Thursday, Jul 18, 2019
HomeNacional (Page 732)

TEGUCIGALPA, HONDURAS 

El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, aprovechó la celebración del 197 aniversario de independencia para hablar de sus logros que ha tenido durante el segundo mandato.

Frente a la estatua del héroe Francisco Morazán -asesinado en Costa Rica un 15 de septiembre de 1842-, dijo que el país «se ha ido construyendo con paz y tranquilidad».

Habló de las fortalezas que tiene la nación, entre ellas, el potencial en la agricultura, infraestructuras y turismo entre otros, por lo que se está volviendo un «ejemplo para el mundo».

También mencionó sobre los avances que ha tenido su administración en protección social hacia aquellos que han vivido en la pobreza y se están implementando esfuerzos para mejorar el sistema de salud y educación.

El titular del Ejecutivo dejó claro que “esta ya no es la Honduras del olvido y de la desesperanza. Esta es la Honduras diferente y que enfrenta grandes desafíos. Que vamos por el camino bueno”.

A renglón seguido, rememoró al cacique Lempira -ultimado en 1537- «no le tembló la mano» para defender la soberanía contra aquellos que agredieron a su población.

Hernández evocó de forma breve que el actual Estado «fue soñado por nuestros padres y esta es la Honduras que estamos construyendo…ya no es del olvido y desesperanza. Esta es la Honduras diferente y que enfrenta grandes desafíos».

TEGUCIGALPA, HONDURAS

El exagente de la Policía Nacional de Honduras Carlos Alberto Valladares, vinculado al cártel de los Cachiros, será sentenciado el próximo 27 de septiembre, tras solicitar al a jueza federal estadounidense Lorna G. Shofield que se postergara la lectura de la resolución.

Según la información disponible, la resolución será leída a las 4:30 de la tarde, a fin de definir el futuro del exmiembro de la fuerza pública, acusado por conspirar para introducir estupefacientes a EE.UU.

En la actualidad, Valladares se encuentra recluido en un centro de detención de Nueva York y ya está esperando que Schofield le establezca la pena a cumplir.

En su momento, el exagente reconoció ser miembro del cártel de los hermanos Devis y Javier Rivera Maradiaga mientras estuvo activo en la Policía y luego fue depurado por no ser idóneo.

Asimismo, la togada podría condenarlo a 65 años de prisión y una multa que podría ir desde los 250 mil hasta los cinco millones de dólares.

(Por Edgar Soriano Ortiz*) Francisco Morazán nació en la villa de Tegucigalpa, el 3 de octubre de 1792, perteneciente a una familia feudoburguesa tuvo estudios con profesores privados sin lograr ir a estudiar a Guatemala.

A los 35 años de edad la coyuntura generada por el golpe de Estado de la “reacción colonialista” impulsó a Francisco a levantarse en armas contra las tropas federales e iniciando un proceso revolucionario con el objetivo de forjar la república.

La década de 1820 y 1830 en los sectores sociales medios y, principalmente, en la elite se debatía sobre los derechos ciudadanos y la organización de una institucionalidad garante de las transformaciones socioeconómicas.

Mientras las mayorías poblacionales estaban sujetas a la relaciones de la marginación con escasa oportunidades de estudio y derechos políticos. La tierra convertida a un proceso de enajenación mercantil lesionó aún más a las poblaciones indígenas y mestizas enfrascadas en la miseria.

El proyecto político que pasaría a encabezar la figura de Francisco Morazán a partir de 1827 buscaba enfrentar el reto de las nuevas formas de colonización del capital industrial, para ello pensaban que tenían que destruir el viejo orden colonial que rectoraba en gran medida la iglesia católica.

La apuesta era por generar mecanismos que garantizaran los derechos ciudadanos y la apertura fortalecer la producción de la región centroamericana. Las fuerzas ideológicas de 300 años de historia bajo el precepto de la “moralidad” y las relaciones cuasi feudales generaron la confrontación directa contra el proyecto unionista y la republica liberal.

Los derechos ciudadanos en la construcción de una república moderna fue el aporte significativo de las personas que apostaron y entregaron sus vidas en los llanos en las constantes revueltas que finalmente golpearon la idea de una sociedad libre pensante. Francisco Morazán representa esa generación que convocó a las futuras generaciones a forjar una nación libre y abierta a los cambios socioculturales.

Pasaron las décadas tras la muerte de Morazán su generación y llegaron nuevas propuesta como la de los reformadores liberales, quienes lo ubicaron su estatua de bronce en el parque central de Tegucigalpa como padre de la patria. Pero el tiempo siguió pasando y la nación democrática no llega debido a los mecanismos autoritarios que profundizan aún más la marginación.

El estado hondureño circunscribe a Morazán como un simple soldado triunfador en el campo de batalla, pero por suerte hay mucha gente consciente que ve a ese hombre como un forjador de libertad y un ciudadano comprometido con nación. La juventud convocada en las palabras de Francisco sigue en su reto de democratizar Honduras y las demás naciones del continente…

* Historiador y docente universitario.