Wednesday, Sep 18, 2019
HomePortada (Page 1054)

CIUDAD DE MÉXICO, MÉXICO

(Spútnik) El número de fallecidos por la explosión del ducto de la estatal Petróleos Mexicanos (Pemex) en Tlahuelilpan en el estado de Hidalgo (este) subió a 114, informó la Secretaria de Salud de México en un comunicado.

«La Secretaría de Salud, a cargo del doctor Jorge Alcocer Varela, da a conocer que desde el pasado 18 de enero, cuando ocurrió la explosión en el municipio de Tlahuelilpan, Hidalgo, hasta el 25 de enero a las 22:00 horas, se han registrado 114 fallecimientos como consecuencia de esta tragedia», dijo el ente.

Precisó que 46 personas murieron en hospital por las quemaduras que sufrieron.
Informó también que 33 personas permanecen hospitalizadas.

La explosión ocurrió en Tlahuelilpan por donde pasa un ducto que va de las costas del Golfo de México a una refinería en Tula, Hidalgo.

Centenares de pobladores de esa localidad se encontraban recogiendo combustible en una toma clandestina que salía a borbotones.

La tubería había sido perforada y abandonada por ladrones de combustible, lo que dio origen a una fuente de hasta siete metros de alto que atrajo a entre 600 y 800 pobladores con recipientes para llenar, según el reporte oficial de la Defensa.

Decenas de militares presentes en el lugar intentaron disuadirlos para que no recolectaran el combustible, por el peligro que representaba, pero la multitud no les hizo caso.

El presidente de México, Andrés López Obrador, reiteró el 20 de enero que continuará el plan gubernamental contra el robo de combustible, que le cuesta a Pemex más de 3.000 millones de dólares anuales.

TEGUCIGALPA, HONDURAS

Libre inició desde el sábado las protestas contra el quinto año de gobierno de Juan Orlando Hernández con los denominados comandos de insurrección mediante bloqueos de carreteras y tomas de puntos estratégicos en todo el país.

La formación opositora decidió adelantar las movilizaciones a escala nacional y una de sus consignas es presionar a Hernández para que desista de su cargo y denuncias el fraude que, según ellos, ocurrió tras las elecciones generales de noviembre de 2017.

Algunas áreas de Tegucigalpa, Catacamas, San Pedro Sula, Choluteca y otras regiones fueron tomadas por los protestantes; estas fueron programadas con antelación por el expresidente Manuel Zelaya y pidió a la sociedad integrarse a ellas para repudiar al actual Ejecutivo nacionalista.

Al respecto, el actual coordinador de Libre dejó claro que las marchas de sus afines «es pacífica».

«Libre lucha por los derechos del pueblo violentados por esta dictadura. Exigimos libertad para los presos políticos», expuso Zelaya a través de su cuenta de Twitter.

La novedad de estas manifestaciones es la incorporación de los chalecos rojos, una suerte de imitación de los chalecos amarillos franceses que llevan más de un mes en las calles del país europeo exigiendo la dimisión del presidente Emmanuel Macron por sus políticas neoliberales.

Por el momento no se han registrado incidentes o disturbios entre los adversarios del gobierno de Hernández y la fuerza pública; no obstante, ayer se registró un ataque contra una patrulla policial en la periferia norte de Tegucigalpa, sin que pasara a mayores.

SAN PEDRO SULA, HONDURAS

Cuatro personas fueron asesinadas la madrugada del domingo en una de las calles del barrio Las Palma de esta ciudad.

El incidente ocurrió precisamente, en la 25 calle y quinta avenida del referido barrio cuando un grupo de jóvenes estaba departiendo y llegó una camioneta de la cual se bajaron varios sujetos y dispararon a mansalva contra las víctimas.

Tras consumar la acción criminal, se dieron a la fuga con rumbo desconocido.

Hasta el momento, los fallecidos fueron identificados como Marcos Geovany Varela Ramírez, Jeffrey Alexander Aguilar Núñez, Manuel Antonio Mejía Hernández y Kevin Joel López Mejía.

Los cuerpos fueron trasladados a la morgue del Ministerio Público para la autopsia correspondiente.

Algunos testigos indicaron que los sujetos portaban armas de grueso calibre y con chalecos antibalas y actuaron con total frialdad al momento de consumar la nueva masacre.