Monday, Sep 16, 2019
HomeNacional (Page 717)

(Por Carlos Esteban para Infovaticana) La Iglesia debe dar respuesta a los retos que plantea la homosexualidad, comprendidos el ‘matrimonio’ entre personas del mismo sexo, la adopción por parte de estos y los vientres de alquiler, plantea uno de los ‘círculos’ del sínodo, el coordinado por el Cardenal Óscar Rodríguez Maradiaga.

“[…]Está la cuestión de qué hacer y cómo actuar con los homosexuales, que no pueden quedar fuera de nuestra actividad pastoral, y otras realidades tales como los matrimonios entre homosexuales, los vientres de alquiler, la adopción por parte de las parejas del mismo sexo, todo lo cual constituyen cuestiones actuales promovidas y favorecidas por instituciones gubernamentales internacionales”, sostiene un grupo de participantes de habla española del sínodo dirigido a las jóvenes que termina ya en Roma

Es el único grupo del que se sepa que ha tratado sobre estos temas. Es, también, el ‘círculo’ presidido o coordinado por el cardenal hondureño Óscar Rodríguez Maradiaga, coordinador del consejo de cardenales de Francisco, el C9.

Se da la circunstancia que la ‘mano derecha’ de Maradiaga, que le sustituía al frente de la Arquidiócesis de Tegucigalpa durante las continuas estancias del cardenal en Estados Unidos para ser tratado de una enfermedad, el obispo auxiliar Juan Pineda, fue cesado de su cargo acusado de abusar sexualmente de, al menos, dos seminaristas.

Estos ‘círculos’ son las asambleas de discusión en que se ha dividido el sínodo por idiomas, de forma pueda lograrse una mayor agilidad.

De hecho, la ausencia de un idioma común -como lo fue, durante siglos, el latín- ha hecho que el texto final del sínodo, sobre el que habrá de conseguirse una mayoría de dos tercios para ser aprobado por los obispos, será leído en italiano y los prelados que desconozcan el idioma deberán fiarse de traducciones simultáneas.

También hemos sabido que, frente a la ausencia de informaciones al respecto durante las primeras semanas, se votará el texto párrafo por párrafo y no en su integridad. Este ha sido hasta ahora el método habitual, pero la aparición de Episcolalis communio, la nueva constitución apostólica que rige el funcionamiento y alcance de los sínodos, deja sin resolver algunos asuntos de procedimiento como el citado.

Es llamativo que el ‘círculo’ de Maradiaga se haya planteado estas cuestiones y pedido a la Iglesia responda a las mismas cuando la doctrina es ya diáfana con respecto a estas ‘realidades’.

No existe, a efectos de un católico, ‘matrimonio’ alguno posible entre dos personas del mismos sexo, con independencia del número de instituciones civiles que quieran reconocerlas, promoverlas o aplaudirlas.

La Iglesia no necesita “abrirse” a los homosexuales porque está ya, de hecho, abierta a todos, y porque ni siquiera reconoce -o reconocía- esta etiqueta como fundante de una ‘identidad’ diferenciada en el individuo.

Por decirlo con palabras del Arzobispo de Filadelfia, Charles Chaput, no existen ‘católicos LGBT’, porque nadie debe convertir sus tentaciones en identidad.

Pero todas estas obviedades parecen inútiles con el empecinamiento de ‘renovadores’ como Maradiaga, cuyo grupo declaró que “se está haciendo necesario” que la Iglesia reforme “toda la cuestión de los desafíos antropológicos” y revise “cuestiones muy importantes tales como el amor, la sexualidad, las mujeres y la ideología de género”.

CIUDAD DE GUATEMALA, GUATEMALA

(Prensa Libre) Un migrante hondureño que fue alcanzado por una supuesta bala de goma en la cabeza murió la tarde de este domingo mientras era trasladado al Hospital de Coatepeque, informaron los bomberos voluntarios.

El hombre, que diversos medios han identificado como Henry Adalid Días Reyes, de 26 años, y originario de Tegucigalpa, quedó en medio de los disturbios ocurridos en el puente fronterizo entre Guatemala y México cuando un grupo de migrantes exigía a las autoridades mexicanas que les abrieran el portón fronterizo para internarse en ese país, con la intención de llegar a Estados Unidos.

Tanto socorristas como los migrantes afirmaron que las fuerzas de seguridad mexicanas estaban utilizando balas de goma para impedir que los indocumentados rompieran la puerta metálica de ingreso en la frontera.

En principio, la policía intentó disuadir a los migrantes hondureños, que lanzaban piedras y todo lo que tenían a su alcance al otro lado de la puerta metálica, con gas lacrimógeno; sin embargo, los migrantes, tomaban las bombas y las lanzaban al río Suchiate.

Horas antes la caravana, que según cálculos podría estar compuesta por dos mil personas, había protagonizado disturbios en el lado guatemalteco de Tecún Umán, cuando ingresaron por la fuerza a la aduana guatemalteca y superaron por la fuerza al contingente de la Policía Nacional Civil (PNC) que estaba en el lugar.

Los hondureños lanzaron piedras, palos y hasta pertenencias personales a los agentes, desesperados por continuar su camino hacia EE. UU.

La PNC respondió con gases lacrimógenos y los agentes formaron una barrera humana para intentar impedir el paso de los migrantes que luego fue superada.

Entre los afectados se encuentra un bebé de siete meses de edad, y otro niño que resultaron intoxicados con el gas; además una mujer se desmayó.

Agentes de la PNC resutaron heridos al ser golpeados con piedras y otros objetos que fueron lanzados por los migrantes hondureños.

Mientras el grupo más grande de hondureños se enfrentaba a las autoridades, otros comenzaron a buscar formas alternas para llegar al puente.

Los migrantes aseguran que continuarán en su intento por llegar a EE. UU. y alcanzar el «sueño americano» debido a que no tienen oportunidades de desarrollo en su país, mientras que otros huyen de la violencia.

Después de unos minutos, la cerca que impedía el paso se abrió y los hondureños comenzaron la caminata en dirección al puente internaccional, algunos aprovecharon para increpar a los agentes por el uso del gas lacrimógeno pese a la presencia de mujeres y niños.

Mediante un comunicado, el Ministerio de Gobernación (Mingob) afirmó que la PNC intentó dialogar con los migrantes hondureños para que ingresaran ordenadamente a la aduana de Tecún Umán, y lamentó que estos hayan optado por lanzarles piedras y botellas de vidrio.

Añadió que la PNC optó por permitirles el paso al constatar que al frente iban infantes “pues en todo momento se vela por el interés superior del niño”.

“Se desaprueba el uso de la fuerza para alcanzar objetivos personales, así como la utilización de grupos vulnerables para el alcance de dichos objetivos”, indicó el Mingob, quien también hizo un llamado a la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH), para que tenga una participación más activa en la supervisión y protección de los menores de edad “que son usados como barrera humana”.

La tensión en la frontera Tecún Umán aumenta cada vez más. La noche del sábado un grupo de hondureños denunció y amenazó a un supuesto traficante de personas que trasladaba a grupos pequeños hacia México, con la intención de entregarlos a las autoridades migratorias.

La situación volvió a la calma gracias a la intervención de un pastor evangélico y al resguardo del señalado de parte de agentes de la PNC.

TEGUCIGALPA, HONDURAS

Un autobús que cubría la ruta de Tocoa a San Pedro Sula fue quemado la tarde del domingo a inmediaciones de la comunidad de Guapinol, en el caribeño de Colón.

El autobús, propiedad de Transportes Mirna, fue incendiado en circunstancias no esclarecidas, en las cercanías del campamento donde han habido conflictos entre pobladores y una empresa minera que ha operado en el lugar.

El automotor fue dañado en su totalidad producto del incidente; nadie se ha adjudicado la autoría del hecho.

Por su parte, la gerencia del transportista de pasajeros emitió un comunicado, en el cual calificó el hecho como «vandálico» y aseguró que seguirá trabajando, por lo que pidió al gobierno que intervenga en el conflicto.

Transportes Mirna comunica a todos sus clientes que lamenta el hecho ocurrido a una de nuestras unidades esta tarde a la altura de Guapinol, donde individuos prendieron fuego a uno de nuestros buses al servicio de nuestros usuarios, condenamos todo acto de venganza y vandalismo en contra de nuestra empresa y que expone la seguridad de nuestros clientes y colaboradores y así mismo le pedimos al gobierno la seguridad para poder seguir trabajando porque lo único que hacemos es dar un servicio y generar empleo a más de 100 familias y que por motivo de la inseguridad en el país se verán desprotegidas al cierre de nuestras operaciones y a todos nuestros clientes les informamos que el día de mañana y días siguientes trataremos de seguir laborando de manera normal esperando el apoyo de las autoridades correspondientes.

Atentamente: La Gerencia.