Tuesday, Sep 17, 2019
HomeExclusivas (Page 3)

TEGUCIGALPA, HONDURAS 

Unidades de inteligencia del Estado de Honduras han venido investigado al exsecretario de Seguridad y exdiputado Óscar Álvarez y al actual legislador David Chávez por presuntos vínculos con el narcotráfico y redes de lavado de dinero, según se constatan en documentos que ha obtenido en exclusiva ConfidencialHN. 

Las pesquisas, plasmados en el informe elaborado en febrero de 2014, conectan a Álvarez y Chávez con Ramón Matta Waldurraga y varios de sus socios en actividades atípicas, en especial, con la narcoactividad. Las agencias de inteligencia aseguraron que en un entramado aparecen ambos personajes y cuyas relaciones van más allá de una mera amistad y negocios, las que podrían colindar con la delincuencia organizada.

Los investigadores, en informes enviados a sus superiores, afirmaron que hay una «red de lavado de activos y tráfico de drogas», en la que existen muchos miembros, entre ellos, empresarios de seguridad, dueños de casinos, transportistas de lácteos, funcionarios y ex altos colaboradores gubernamentales, hasta presentadoras de televisión.

El documento afirma que algunos de los contactos u operadores de Matta Waldurraga crearon tales redes que alcanzaron incluso el poder político, ya que algunos de los investigados son dirigentes del Partido Nacional o fungieron en algún momento como altos miembros estatales, incluso reconocidos activistas que podrían ser perseguidos penalmente en el futuro.

Según el informe que se ha mantenido en extrema confidencialidad, porque toca directamente fuertes intereses de la administración nacionalista y podrían desatar hechos hasta impredecibles, se fueron creando afincadas sociedades entre Álvarez, Matta Waldurraga y un prominente empresario de la seguridad que habría tenido participación en el asesinato de un abogado de la Asociación para una Sociedad más Justa (ASJ), ocurrido hace más de una década y cuyo expediente en manos de estas agencias sigue abierto para recabar mayor información en torno sus posibles nexos con la criminalidad.

La red de presuntos lavadores, a su vez, cuenta con otra enorme cantidad de colaboradores que habrían movilizado automóviles dentro de EE.UU. con pagos semanales de hasta 17 mil dólares, incluyendo enlaces en Nicaragua donde se compraba a menudo 40 mil libras de queso en el que se podía ocultar fuertes cargamentos de cocaína; a una persona se le pagó alrededor de cinco lempiras por cada libra que transportara hacia Honduras.

A Chávez Madison se le relaciona con individuos con fuertes sospechas de blanqueo de capitales asociados a Matta y algunos operadores que harían los trabajos sucios (estafas) a nombre de reconocidos bufetes que tuvieron protagonismo en los gobiernos nacionalistas,  con contactos dentro de la desaparecida Dirección de Investigación y Evaluación de la Carrera Policial (DIECP). Una empresa de Matta Waldurraga, indentificada como Lares, suscribió un contrato para proteger las instalaciones del Ministerio Público, el cual fue autorizado por Rigoberto Cuéllar, aseguraron los investigadores y entregaron la documentación que confirma tal hecho.

Esta revelación viene a confirmar una investigación que efectuó ConfidencialHN en 2017, ya que la documentación afirma que el exfiscal Cuéllar firmó el 23 de septiembre de 2013 un contrato con el representante legal de la empresa de seguridad, Eduardo Rodríguez Bustamante, de vigilancia las 24 horas del día en los edificios de Medicina Forense, una oficina regional, estacionamiento de la sede de la fiscalía general y el predio de vehículos incautados por un total de 275 mil 400 lempiras mensuales.

En total, detallan los hallazgos realizados por este periódico, Cuéllar contrató los servicios de 24 guardias de Lares por tres millones 304 mil 800 lempiras exactos, cuya vigencia fue entre el 16 de abril de 2013 hasta el 15 de abril de 2014, para un total de 12 meses, según constata el documento que está debidamente firmado y sellado por el fiscal adjunto y el representante del proveedor de seguridad privada.

De esta forma, los guardias fueron asignados a la dirección regional del operador de justicia en San Pedro Sula; edificio de la morgue en la colonia Villas del Sol, sede de Medicina Forense y el plantel de vehículos incautados ubicado en la vecina localidad de San Manuel y el cobro por cada vigilante fue de 11 mil 475 lempiras mensuales.

El Ministerio Público no ha precisado si hay una investigación en curso para poder determinar si el otrora número dos del aparato acusador tiene responsabilidad en la firma del contrato de prestación de servicios con Lares, aun cuando varias fiscalías venían realizando un trabajo desde hace buen tiempo para vincular a Mata Waldurraga con supuesto lavado de activos.

Aunque en teoría, esta organización no podría tener cierta relación, pero los investigadores están casi seguros de que esta compleja red es parte del crimen y que tendrían muchos testaferros o prestanombres, quienes se destacarían como potentados empresarios de la construcción de lujosas torres ubicadas en zonas exclusivas de Tegucigalpa.

Esta información está en manos de los altos mandos de la Policía Nacional, cuya cúpula conoce a la perfección de cómo la delincuencia organizada se permeó en la clase política, entabló negocios con caciques para hacer aparentar que son legítimos, aunque algunas fuentes al interior de la fuerza aseguraron que algunas investigaciones son concluyentes y que en cuestión de tiempo los operadores de justicia podrían requerirlos.

TEGUCIGALPA, HONDURAS 

«(Sé) Leal para con tu cliente, al que no debes abandonar hasta que comprendas que es indigno de ti. Leal con el adversario, aun cuando el sea desleal contigo. Leal para con el juez, que ignora los hechos y debe confiar en lo que tú le dices; y que, en cuanto al derecho, alguna que otra vez debe confiar en lo que tú invocas».

Este principio del decálogo del abogado fue tirado a la basura por un grupo de personas que optaron por recurrir a las bajas pasiones del oficio con la finalidad de obtener cuantiosas sumas de dinero, dejando de lado cualquier límite ético y moral, para gozar de un tren de vida que otros letrados no pueden tener.

Resulta de que muchos han sido víctimas de los «buenos oficios» de una red de letrados al no ver cumplidas las promesas de libertad, a pesar de pagar demasiado dinero, por lo que deben consolarse con interponer denuncias ante Colegio de Abogados para conseguir justicia.

Muchos de los sindicados suelen ser prominentes figuras públicas ya que tomaron por costumbre «ganar los juicios» en los medios de comunicación o con triquiñuelas a traves de contactos o, como la frase que un abogado utiliza de que el fin justifica los medios, cuando deberían aportar las pruebas que permitan la absolución de sus clientes, quienes a su vez se terminan decepcionando por el poco profesionalismo de sus apoderados.

Entre los reclamos efectuados a instancias como el Tribunal de Honor, están competencia desleal, engaños a clientes con ilusiones que serán puestos en libertad a cambio de grandes sumas de dinero, las cuales, muchas veces no son cumplidas, ya sea porque el juez halló abrumadora evidencia que lo obliga a fallar contra el acusado.

Estas falsas promesas, sumadas a las supuestas amenazas y hasta competencia desleal, pone al descubierto una enorme cantidad acciones de los litigantes que van reñidas con la legalidad.

En la afincada red de abogados hay acusaciones relacionadas con la falsificación de documentos, en particular, cartas de libertad para lograr que sus representados pudieran salir de la cárcel tras sorprender a las autoridades con la supuesta veracidad de la orden emitida por un juzgado.

Este hecho es casi idéntico a las novelas de que, al mejor estilo de las mafias, para cobrar una deuda suelen desaparecer a las personas; en este caso que involucra al reconocido litigante Marlon Duarte, una abogada fue utilizada para llevar falsas cartas de libertad a fin de obtener la salida de prisión de un recluso y a los pocos días desapareció sin que a la fecha se sepa de su paradero, pues llama la atención que realizó este trabajo y luego no se supo más de ella.

De hecho, se encuentra extraviada desde diciembre de 2018 y en un vídeo responsabiliza a Duarte en caso de que le «ocurriera algo».

Resulta que la dama pretendió sacar del presidio a una persona con una carta que fue clonada con la firma de un juez y el secretario de un juzgado que conoce una causa penal.

Y es que el letrado prometió a su cliente de que conseguiría su liberación en la audiencia preliminar, extremo que resultó siendo mentira. El acusado aún sigue en la cárcel. Resulta que las firmas de una orden para trasladar a un privado de libertad fueron falsificadas con el objetivo de colocarlas en una carta de libertad para obtener la salida del imputado ya que se le prometió que se le absolvería de los delitos que se le imputó, sin embargo, la trama fue descubierta y el reo fue sancionado.

Este periódico pudo comprobar que no hay registros de ingresos en la Penitenciaría Nacional Femenina de Adaptación Social (PNFAS) y la cárcel de hombres de Támara de quienes llevaron las falsas cartas de libertad, tampoco hay registros de ingreso de vehículos, tanto por su modelo como por el número de placas que portan para efectos de control.

A la fecha, ningún funcionario del Instituto Nacional Penitenciario (INP) se ha referido sobre este hecho. La actual directora del organismo, Rosa Gudiel, se ha mantenido de bajo perfil a fin de no ser interrogada o verse comprometida…el silencio de esta funcionaria es comprensible, pues resulta que es comadre con Duarte, por lo que prima la defensa de su afín y el silencio es su mejor arma.

En los audios a los que ha accedido Radio Globo ConfidencialHN, revelan que tanto Duarte como su colega Óscar Danilo Santos, han pretendido desmarcarse de ese incidente, a pesar de que la desaparecida abogada acudió al presidio a realizar la gestión para sacar a un cliente con la carta falsificada.

En la grabación, la dama espetó: «A Marlon Duarte sólo quiero decirle que si me sucede algo lo culpo directamente a él».

En torno a las denuncias presentadas ante el Tribunal de Honor, la presidenta del Colegio de Abogados, Any Ochoa indicó que los colegas «tienen el deber de cumplir con la ética y valores profesionales y de ese poder que les da el cliente».

El organismo que dirige el exmagistrado Jacobo Cálix, añadió Ochoa, «están recibiendo de manera constante un sinnúmero de denuncias en contra de profesionales que se presume incumple las disposiciones éticas que están establecidas».

En el caso de que las quejas sean admitidas, «los abogados pueden ser sancionados con suspensión (de su ejercicio profesional)» y los que surjan de las resoluciones judiciales.

Si los imputados son hallados culpables de haber violentado el código que rige la conducta del abogado, las suspensiones son de carácter temporal o por un tiempo determinado».

PUNTA DEL ICEBERG. Esta trama también alcanza a Santos, quien recibió fuertes sumas de dinero de dudosa procedencia que podría ser la punta del iceberg de cómo el crimen permeó a las personas que una vez juraron hacer prevalecer la justicia sobre cualquier hecho que transgrediera las normas establecidas.

Una serie de imágenes que obtuvo ConfidencialHN demuestran que Santos recibió una considerable cantidad de dólares, y tal entrega se realizó en un sitio no determinado por alguien cuya identidad permanece en el anonimato; las gráficas revelan que el litigante fue captado junto varios paquetes marcados con la insignia 2o, o sea, que en cada bolsa iban incuantificables sumas de dinero con denominación de 20 dólares.

El abogado posa de manera inocente para la cámara a fin de exhibir los enormes paquetes y al cierre de esta primera entrega se desconoce cuál fue el paradero de los dólares que recibió Santos y tampoco se precisa si prestó algún servicio y del porqué no utilizó el sistema financiero para movilizar fuerte suma de efectivo.

Entre las razones por las que el socio de Marlon Duarte decidió no acudir a los bancos para depositar el dinero es porque el Banco Central de Honduras (BCH) ordenó en 2016 que los depósitos superiores a los cuatro mil dólares serán considerados como atípicos.

Según la resolución 252/7-2016 del 7 de julio de 2016, el endurecimiento en los controles de divisas obedece única y exclusivamente a prevenir el lavado de dinero, como parte de los compromisos adquiridos por el Estado ante el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) ya que se detectó que por los altos índices de delincuencia organizada, «principalmente vinculados a actividades de narcotráfico, extorsión y tráfico de personas perpetradas por grupos delictivos tanto nacionales como transnacionales, entre los que destacan los cárteles de droga y las pandillas callejeras o ‘maras’, son las amenazas principales para el lavado de activos».

«Adicionalmente, los elevados índices de corrupción en instituciones públicas hacen que este fenómeno tenga un impacto transversal para el riesgo de lavado de y financiamiento del terrorismo (FT), siendo la corrupción una amenaza y también un factor estructural que contribuye a la materialidad de los delitos de lavado y financiamiento al terrorismo», explica un informe emitido por GAFI en octubre de 2016.

Estas observaciones hicieron que Santos no acudiera al sistema financiero para depositar el dinero, pues antes de la reforma del BCH se toleraba que las personas naturales y jurídicas -en condición de sujetos obligados- pudieran colocar en sus cuentas hasta 10 mil dólares, siempre y cuando justificara su procedencia ante los oficiales de cumplimiento, a modo de no despertar sospechas en la Comisión Nacional de Bancos y Seguros y la Fiscalía Especial Contra el Crimen Organizado del Ministerio Público que podrían acarrearle problemas con la justicia.

Radio Globo y ConfidencialHN descubrieron que una de las cartas de libertad (derecha) fue falsificada a fin de sacar a un cliente de prisión, de acuerdo a la documentación obtenida. 

TEGUCIGALPA, HONDURAS 

El excongresista Juan Antonio Tony Hernández confesó a agentes de la DEA sobre cómo operaban los cárteles de la droga en Honduras, el aterrizaje de narcoavionetas, el trasiego de estupefacientes en recipientes inusuales a fin de ser ingresados a EE.UU. durante varios años hasta que algunos capos fueron arrestados y extraditados hacia ese país.

Radio Globo ConfidencialHN obtuvieron de manera íntegra el documento del interrogatorio al que fue sometido el hermano del jefe del Ejecutivo nacionalista Juan Orlando Hernández cuando fue arrestado en Miami en noviembre de 2018 por sus nexos con el narcotráfico; en la entrevista dijo que está dispuesto a colaborar con la agencia antidroga norteamericana para desarticular las organizaciones narcotraficantes que operan en Honduras.

En el extenso relato, el detenido asegura que recibió dos pistolas Glock, un reloj y una yegua de uno de los capos de la droga, quiénes estarían involucrados en el negocio del trasiego de estupefacientes hacia EE.UU., la participación de algunos alcaldes en la delincuencia organizada y sus intentos de esquivar los señalamientos hechos por la DEA, ante el tribunal federal de Nueva York al sostener que nunca tuvo relación a pesar de que sus entrevistadores lo desafiaron a que observara las evidencias que penden en su contra.

Afirmó conocer a los hermanos Valle Valle, Héctor Velásquez Torres Toño Frontera, a quien le imputan de conspirar para matar al exembajador James Nealon y que fue el intermediario para ofrecerle mucho dinero y un helicóptero a cambio de convertirlo en diputado por Lempira junto a su propietario Samuel Reyes.

De acuerdo al interrogatorio, Hernández aseguró que su hermano Juan Orlando «lo mandaría preso» si supiera que está comprometido con los cárteles y afirmó que los encuentros con los señalados ocurrieron en uno de los negocios de su familia y de los cuales era el administrador.

El acusado, quien acudió en octubre de 2016 a EE.UU. para, supuestamente entrevistarse con funcionarios de aquel país y desvirtuar las acusaciones en su contra, dijo que conoció personalmente a Vïctor Hugo Díaz Morales, el Rojo, y se «enteró» de cómo operaba el negocio de la droga y cómo algunos de sus compañeros de la infancia perdieron la vida al involucrarse en el tráfico de estupefacientes.

Aunque el defensor de Tony Michael Teinn alegó ante un juez federal que su cliente había sido interrogado sin la presencia de un abogado -Manuel Retureta- y que los agentes lo habrían «conminado» a proseguir con el diálogo, en la entrevista se detalla de que el imputado conoció a el Rojo a través de Carlos Mauricio Toledo, conocido por el mote de Manny, quien a su vez trabajó con Héctor Emilio Fernández Rosa, don H; ambos están privados de libertad en EE.UU.

Dijo que Manny vívió en su casa y que en más de una ocasión le dio dinero para que solventara problemas económicos y que solía ir a «trabajar» a San Pedro Sula y con el paso de los días solía traer güisqui, ropa y mucho dinero, cuando se «percató» de que era un colaborador del narcotráfico.

El capo Diaz Morales, señala el relato, llegó a Gracias a instalar un negocio y luego se fue de ese lugar porque le había ido mal. Con el tiempo, regresó a reclutar gente y «con él inclusive tuvimos una buena amistad», según dijo Tony. De hecho, al trasluz de la confesión, Hernández admitió de manera tácita que congenió con el Rojo porque «no le pedía dinero» y los encuentros se realizaban en una vivienda de San Pedro Sula.

Afirmó que el Rojo fue quien «pretendió» meterlo al narcotráfico y que «jamás le recibió dinero» porque sería volverse «recluta» de ellos y que lo conoció a través del congresista Juan Carlos Valenzuela y que ellos fueron compañeros de escuela y «hasta montaban toros». «El Rojo me ofreció trabajar con él…(la droga) la pasaban por Guatemala. Ellos, con sus tragos, se les salían las cosas».

Recordó que Mario José Cubeta Cálix Hernández también estaba involucrado con el crimen, por lo que era otro de los operadores del cártel que había operado en la zona occidental de Honduras;  le propuso «ser parte» de la estructura y que aprendiera a «pasar drogas en pajilla».

«Era una (buena) persona, pues que ayudaba a bastante gente pero también tenía un carácter bien fuerte. Y él me decía: ‘Me gusta de vos que no pedís’… cuando empezaban a hablar de ciertas cosas, ‘mientras menos sepa, más voy a vivir. Y la realidad es que no quiero interesarme en los temas que ustedes están hablando’, y seguimos la relación. Y después también estaba involucrado este muchacho, Mario José Cálix», rememoró.

Respecto a Cubeta –quien se entregó a la justicia de EE.UU.- confesó que estuvo involucrado en el robo de vehículos, tanto él como su padre y un hermano y que es uno de los pocos sobrevivientes del cártel de el Rojo ya que los otros fueron ultimados mientras traficaban drogas. Contó que Cálix mantuvo una buena relación con el Rojo,»cuando ellos se empezaron a pelear con don H. Hasta donde sé, también como que ellos participaron en varias limpiezas (asesinatos de contrarios) que hacían ellos».

Aunque uno de los interrogadores le advirtió que le presentaría pruebas sobre su participación en el trasiego de drogas, en su papel de conspirador, Tony negó formar parte de estructuras mafiosas y rechazó que los paquetes de cocaína con la leyenda TH (iniciales de su nombre y apellido) fueran de su propiedad. «¿Cómo voy a  poner las propias iniciales de uno en algo tan delicado? ¿Por qué pondría yo (el logotipo), si fuera poco inteligente de poner mis iniciales en algo así?», dijo Hernández y aseguró que los capos «no se vinieron alegres con el presidente».

Los miembros del clan presidencial, sostuvo, «pasan con miedo» porque «en cualquier momento alguien de la familia va a pagar por lo que hizo el gobernante al mandarlos acá (a EE.UU.)» y que su hermano había emprendido una cacería brutal contra las organizaciones delincuenciales  ya que en el país se había disparado la violencia producto del trasiego de drogas.

Contó que los narcos lo acusaban de tener unas caletas (compartimientos falsos) en unos camiones en Santa Bárbara e insistió que en ningún momento había colocado la marca TH en los cargamentos de droga que fueron confiscados por la DEA. «Ese señor (el Rojo) confundió la amistad, él estaba tomando porque ellos no son amigos de nadie. Carlitos (Toledo) me quedó viendo y me quiso decir ‘pensalo y hoy (das la respuesta)», expuso.

Aseguró que el flagelo «es un problema de los dos partidos (Liberal y Nacional)» y que durante el gobierno de Manuel Zelaya no pudo saber sobre el alcance que podría tener el narcotráfico en las altas esferas porque no tuvo acceso a los altos funcionarios de la época para conocer el tema y que él era un «simple mortal… Pasaba desapercibido, tranquilo. Sólo era el hermano de Juan Orlando, porque él era el diputado en ese momento».

A sabiendas de que podría recibir otra acusación penal por pretender despistar a sus entrevistadores, Tony siguió con un juego de palabras para ocultar cualquier sospecha,  entre ellas, decir que nunca tuvo ganancias en su presunta participación como conspirador y que los recursos que están consignados a su cuenta de ahorros proviene de la administración de los negocios familiares.

Uno de los agentes que lo entrevistó en la primera ocasión supo que el detenido le mintió al afirmar que jamás conoció a los Cachiros y que tampoco recibió dinero de los hermanos Devis Leonel y Javier Eriberto Rivera Maradiaga. No obstante, se comprometió con ellos a averiguar del porqué no se les pagaba un dinero producto de la construcción y, por casualidad, se «enteró» de que ambos eran transportistas de drogas.

Recordó que los dos cabecillas de la agrupación criminal eran perseguidos por EE.UU. y por el gobierno hondureño ya que «estaban en el ojo del huracán», porque su hermano «no les pagó» por los servicios que prestaron a través de empresas de construcciones civiles. «El presidente Hernández dijo que no les iba a pagar a esas empresas por estar en el ojo del huracán».

Acerca de su relación con Toño Frontera, dijo que le advirtió que «terminaría en problemas como los demás», aunque su interlocutor le decía que si quería dinero, le podía traer en grandes cantidades y llegaba a una suerte de finca que le heredó su padre para entablar pláticas a fin de acercarlo a otros señores de la droga (hermanos Valle Valle) y darle muchos recursos económicos.

Uno de esos días, según la confesión, llegó Velásquez Torres y tuvo un cruce de palabras; le aseguró que «alguien los está pajeando (engañando)… A los señores se los van a llevar. Si hay alguien de la Policía que les está dando mentiras díganles que es falso». «Nadie va a detener eso. A esos señores se los van a llevar. ‘Sí, pero el trato’, me dice, ‘es que no se los lleven’. ‘Bueno, yo no sé quién hizo el trato porque con Juan no se ha hecho y usted sabe cómo es Juan’. ‘Pero mire Tony, ayudémosles…’, ‘si hay alguien de la Policía que les está diciendo’ digo que ‘se los van a llevar’. Ellos sí me mandaron a ofrecer directamente dinero para y con (Julián) Pacheco nunca tuve acceso a poder preguntarle algo».

Uno de los métodos que usaban los cárteles para movilizar la droga, recordó Hernández, era a través de fuertes cargamentos de reses, cuyas heces suelen distraer a los perros antidroga y «se supone que la están pasando, han encontrado varias caletas de donde va el ganado» y uno de los supuestos transportistas fue identificado por el apellido Pinto.

Aseguró que jamás trabajó con los hermanos Valle Valle porque, «al único que mandaban era a Toño Frontera con pisto y un teléfono para hablar con ellos y hablé con él una vez y me dijo que me ofrecía helicópteros, que estaba apoyando a diputados del Partido Liberal y lo que quería era tener gente en el Congreso para poder manejar el tema de las extradiciones».

Hubo muchos ofrecimientos de dinero para alcaldes, incluyendo uno de Gracias, candidatos a diputados por los jefes de los cárteles, hasta le advirtieron que «no te estés llevando con determinada persona… se llama WM. El hermano de él estaba teniendo problemas».

«Mirá, me dice, ‘que esa gente se lleva con Moncho Matta (Waldurraga)’, me dice, ‘y te están teniendo una trampa, te están tendiendo una trampa, para que te metan a un lío’. ‘No, mire, le voy a decir: lo único que hace es ejecutarme el proyecto de carreteras. Que él ande en otras cosas o no… de W me han dicho muchas cosas’, le digo. ‘Pero él viaja a Estados Unidos a cada rato. Él trabaja con medio mundo, siempre y cuando yo no sepa cuáles son los negocios secundarios… a mí lo que me interesa es que desarrolle las carreteras. Si anda en licitación pues yo dejo los fondos en… en Finanzas y que me arreglen la carretera”. «(Con) Este señor (Fredy) Nájera, Moncho Matta me mandó a decir con un amigo que yo les había aceptado dinero a los Cachiros, perdón, a los Valle y que ya me tenían en la bolsa. Con el hermano de Marlon, que era mi compañero de bufete. ‘Tony, vení y decíme, ¿es cierto que vos ya le aceptaste dinero a esta gente?» (sic.).

«¿Quién dice? le digo. ‘No, a mí me dijeron donde Moncho Matta’. Porque Moncho Matta en Tegucigalpa andaba por donde fuera. Y él decía que no tenía ningún problema –hasta que los tuvo y se vino a presentar o no sé si lo capturaron. Y algunos bienes se le entregaron nuevamente que se le habían incautado allá en Honduras, pero el resto quedaron incautados. Y cuando él me mandó a decir eso… ese mismo día estábamos bebiendo y le dije: ‘Decíle que nos miremos en algún lado y que nos volemos la madre. Vos andás con cincuenta personas y yo con seis muchachos’ pero yo le digo: ‘¿Por qué anda diciendo eso de mí?'».

«A los dos días mi hermano me llamó y me dijo por qué tenía, que andar diciendo cosas a ese señor (Matta); que iba a terminar muerto o comprometiendo a la gente que andaba conmigo. Y total, gracias a Dios, nunca me pude encontrar con ese muchacho. Pero bueno, no le hubiera dicho nada, era porque estaba con mis tragos, pero sí, él…él siguió trabajando todo el tiempo después de muerto su papá y tenía una relación con W.», relató.

En el testimonio de 56 páginas que fue facilitado por el tribunal federal de Nueva York, Tony afirma de que uno de los miembros del cártel AA, Hugo Ardón, iba a comprar a EE.UU. maquinaria pesada a pesar de tener un sueldo de funcionario; admitió que los dos hermanos estaban involucrados en el narcotráfico.

A lo largo de la confesión, que busca desestimar el defensor Michael Teinn, Tony es consciente de que su futuro legal está comprometido, en otras palabras, su estancia en la cárcel será larga por las pruebas que pesan en su contra.

Al respecto, el defensor dijo en su escrito presentado ante la corte neoyorquina que se anule la entrevista porque no estuvo apegada a derecho. «El 23 de noviembre (de 2018), después de la detención de Hernández…el vídeo refleja que Tony de manera clara e inequívoca pidió hablar con su abogado Retureta. En este punto (si no es antes), los agentes debieron detener el interrogatorio. Pero avanzaron, diciéndole a Hernández. que no pudieron ponerse en contacto con Retureta y le aconsejaron que incluso si Retureta fuera suya abogado ‘hoy’, no era su defensor ‘ahora'».

«Ni siquiera pudieron pedirle a Hernández que renunciara a la presencia de Retureta, solo el abogado podría dimitir a ello. Y constitucionalmente, una vez que Hernández pidió a los agentes que llamaran…pudieron arrestarlo legalmente, pero persuadir para que prestará su cooperación, tuvo que esperar a un abogado. No hay una manera justa de ver este interrogatorio bajo custodia como algo que no sea de los agentes. participar en el interrogatorio sustantivo de una parte representada, que sabían que era representado, en el mismo asunto, y por lo tanto haciendo una carrera final alrededor de su abogado. La declaración posterior al arresto debe ser suprimida», solicitó.