HomeNacional (Page 724)

TEGUCIGALPA, HONDURAS 

El apoderado del fallecido Madgaleno Meza, Carlos Chajtur, presentó varios escritos ante el Instituto Nacional Penitenciario (INP) a fin que su cliente pudiera ser trasladado a una unidad militar para salvaguardar su vida.

Una solicitud hecha el pasado 19 de enero al INP, Chajtur indicó a los jefes del organismo, Rosa Gudiel y German McNeil, que dieran el visto bueno para que Meza o Nery Orlando López Sanabria, pudiera ser movilizado al Primer Batallón de Infantería, ubicado en la periferia sur de Tegucigalpa.

El argumento del litigante es que en el módulo en el que se encontraba el ahora occiso se habían infiltrado miembros de maras y pandillas por lo que estaba recibiendo constantes amenazas de muerte, las que se concretaron ayer cuando fue asesinado en uno de los pasillos de la prisión de ultra alta seguridad el Pozo ubicada en la comunidad santabarbarense de Ilama.

Los funcionarios del sistema penitenciario, agregó, justificaron en su momento enviar a Meza a ese presidio porque aseguraron que si lo enviaban al penal de Támara sería ejecutado, sin embargo, jamás decidieron cumplir la petición de Chajtur de trasladado a la unidad militar.

Recordó que por la circunstancias se vio obligado a interponer denuncia ante el Comité Nacional de Prevención de la Tortura (Conaprev) para dejar constancia de las amenazas contra el socio del exjefe narco Tony Hernández.

Asimismo, reafirmó que su representada, Julissa Bandy García, compañera sentimental del fallecido, se encuentra en extremo riesgo ya que está recluida en la cárcel femenina de Támara y en cualquier momento podrían atentar contra su integridad.

TEGUCIGALPA, HONDURAS 

El subsecretario de Seguridad, Luis Suazo, negó el domingo la existencia de las narcolibretas confiscadas en junio de 2018 al fallecido Magdaleno Meza y minimizó su crimen al asegurar que querían callarlo para que dijera ante un tribunal federal de Nueva York que no existían tales documentos por los que fue condenado el exjefe narco Tony Hernández.

En declaraciones a un medio local, Suazo desestimó que el régimen nacionalista de Hernández tuviera relación con el hecho y apuntó de manera implícita contra la oposición -a quienes llamó «gente interesada»- del hecho.

Al respecto, sostuvo que el crimen de Magdaleno o Nery Orlando López Sanabria, estaría orientado a que no aclarara que las narcolibretas jamás existieron.

Asimismo, detalló que el subjefe del sistema penitenciario German McNeil le dijo que el defensor del ahora occiso, Omar Dubón, iba a presentar a su cliente para desmentir las narcolibretas.

Respecto a una posible separación de Gudiel y McNeil del organismo tras el crimen del socio de Tony, Suazo se limitó a decir que no había una resolución aunque hay debates para determinar cuál será el futuro de los cuestionados personajes.

Por su parte, Dubón dijo a periodistas que las autoridades habían condicionado traslado a otro presidio si negaba las narcolibretas y denunció la manipulación de una conversación por chat que tuvo con el subjefe del organismo.

Aseguró que “a Meza le dijeron que lo trasladarían a un batallón si desmentía las versiones de las narcolibretas, a lo cual nosotros nos pusimos a la orden y ha circulado el chat privado que tuve con McNeil donde le manifiesto que me pongo a la orden para hacer una aclaración de la versión de las narcolibretas y no completan el resto del chat, sólo publican lo que más les interesa y no donde hablamos del traslado al batallón para garantizarle la vida a nuestro representado”.

Asimismo, reiteró que su cliente sí admitió la existencia de los papeles que, curiosamente, no fueron incorporados en el expediente.

«Nuestro representado sabía que sí eran de él, por eso él quería buscar la forma de lograr su traslado para proteger su vida”, reveló.

La muerte de Meza ocurrió la mañana del sábado dentro del penal de ultra alta seguridad santabarbarense de el Pozo por miembros de una pandilla, en colusión con funcionarios del presidio quienes tendieron una trampa al ahora occiso y que quedó grabado en las cámaras que operan en el establecimiento.

TEGUCIGALPA, HONDURAS

La muerte violenta de Magdaleno Meza demuestra que las cabezas visibles del Instituto Nacional Penitenciario (INP), Rosa Gudiel y German McNeil, tienen una cuota de responsabilidad sobre el crimen del socio del exjefe narco Tony Hernández y cuya confesión iba a comprometer al cabecilla del régimen nacionalista Juan Orlando Hernández.

La forma en la que murió Meza viene a confirmar las investigaciones realizadas por este periódico en mayo anterior de que su cabeza costaba 10 millones de lempiras ya que tenía demasiada información sobre los enlaces del Ejecutivo con el cártel de los hermanos Valle Valle en el trasiego de toneladas de cocaína rumbo a EE.UU.

Gudiel y McNeil tenían total y completo conocimiento de que la vida del ahora occiso corría peligro dentro del penal de ultra alta seguridad de Ilama o el Pozo y jamás hicieron caso a los reclamos del apoderado Carlos Chajtur, por lo que se convierten en cómplices de la trama que acabó con la existencia de Meza.

De hecho, un vídeo filtrado desde el presidio demuestra que hubo complicidad de los dos funcionarios y de mandos de las FFAA y el mismo Ejecutivo en el sentido que se introdujeron armas de fuego para cumplir con la misión de asesinar al privado de libertad.

MUERTE POR ENCARGO. El vídeo evidencia que los custodios distrajeron al fallecido mientras uno de ellos, cubierto con una capucha, procedió a abrir el portón de donde salieron los miembros de una pandilla y le dispararon hasta matarlo al instante, mientras que los otros implicados, en apariencia, atemorizan a los que se encontraban junto al fallecido; en el pabellón contiguo se encuentran alojados los miembros otra pandilla la que permaneció cerrada todo el tiempo.

Fuentes de total confianza a las que accedió este periódico indican que Meza se encontraba asignado a la unidad de los reos comunes o paisas y que el procedimiento para el traslado y resguardo de los prisioneros fue ilegal, lo que confirman que hubo dolo, premeditación, alevosía y ventaja ya que encapuchado abrió el portón a sabiendas de que habían paisas en el pasillo del penal el Pozo y que debieron retornarlos al sitio donde están confinados.

Sobre la agresión, el vídeo sugiere que los pandilleros ya tenían instrucciones precisas para matar con saña a su víctima, pues el incidente duró menos de un minuto y tras consumarlo retornaron al pabellón.

A pesar de que todo apunta a una muerte por encargo, el subjefe del sistema penitenciario, German McNeil, dijo que el crimen de Meza «no está vinculado al caso de las narcolibretas que se mencionaron en el juicio de Tony Hernández. Es un hecho aislado».

¿POR QUÉ MATARON A MAGDALENO? Nery Orlando López Sanabria sabía muchas cosas sobre los negocios de Tony y cuántos millones de dólares recibió Juan Orlando Hernández o Versace como se le identificaba en las narcolibretas que fueron confiscadas por la unidad antinarcóticos del Ministerio Público y cuya copia tiene la DEA y a la que accedieron los equipos de investigación de Radio Globo y ConfidencialHN por permitir el trasiego de toneladas de cocaína rumbo a EE.UU.

Cabe recordar que en el juicio que contra Tony en el tribunal federal de Nueva York, la DEA pudo comprobar que Meza fue el principal operador logístico y financiero del cártel de los Valle Valle, cómo pagó sobornos a las fuerzas de seguridad y defensa para permitir el tránsito de estupefacientes. Dio dinero a figuras clave de las FFAA para apagar los radares (identificados en las libretas como TV) para facilitar el tránsito de aviones con toneladas de cocaína que tenían como destino México y posteriormente EE.UU.

Sobre el tema, otras fuentes a las que recurrieron ambos medios comentaron que el apagado del escudo aéreo y marítimo era denominado la hora feliz, ya que podían transitar por el país incuantificables cantidades de aviones que eran descargados en inhóspitas regiones. El hecho de silenciar al potencial extraditable era una cosa de urgencia, tanto para Hernández, el régimen que dirige y las fuerzas de seguridad y defensa que fueron colaboradores eficaces del narcotráfico.

En las libretas, que mantiene escondidas la jefa antinarcóticos Soraya Cálix, se especifica con claridad que Hernández sí recibió dinero del cártel de los Valle Valle y en el caso que Tony hubiese sido absuelto por los demás delitos, el hecho que apareciera en los reveladores documentos, sería declarado culpable y con una pena fija de 30 años de prisión. La muerte de López Sanabria implica callar a una voz que pondría en verdadero jaque al régimen nacionalista y su posible extradición a EE.UU. fue bloqueada por la justicia y la fiscalía con la finalidad que no llegara a Nueva York contar intimidades de los turbios negocios que entabló con Tony.

Cálix accedió a la caleta del detenido donde se hallaron armas y joyas junto a los apuntes que complican a los Hernández, ya que está especificado el pago de comisiones, las personas que participaron en el transporte de dinero por trasegar los cargamentos de cocaína, pero prefirió hacer la vista gorda y enviar el caso a secretividad para evitar la filtración de datos que podrían colocarla en una posición hasta peligrosa.

Además, tiene en su poder los vaciados telefónicos y mensajes de la red de mensajería instantánea WhatsApp, la dama no contaba que estos arrojaron una compleja información que terminó de hundir al exdiputado oficialista ante las autoridades estadounidenses. En la investigación publicada por ConfidencialHN, concluye que Cálix -pariente de Mario José Cálix Hernández, Cubeta- ocultó todo para estropear cualquier investigación.

ARMAS PARA MATAR A SOCIO DE TONY. El arma utilizada para ejecutar a Magdaleno es de uso oficial y el sicario que lo mató se vio obligado a utilizar dos cartuchos de municiones a fin de rematarlo, según se pudo constatar mediante fuentes independientes. La pistola, que sería una Glock, fue introducida en complicidad con miembros de las FFAA y la flamante Fuerza Nacional de Control de los Centros Penales -creada en noviembre de 2018 por Hernández-, lo que deja en evidencia cómo se fue constituyendo una conspiración para acabar con el archivo viviente en el sentido que los hermanos Juan Orlando y Juan Antonio sí tuvieron relación con el narcotráfico.

Chajtur denunció en febrero anterior el ingreso de una granada que fue introducida en el recto de un recluso y que sería utilizado para ultimar a Meza dentro de la cárcel santabarbarense. “Los controles en Ilama están fallando, no es posible que encuentren granadas, armas de fuego, armas cortopunzantes en el centro insigne del sistema penitenciario”, dijo el litigante en aquella ocasión.

Hernández, apasionado por su fallida política carcelaria, está en la mira de la justicia de EE.UU. ya que habría recibido fuertes sumas de dinero de Meza mientras Tony se dedicaba a enviar toneladas de cocaína rumbo a la nación del norte y lo coloca como el ganador de la muerte del operador estrella de los Valle. Ese deceso es para hombre fuerte del orlandismo una tabla de salvación.

VENGANZA IMPARABLE. Por tanto, el principal beneficiario de la muerte de Meza es el mismo ocupante del palacio José Cecilio del Valle ya que se extingue la causa penal formulada en Honduras contra el cuadro de los hermanos Luis y Arnulfo Valle Valle; no obstante, este hecho marca un giro hasta peligroso porque podría desatarse una persecución sin límites contra los cabos sueltos que aún están en el país, entre ellos Cubeta, y sería de proporciones impredecibles.

¿Quiénes más están en peligro de ser ejecutados? El exalcalde de Yoro, Arnaldo Urbina Soto, quien purga condena por blanqueo de capitales y que está pedido en extradición, así como Héctor Antonio Velásquez Torres o Toño Frontera -señalado de entregarle bolsas con dinero a Tony procedentes del cártel copaneco-, por lo que podrían ser las siguientes víctimas a ejecutar para ir silenciando voces que serían incómodas para Hernández, quien busca mantenerse a toda costa aferrado a la titularidad del Ejecutivo -y resguardado por las FFAA- porque sabe que es su única protección ante una segura persecución penal de EE.UU.

Asimismo, se manda un terrorífico mensaje a la oposición en el sentido que sus vidas corren peligro en caso de irse de frente contra el régimen en la aspiración de desplazar a JOH de la presidencia e iniciar una transición hacia la democracia.

Por tanto, Juan Orlando Hernández como Rosa Gudiel y German McNeil fueron conscientes que Magdaleno Meza siempre estuvo en riesgo, tenían total conocimiento de los movimientos que realizaba del fallecido dentro del presidio y que en cualquier momento sería ultimado, cuando pudieron movilizarlo a otra cárcel o unidad militar donde estaría con vida y con opciones de ser entregado a EE.UU. o, en el peor de los casos, su extradición permanecería bloqueada por tiempo indefinido.

Además, se desmonta la tesis oficialista de que el supuesto narcotraficante murió en una riña o un hecho aislado como se pretendió ver desde los primeros minutos que ocurrió el crimen dentro del penal el Pozo, del que Hernández se jacta de ser uno de los más seguros. La intervención que está realizando la Fuerza de Seguridad Interinstitucional Nacional (Fusina) dentro de esa cárcel -y de la Tolva de Morocelí- se reduce a un concepto: control de daños.

Desde luego, en este crimen hay un gran ganador: la impunidad.