Thursday, Aug 22, 2019
HomeNacional (Page 721)

TEGUCIGALPA, HONDURAS

El asesor del Consejo Nacional de Transporte, Gerardo Aguilar, enalteció  la idea de implementar un cobro de 500 lempiras por una “nueva placa” vehicular ya que—según él—, se beneficiará a todas las unidades de transporte público que no tienen su placa de alquiler porque “han salido de agencias”.

En sus declaraciones, Aguilar explicó que no tener las placas de alquiler en las unidades ha generado muchos problemas operativos con las autoridades de la Dirección Nacional de Vialidad y Transporte.

“Hemos sufrido multas y otras situaciones que nos afectan día a día, ya está establecido en la ley que la entrega de una placa son 500 lempiras, en este caso tenemos entendido que se pagarán 250 en el 2019 y los otros 250 lempiras en el 2020”, defendió.

Lea: Asesor de transporte noquea al presidente de la Adecabah

Durante sus dislates, el asesor de transporte pronunció que aunque la población rechace las cargas impositivas, “es un sector reducido de la población que cuenta con un vehículo propio” y por eso “el sector transporte ve como necesario” que se cobren 500 lempiras por la “nueva placa”.

Cabe destacar que según el último boletín emitido por el Instituto Nacional de Estadística (INE),  en el 2016 del parque vehicular (un millón 539 mil 136 vehículos), del total de placas registradas el crecimiento se concentre en más del cincuenta por ciento en los vehículos de placas particulares (53.7%).

Luego siguen las placas de las motos que alcanzan un 36.8 por ciento en relación al total nacional y entre las dos clasificaciones de placas se concentra el 90.5 por ciento del total nacional, mientras que para las de alquiler se reportó un 7 por ciento y el resto de los demás registros andan por debajo del 1.5 por ciento.

TEGUCIGALPA, HONDURAS

El regidor municipal Osman Aguilar, sugirió al gobierno explicar que hará con los 900 millones de lempiras que recaudará con la imposición de una innecesaria “nueva placa”,  asimismo cuestionó que el “trancazo” no distinguirá entre el dueño de una “Prado blindada” y quien conduce un carrito de 40 mil lempiras.

“Personalmente, no identifico un beneficio urgente o que sea una necesidad para que el pueblo los pague, solo en octubre el gobierno le aumentó 10 lempiras al cartón de huevos, 10.85 lempiras al chimbo de gas y nos anunciaron un aumento del 18 por ciento en la factura eléctrica”, regañó.

En sus declaraciones, el exdiputado liberal aclaró que “la nueva placa”—que no es un cobro “adicional” según los empleados del Instituto de la Propiedad (IP) —,  hasta el momento no trae ningún beneficio o ventaja competitiva.

Garantizó que el pueblo hondureño “está seguro” que el nuevo cobro es innecesario que ni siquiera ayudará a mejorar las condiciones de seguridad para los conductores, incluso pronosticó que en su momento la gente “tendrá que decidir si paga la factura de la ENEE o la nueva placa”.

Lea: Presentan nuevo sistema de placas para vehículos 

Con los datos proporcionados por el IP, calculó que por el parque vehicular el cual supera el millón 800 mil automotores, el gobierno amasará unos 900 millones de lempiras que deben ser diferenciados si son una “tasa o un impuesto”.

“La clase media ya no aguanta, el gobierno se queda con el 50 por ciento de su salario, hagamos cuentas, está el 25 por ciento del impuesto sobre la renta, el 15 por ciento en el impuesto sobre la venta, está la tasa vehicular, los bienes e inmuebles, tasa de seguridad, al final del día se queda con el 50 por ciento del dinero de la clase media trabajadora”, señaló.

Antes de finalizar, advirtió que para rematar, quien no pague el nuevo “trancazo”, recibirá una multa de 600 lempiras por parte de los agentes de tránsito.

TEGUCIGALPA, HONDURAS

Diputados del Partido Libertad  y Refundación (Libre) vaticinaron un golpe para el bolsillo de los hondureños ante el anuncio del cierre de la Empresa de Energía Eléctrica (ENEE).

El parlamentario Edgardo Casaña culpó al Gobierno de Juan Orlando Hernández quien a través de la Ley de la industria eléctrica fraguaron el cierre total de la estatal con el propósito de privatizarla.

“Seguimos de cerca lo que manifestó el presidente  durante la firma del acuerdo para refundar el sistema eléctrico, y dijo: nuestro sistema esta corrompido, colapsado, y abandonado, pero si usted lo refundió hace cuatro años con la ley Marco del Sector Eléctrico, impuso esta ley, lo que había detrás de esto era debilitar para entregar a la EEH totalmente el sistema eléctrico hondureño”, denunció.

Reiteró que “esto va a ser peor que antes; ojo pueblo hondureño este Congreso con contratos y con convenios ha cambiado la matriz de generación eléctrica, ya no estamos con generación de energía; todo apunta que seguirá elevándose la tarifa de energía porque todos los contratos son firmados en dólares”, explicó.

Además aseguró que la bancada de Libre no estuvo  acorde con la ley del sistema eléctrico, “nunca hemos estado de acuerdo  siempre dijimos que este fue un error, fue programar la privatización del sistema eléctrico hondureño”.

Cuando la matriz ya no es de generación de energía sucia ahora la enorme mayoría es de limpia y no se ve el abaratamiento de los costos  en el contador en el recibo del usuario, advirtió.

En los mismos términos, el diputado de Libre Sergio Castellanos, amplificó que  desde el Congreso Nacional se gestó el “monstruo” que ya no pueden controlar.

“En el periodo 2010- 2014 se no hizo creer acá en el Congreso Nacional de que con  la energía renovable, los precios iban a ser bajos y más accesibles para los hondureños”.

“El gobierno de Juan Orlando como ya no pueden controlar un monstruo que inflaron tanto que está destruyendo las arcas del Estado , porque ellos se encargaron de destruirla, y ahora pretenden tomar medidas desesperadas como cerrar la ENEE”, señaló.

Castellanos dijo que “lamentablemente en estos últimos 10 años del Partido Nacional, convirtió la ENEE  no solo en la empresa para satisfacer las necesidades del clientelismo político, sino también para hacer negocios de clavos de oro”.

El fondo del problema es reevaluar los contratos que se establecieron con todas estas empresas; contratos leoninos, finalizó.