cosa Aquella (Enero 5, 2020). Legisladores iraquíes aprueban proyecto de ley para expulsar a las fuerzas estadounidenses del país. Disponible en https://kenzocaspi.wordpress.com/2020/01/05/legisladores-iraquies-aprueban-proyecto-de-ley-para-expulsar-a-las-fuerzas-estadounidenses-del-pais/. Visita (Enero 6, 2020)

Luongo. Tom (Enero 3, 2020). El punto sin retorno de Trump. Disponible en http://astillasdeluz.com/tom-luongo-03-01-20el-punto-sin-retorno-de-trump/. Visita (Enero 4, 2020)

Reinoso Grettel (Enero 3, 2020). Qué desencadenó el ataque que mató al líder militar iraní Qassem Soleimani. UNIVISION. Disponible en https://www.univision.com/noticias/mundo/que-desencadeno-el-ataque-que-mato-al-lider-militar-irani-qassem-soleimani. Visita (Enero 5, 2020)

RT (Enero 7, 2020). Rusia: Reducción de compromisos de Irán en el acuerdo nuclear no plantea una amenaza de propagación de armas nucleares. Disponible en https://actualidad.rt.com/actualidad/339056-rusia-reduccion-compromisos-iran-acuerdo-no-amenaza. Visita (Enero 7, 2020)

RT (Enero 7, 2020). Experto, sobre el asesinato de Soleimani: «El ataque unificó a las fuerzas de resistencia e hizo de la lucha contra EE.UU. una prioridad». Disponible en https://actualidad.rt.com/actualidad/339067-rivales-unidos-linea-antiamericana-asesinato-general-soleimani. Visita (Enero 7, 2020)

RT (Enero 6, 2020). El precio del oro y del petróleo se disparan por la creciente tensión en Oriente Medio. Disponible en https://actualidad.rt.com/actualidad/339026-precios-oro-petroleo-aumentan-medida-tensiones-medio-oriente. Visita (Enero 6, 2020)

Sputnik Mundo (Enero 4, 2020). Bombardean la zona de la embajada de EEUU en Irak. Disponible en https://mundo.sputniknews.com/oriente-medio/202001041090047307-bombardean-la-zona-de-la-embajada-de-eeuu-en-irak/. Visita (Enero 5, 2020)

Yao, Julio (Enero 6, 2020). Consecuencias internacionales del asesinato del general iraní Qasem Soleimani. Disponible en https://www.alainet.org/es/articulo/204059. Visita (Enero 6, 2020)

(Por Edmundo Orellana) Este 27 de enero se cumplen dos años del peor gobierno que registra la historia del país. Nada de lo hecho ha sido bueno para el país ni nada bueno podrá hacer durante el tiempo que le falta.

No obstante, serán dos años en los que se alimentará la esperanza de resolver todos los problemas que deja este gobierno. En su ayuda vendrá la oposición política que estará ocupada, inicialmente, en escoger a sus candidatos mediante un proceso interno que algunos partidos no podrán eludir por su naturaleza y tradición, como es el caso del PL, cuyos candidatos siempre han resultado de una contienda electoral interna agresiva, onerosa y desgastante. Luego vendrán las elecciones generales precedidas de una larga y costosa campaña electoral.
Serán, pues, dos años saturados de campaña electoral en los que el gobierno podrá pasar sin hacer nada y nadie podrá enterarse y si se enteran no importará porque todos estaremos esperando que el proceso electoral nos ofrezca el o la salvadora de Honduras.

No importa que a la mitad de la población políticamente activa le repugne la campaña electoral y decida no votar; igualmente estará bombardeada por los anuncios publicitarios por los que se vendan los productos electorales. Retornará, entonces, la musiquita pegajosa, las promesas electorales y todos los demás productos que se oferten durante la campaña electoral; todos ellos con una característica común, su toxicidad.

Ese ambiente enrarecido que provocan las campañas electorales será más embrutecedor en esta ocasión porque servirá para que ignoremos, durante dos años, que estamos bajo el peor gobierno de la historia de Honduras. Con sus mítines, discursos, caravanas y anuncios publicitarios nos tendrán entretenidos, mientras se agudiza el desempleo, aumenta la pobreza, la inseguridad crece y las oportunidades reales desaparecen.

Lo curioso de estos procesos electorales que surgieron después del golpe de Estado es que produjeron nuevos partidos que se publicitan como más democráticos que los tradicionales, pero su estructura interna los desmiente. Son partidos cuyos militantes siguen un líder único a quien consideran la encarnación de sus principios y valores; de ahí, que la sumisión incondicional sea el requisito esencial para participar, lo que no permite opiniones contrarias a la del caudillo y quien se atreva a desafiarlo será tratado como disidente por la militancia. No es extraño, entonces, que su candidato sea el que decida el caudillo.

En estos partidos nuevos nadie que no se someta al caudillo tiene futuro. El caso del partido “Salvador de Honduras” es el más turbador porque el líder único lo promueve como “su” partido. Los “nuevos” demócratas, entonces, se publicitan con estructuras políticas cuyo poder no está en su base sino en su vértice y se manifiesta autoritariamente, sin posibilidad de que se promueva el debate interno y mucho menos el nacimiento de movimientos nuevos al margen de la voluntad del caudillo, en quien recae no solo la autoridad máxima sino la personificación misma del partido, por eso ningún símbolo es más representativo de esos partidos que sus caudillos.

Estas circunstancias nos exigen respuestas a preguntas como la siguiente: ¿Hacia dónde vamos con estos nuevos partidos? ¿Tienen idea de lo que deben hacer más allá de lo que piense el caudillo? ¿Están preparados para atender los retos del nuevo gobierno?

Y no es que los partidos tradicionales nos ofrezcan un mejor panorama. Sin embargo, al menos en el PL, todavía se pueden impulsar movimientos sin necesidad de obtener la venia de sus autoridades. Sin embargo, su división interna será el principal obstáculo por vencer en este proceso electoral interno, del que resultará electo no el que ofrezca una mejor propuesta de gobierno, sino el que tenga el talento para conciliar las fuerzas en pugna. Eso significa que no será el futuro del país el que preocupe en esta justa electoral interna, sino el pasado y el presente del partido.

En iguales circunstancias se encuentra el PN, que por primera vez exhibe una división que amenaza su principal característica, someterse a una autoridad común, sin importar quién o quiénes sean. Esa dispersión puede pasarle factura en las próximas elecciones generales.

En todo caso, quien gana en este proceso electoral, independientemente de quien resulte victorioso, será el gobierno, que pasará estos dos años defendiéndose de las críticas masivas y sostenidas de la oposición, pero nadie está preparado para lo que viene: el tenebroso legado de este gobierno.

Para que nunca más suceda lo que hemos vivido, debemos decir con fuerza: ¡BASTA YA!

Y usted, distinguido lector, ¿ya se decidió por el ¡BASTA YA!?