HomeInternacional (Page 1565)

SANTIAGO DE CHILE, CHILE

(Spútnik Mundo) El jefe de la dictadura chilena, Augusto Pinochet, ordenó personalmente el asesinato en Washington del excanciller Orlando Letelier, según documentos que entregó a Chile el Departamento de Estado de EE.UU., citados por la prensa local.

«Vemos como evidencia convincente de que el presidente Pinochet ordenó personalmente a su jefe de inteligencia que llevara a cabo el asesinato», sostuvo un documento de la CIA, citado por el analista del no gubernamental Archivo de Seguridad Nacional, Peter Kornbluh, consigna el portal chileno Biobio.

La secretaria adjunta de Estado para Administración y Recursos, Heather Higginbottom, entregó el viernes los documentos a la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, en una ceremonia en la capital estadounidense para conmemorar los 40 años de los asesinatos de Letelier y de su secretaria, Ronni Moffitt, informa el comunicado.

Este paquete de documentos es el último de una serie de archivos desclasificados por EEUU relativos a los asesinatos y a la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990).

Letelier fue un político y economista chileno que sirvió en varios cargos durante el Gobierno del socialista Salvador Allende (1970-1973); fue embajador en EE.UU. y ocupó las carteras de Exteriores, Interior y Defensa.

Su asesinato en Washington, donde estaba exiliado, fue ordenado por Pinochet y ejecutado por el agente de la CIA y colaborador de la policía secreta chilena Michael Townley.

MONTEVIDEO, URUGUAY

(Spútnik Mundo) Su figura alcanzó rango de estrella de rock e incluso tras alejarse de la Presidencia sigue acumulando seguidores alrededor del mundo, hasta pueden comprarse ‘souvenirs’ con su rostro.

Pocas personas logran la inmortalidad en vida. Pablo Picasso o John Lennon lo consiguieron, pero, en su caso, eran artistas y la gente suele quererlos. Pero la veneración hacia los políticos, eso sí ya es algo de otro planeta. Sin embargo hay uno, de un país poco conocido, que alcanzó el estrellato: el expresidente uruguayo José ‘Pepe’ Mujica.

El mito comenzó en su época de tupamaro, un grupo guerrillero que luchó contra la dictadura uruguaya (1973-1985). Fue apresado cuatro veces y, en dos oportunidades, se fugó de la cárcel. En total pasó casi 15 años de su vida en prisión.

Liberado en 1985 cuando terminó la dictadura, se incorporó a la vida política institucional. Fue diputado, senador y ministro. Pero fue con su Presidencia, entre 2010 y 2015, cuando logró la aclamación mundial.

Su perfil de hombre humilde —donaba el 90% de su sueldo como presidente a caridad—, y su vida austera —se negó a vivir en la residencia presidencial y permaneció en su casa de chacra—, enamoraron al público. El medio británico BBC lo llamó «el presidente más pobre del mundo».

«Admiro a Pepe. Es un referente de política social. Mujica es un visionario. Sus ideas no son utópicas, son absolutamente posibles. Creo que es admirado por muchísimas personas por ser alguien genuino, que vive lo que predica, con una mirada crítica a conceptos instalados en nuestra vida desde el capitalismo. Necesitamos políticos que no sean corruptos ni traicionen sus ideales. Mujica es una de estas personas», dijo a Spútnik Raiane Azevedo, una periodista brasileña que se siente tan identificada con el político uruguayo que su perro de raza shitzu, fallecido hace poco, se llamaba Mujica.

Su filosofía de austeridad y su habilidad para cautivar con sus discursos inspiraron miles de productos que llevan su rostro, nombre o frases estampadas. En Japón hay camisetas y calzoncillos dedicados a él.

En España hay bares donde los sobres de azúcar reproducen algunos de sus dichos, como: «No soy pobre, soy sobrio, liviano de equipaje. Vivo con lo justo para que las cosas no me roben la libertad».

Otro de sus hitos populares fue ser el presidente que impulsó la regulación de la marihuana en Uruguay. En su honor, investigadores europeos desarrollaron una semilla de esa planta y la bautizaron como Mujica Gold.

El sitio web oficial del político más amado del mundo está colmado de mensajes de aprecio de personas de todas las nacionalidades: «¡Gracias por existir! Gracias por cada palabra nacida del alma. Gracias por darme un claro de luz en una etapa oscura de mi vida. Gracias por ser el Nono de este mundo que tanto necesita seres de tal grandeza como la suya. ¡Gracias y mil gracias!», escribió Biviana Buitrago desde Viena, Austria.

«¡Gracias, Pepe! Gracias por enseñarnos tantas lecciones sobre humildad y humanismo, y por compartir esas grandes lecciones de vida. Hay pocos como vos. Sos eterno», puso Lía Oliver desde Managua, Nicaragua.

«Querido y admirado Pepe: Me permito llamarte por tu nombre porque quisiera estar siempre cerca de ti, un gran ser humano. Gracias por tu ejemplo y tus mensajes», dijo Rómulo Gallo desde Roma, Italia.

MONTEVIDEO, URUGUAY

(Spútnik Mundo) Con el emocionante discurso del presidente de Colombia anunciando el final de medio siglo de conflicto armado, los dirigentes latinoamericanos se sucedieron al estrado de la Asamblea General de la ONU, mostrando una región donde desaparecen las guerras y las tensiones se centran en la búsqueda de un modelo político y económico.

«Hay una guerra menos en el planeta», dijo Santos entre aplausos de la asistencia al 71º Periodo de Sesiones de la Asamblea General, que tuvo como novedad la asistencia del presidente brasileño Michel Temer y el argentino Mauricio Macri.

Latinoamérica aparece como una de las raras zonas del mundo sin guerras, pero no por ello la región está exenta de conflictos sobre el modelo de desarrollo político y económico que debe seguir.

Las diferencias quedaron patentes desde el inicio de la Asamblea, cuando el martes los delegados de Venezuela, Ecuador, Costa Rica, Cuba y Nicaragua se retiraron de la sala al comenzar el discurso del presidente de Brasil, Michel Temer, al frente de la principal potencia latinoamericana después de la destitución de Dilma Rousseff.}

«Brasil acaba de vivir un proceso largo y complejo, un proceso que ha llevado a una destitución», dijo Temer, antes de añadir que todo sucedió «en absoluto respeto» al orden constitucional.

Sin embargo, para el ministro de Exteriores de Ecuador, Guillaume Long, fue claro el mensaje de rechazo a la destitución de Rousseff, que puso fin a 13 años de Gobierno del izquierdista Partido de los Trabajadores (PT).

«Varios países, de forma espontánea, decidimos no escuchar las palabras del presidente; es una práctica común cuando se quiere mandar una señal contundente de rechazo», dijo Long desde Nueva York.

El incidente mostró la ruptura del frente progresista que ha imperado en la región durante más de diez años.

Los gobiernos de izquierdas temen que se esté forzando en la región un cambio de modelo y por ello reina también la desconfianza frente al nuevo Gobierno de Argentina.

En este contexto, el presidente argentino Mauricio Macri anunció el miércoles ante la Asamblea General una nueva era.

«Los argentinos estamos listos para entrar al siglo XXI y asumir nuestro rol en la sociedad internacional», dijo Macri. Citando fuentes allegadas al Gobierno, el diario La Nación destacaba el jueves que el estreno de Macri en la ONU estuvo marcado por un fuerte espaldarazo de la Administración Obama.

«Para el mundo político y económico de los Estados Unidos, según varias fuentes, Macri es una apuesta que trasciende la Argentina: si le va bien, podría consolidar la tendencia a terminar con el populismo en América Latina, donde los capitales norteamericanos necesitan desembarcar. La crisis en Venezuela es la mejor explicación de por qué al líder de Cambiemos le ‘tiene que ir bien’ desde la perspectiva global», publicó La Nación.

Venezuela llega a esta Asamblea General después de un duro enfrentamiento en el seno del Mercosur.

 

La nueva administración brasileña propició, junto con Argentina y Paraguay, la marginalización de Venezuela en el seno del Mercado Común del Sur.}

Caracas debía asumir la presidencia del bloque regional pero el traspaso fue suspendido alegando problemas administrativos y en medio de acusaciones de falta de respeto a los valores democráticos.

Gobiernos como el de Bolivia han cerrado filas en torno a Venezuela y el presidente Evo Morales denunció los intentos de desestabilización en la tribuna de la ONU. «Los intereses imperiales están creando un proceso de desestabilización política en nuestra región.

Condenamos la intromisión externa en nuestro hermano país de Venezuela, saludamos la lucha revolucionaria del pueblo con su comandante, el compañero [Nicolás] Maduro», sostuvo el presidente boliviano.

A pesar de las divisiones políticas, la mayoría de los países latinoamericanos llegó a la ONU en medio de una crisis económica.

Durante su discurso, la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, abundó sobre la necesidad de unión de los latinoamericanos para hacer frente a los retos del mundo.

«A pesar de nuestras diferencias debemos consolidar la integración», enfatizó el miércoles la mandataria, que admitió que «en América Latina hay diferencias y significativas». Esta sesión número 71º de los debates de la ONU quedará tan marcada por el logro de la paz en Colombia, como por las divisiones entre los países de la región.