Friday, Sep 20, 2019
HomeInternacional (Page 1296)

CIUDAD DE MÉXICO, MÉXICO

(Spútnik Mundo) El arzobispo primado de México, Norberto Rivera, enfrenta una acusación por el presunto encubrimiento de un sacerdote acusado de pederastia, adscrito a su comunidad, dijo la víctima en una entrevista con el semanario Proceso.

Un cura bajo el mando de Rivera fue demandado por su víctima desde hace nueve años, pero fue detenido el 27 de agosto pasado por la Procuraduría capitalina; y el denunciante y sus abogados consideran que el cardenal mexicano solapó por años al sacerdote y debe ser consignado con base en sus pruebas ofrecidas a la justicia.

El religioso Carlos López Valdés —destituido por el cardenal cuando estalló el escándalo— fue encarcelado en un reclusorio de la capital por los delitos de abuso sexual y corrupción de menores presuntamente cometidos entre 1994 y 1998, por orden de un juez penal.

«Estoy muy sorprendido con el arresto; yo denuncié al sacerdote del cardenal Rivera desde hace nueve años ante la Procuraduría capitalina que jamás hizo nada; lo mantuvo en la impunidad pese a las pruebas en su contra», dijo al semanario político más influyente de México la víctima, Jesús Romero Colín.

El cardenal se opone con todo su poder religioso y político a una iniciativa de ley del presidente Enrique Peña Nieto que intenta legalizar los matrimonios gay, llamados en el proyecto «igualitarios», y el caso ha llamado la atención de la opinión pública mexicana.

El jurista David Peña —uno de los abogados de Romero Colín— dijo al semanario que «hubo acuerdos no escritos entre la Iglesia y el poder público, la detención de Carlos López se debió a un cambio, a una recomposición de estos acuerdos; solo eso explica que hoy se le haya arrestado, luego de varios años de que las autoridades no hicieron absolutamente nada», dijo.

El arresto del acusado «es solo la punta del iceberg, detrás de sus abusos hubo todo un entramado que le dio protección y nosotros estamos decididos a desenmarañarlo», advirtió.

Desde 2007, cuando la víctima denunció al sacerdote, «está comprobado que Norberto (Rivera) supo de sus abusos —aunque nosotros suponemos que lo sabía desde años antes— y aun así no lo denunció ante las autoridades civiles, ni tampoco quiso aportar elementos para la investigación».

El cardenal se limitó a hacerle un juicio eclesiástico a su sacerdote, en el que se le encontró culpable; y luego se le quitó el ministerio sacerdotal: «es como si un miembro de un club deportivo cometiera un asesinato dentro del club, y las autoridades de este solo le quitaran la credencial al asesino, sin denunciarlo a las autoridades», puntualizó el abogado.

NUEVA YORK, EE.UU.

(Spútnik Mundo) La Policía de Nueva Jersey detuvo a Ahmad Rahami, sospechoso de haber organizado la explosión en Nueva York del 17 de septiembre.

Ahmad Khan Rahami fue detenido tras un tiroteo con la Policía, en el cual fue herido de bala, informó la cadena estadounidense NBC News.

La cadena informó también que Rahami fue trasladado a un hospital.

Anteriormente Rahami, de origen afgano y ciudadano de EEUU, fue declarado uno de los organizadores de la explosión de una bomba en el barrio de Chelsea en Manhattan, Nueva York.

Como consecuencia de la deflagración, 29 personas resultaron heridas, una de ellas da manera grave.

NUEVA YORK, EE.UU.

(Spútnik Mundo) Nada apunta por el momento a que la explosión que causó una treintena de heridos en Manhattan tenga relación con terroristas internacionales, declaró el gobernador del estado de Nueva York, Andrew Cuomo.

«He recibido información de todas las agencias competentes. Por el momento, no hay evidencia de que el incidente esté relacionado con el terrorismo internacional», dijo Cuomo a la prensa.

Acto seguido, el gobernador recordó que estamos en «una fase muy, pero muy temprana de la investigación».

«Quienes quiera que hayan colocado estas bombas, vamos a encontrarles y llamarles al juicio», aseguró Cuomo.

El Departamento de la Policía de Nueva York confirmó anteriormente que hay 29 heridos, incluido uno grave, a raíz de la explosión que se produjo hacia las 20.30 del sábado 17 de septiembre en el barrio Chelsea de Manhattan.

Según el gobernador, «los 29 heridos ya han recibido el alta médica». El incidente en Manhattan tuvo lugar horas después de que en la localidad de Seaside Park, estado de Nueva Jersey, detonara un artefacto explosivo colocado en una papelera.

La explosión, que se produjo antes del inicio de una carrera solidaria, no causó heridos ni graves daños materiales.