Tuesday, Sep 17, 2019
HomePolítica (Page 204)

TEGUCIGALPA, HONDURAS 

El presidente del Parlamento de Honduras, Mauricio Oliva, dejó claro hoy que el incremento de sueldo a los 128 congresistas es un hecho que no tiene «marcha atrás» y aunque muchos «dieron una reculadita» lo seguirán cobrando.

«Hay alguna gente que le da pena ser político, como que se desmarcan y se ponen afuera, en una zona de confort para cuestionar a los que sí tenemos el valor de someternos al escrutinio popular y que estamos aquí por votos. Debemos asumir la responsabilidad de tener la espalda ancha de soportar el peso de nuestras responsabilidades, decisiones y del mandato que nos dio la sociedad», declaró Oliva.

Reveló en un conversatorio que una diputada pidió que se eliminaran los subsidios y se aumentara el sueldo, «que le diéramos el alto honor de presentar esa iniciativa. Nos quitamos el fondo departamental y seguimos bajos en la aceptación popular, se quitó la inmunidad y ¿cuál es el nivel de aceptación; implementamos el voto electrónico y seguimos igual».

«No estoy haciendo justificaciones. Estoy diciendo de frente lo que decidimos de manera colegiada (cuya propuesta) surgió de la oposición política por unanimidad y soy de los políticos viejos que a veces no firmo, doy la mano y cumplo y en eso no voy a dar marcha atrás», afirmó.

A renglón seguido, señaló que algunos congresistas -que rechazaron el incremento- «dieron una reculadita» pero seguirán adelante con el cobro, extremo que calificó de justo.

«Ahí andan cacareando el mentado sueldo, tomamos la decisión y sabíamos que no iba ser una decisión simpática», aseveró Oliva.

Los diputados del bando opositor, en particular, agrupados en Libertad y Refundación (Libre) y el socialdemócrata Pinu rechazaron la semana anterior el jugoso incremento salarial de unos 74 mil lempiras y algunos anunciaron que devolverían el dinero acreditado en sus cuentas de ahorro sin precisas si pidieron a la terosería que no se les volviera a transferir el monto.

TEGUCIGALPA, HONDURAS 

El exparlamentario del Partido Anticorrupción (Pac), Virgilio Padilla, aseguró que la actual cúpula de la formación política «tiene miedo» luego que lo denunciaran en el Ministerio Público por falsificación.

En una comparecencia radial, el exlegislador sostuvo que las actuaciones del Pac, dirigido por Marlene Alvarenga, «tienen los días contados» y los acusó de tener un nulo apoyo de los votantes.

Al respecto, añadió que “no le tenemos miedo a las amenazas de Marlene Alvarenga porque la Constitución establece el derecho de asociarse para hacer partidos políticos, ingresar y renunciar a ellos”.

“Vamos a continuar con el rescate del Pac hasta el último día entendiendo que no será una lucha fácil”, juró Padilla y aseguró que la excandidata presidencial se ha dedicado a difamar y calumniar.

El leal al excandidato presidencial Salvador Nasralla fundó en fecha reciente un movimiento denominado Rescatemos al Pac a fin de hacerse con la conducción del partido; no obstante, el popular presentador de televisión ha desistido de la idea propuesta por Padilla.

TEGUCIGALPA, HONDURAS 

El expresidente de Honduras, Manuel Zelaya, viajó a Venezuela para observar las elecciones presidenciales que se celebrarán el próximo domingo.

El también coordinador de Libertad y Refundación (Libre) publicó en su cuenta de Twitter que fue «invitado como observador internacional a las  elecciones de Venezuela algunos países de la égida de EEUU atacan estas eleciones y en Honduras se comprobó el fraude y corrieron apoyarlo. Así funciona el imperio».

Zelaya fue invitado por autoridades venezolanas para dar acompañamiento al proceso electoral de este fin de semana, en el cual compiten varios candidatos de la dividida oposición frente al actual gobernante Nicolás Maduro, quien se da por descontado que seguirá en el cargo.

El bando contrario a Maduro ha denunciado que las elecciones «están amañadas», mientras que el oficialismo asegura que es víctima de una «guerra económica» patrocinada por Washington y varios países latinoamericanos.

Un amplio segmento de la denominada Mesa de la Unidad Democrática (MUD) decidió no participar; el principal rival de Maduro es el exchavista Henri Falcón, quien prometió dolarizar la economía venezolana en caso de ganar los comicios.