Thursday, Aug 22, 2019
HomeNacional (Page 712)

MONTEVIDEO, URUGUAY

(Spútnik) El secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, pidió que se respeten los derechos de las personas que integran la caravana de migrantes que partió de Honduras rumbo a EEUU.

«Urgimos respeto a los derechos y la seguridad de los integrantes de la caravana de migrantes hondureños, así como investigar el posible involucramiento de traficantes de personas», escribió el diplomático uruguayo en su cuenta personal de la red social Twitter.

Más temprano el 16 de octubre, el presidente de EEUU, Donald Trump, dijo que retirará la ayuda a Honduras si la caravana llega a territorio estadounidense.

Unas 1.300 personas comenzaron a cruzar el 15 de octubre la frontera hondureña hacia Guatemala con el fin de atravesar ese país y llegar hasta México, donde solicitarían refugio o una visa humanitaria para recorrer unos 4.000 kilómetros hacia la frontera norte con EEUU.

No obstante, el Instituto Nacional de Migración de México dijo que impedirá el paso de aquellas personas que no cumplan con los requisitos legales para ingresar al país.

La «Caravana de Migrantes» fue organizada como respuesta al vicepresidente de EEUU, Mike Pence, quien pidió en una reciente conferencia regional sobre Centroamérica «frenar la migración en masa», originada por la corrupción y la violencia que se registra en Honduras, Guatemala y El Salvador, países que integran el llamado Triángulo del Norte centroamericano.

TEGUCIGALPA, HONDURAS 

El presidente del Parlamento de Honduras, Mauricio Oliva, aseguró que algunos dirigentes del partido Libertad y Refundación (Libre) estarían detrás de las movilizaciones de migrantes que pretenden llegar de forma irregular a EE.UU.

Añadió que son respetuosos del derecho que tienen las personas de migrar a otros lugares y no pueden limitarlo, no obstante, aconsejó a los que pretenden salir del país que deben apegarse a las normas establecidas por otros Estados.

«Somos respetuosos del derecho a migrar que es inherente a la decision de las personas y no lo podemos limitar, pero se debe hacer en el marco de la ley», expuso Oliva en una entrevista con Radio Globo desde Washington.

Dejó claro que México y EE.UU. tienen la decisión final de permitir el acceso a los migrantes hondureños y cuestionó a quienes han «organizado» las marchas, «cuando alguien de Libre las dirige tiene la intencionalidad de dañar al país y entre gitanos no nos leemos la mano».

Oliva se pronunció ante la advertencia hecha por Donald Trump sobre la cancelación de asistencia financiera a Honduras por no impedir el avance de la caravana.

«Trump tiene la suficiente información para diferenciar la intención de esas personas que están promoviendo la caravana», dijo el parlamentario.

Negó que haya complacencia del Ejecutivo con la masiva salida de hondureños ya que «ha sido respetuoso de las decisiones de las personas» y sostuvo que la marcha -que se encuentra en Guatemala- «hay intencionalidad y propósito mediatico».

WASHINGTON, EE.UU.

(Spútnik) El presidente de EEUU, Donald Trump, amenazó a su homólogo de Honduras, Juan Orlando Hernández, que retirará la ayuda que presta al país centroamericano si este no detiene la «gran caravana» de personas que se dirigen a territorio estadounidense.

«EEUU informó con firmeza al presidente de Honduras que si la gran caravana de gente en dirección a EEUU no es detenida y devuelta a Honduras, no habrá más dinero ni ayuda para Honduras, lo que tendrá efecto de manera inmediata», escribió el mandatario en su cuenta de la red social Twitter.

La «Caravana de Migrantes» fue organizada como respuesta al vicepresidente de EEUU, Mike Pence, quien pidió en una reciente conferencia regional sobre Centroamérica «frenar la migración en masa», originada por la corrupción y la violencia que se registra en Honduras, Guatemala y El Salvador, países que integran el llamado Triángulo del Norte centroamericano.

Unas 1.300 personas comenzaron a cruzar el 15 de octubre la frontera hondureña hacia Guatemala con el fin de atravesar ese país y llegar hasta México, donde solicitarían refugio o una visa humanitaria para recorrer unos 4.000 kilómetros hacia la frontera norte con EEUU.

No obstante, el Instituto Nacional de Migración de México dijo que impedirá el paso de aquellas personas que no cumplan con los requisitos legales para ingresar al país.

Las autoridades migratorias estadounidenses expulsan cada año unos 200.000 centroamericanos por su frontera sur, mientras que México deporta una cantidad similar anualmente, según cifras oficiales.