Monday, Jun 17, 2019
HomePortada (Page 1104)

CIUDAD DE MÉXICO, MÉXICO

(Spútnik) El coordinador del Movimiento Migrante Mesoamericano, Rubén Figueroa, afirmó que México ha construido un muro en su frontera sur para contener la migración y beneficiar a EEUU.

«México también ha construido un muro al sur. La frontera de EEUU se pasó al sur de México para beneficiar al Gobierno de ese país», dijo Figueroa.

Una fuerte presencia de efectivos armados de la Policía Federal, Gendarmería, Policía judicial de Chiapas, Policía Fronteriza y la Marina de México rodean el puente binacional en Ciudad Hidalgo, en la frontera sur del país con Guatemala, para contener a miles de migrantes centroamericanos que viajan en una caravana hacia EEUU.

Mientras que el éxodo hondureño que ingresó al país el 19 de octubre avanza hacia el norte, rumbo a Oaxaca por la ruta del Pacífico, la Caravana de Madres Centroamericanas que exige verdad y justicia para miles de migrantes desaparecidos en México, marchó frente al puente y denunció públicamente la militarización en la frontera.

Las Madres Centroamericanas fueron dando su mensaje a las personas que estaban en el puente, gritando el nombre de sus países y consignas como: «los migrantes no somos criminales, somos trabajadores internacionales».

El puente binacional del lado mexicano está cerrado y una fila de policías resguarda a algunas centenas de personas que siguen sobre el puente, esperando que México les permita entrar a pedir refugio.

Figueroa recordó que el Gobierno no ha brindado ayuda humanitaria a las más de 7.000 personas que llegaron «esperando que les abran esa puerta», por lo que demandan que México atienda de manera «urgente y de forma humanitaria» a estas personas.

Siguiendo la vera del río del lado mexicano, uno de los balseros contó a Spútnik que aunque es totalmente inusual la presencia policial, no ha habido ningún problema y que nadie sabe bien cómo resultará esta situación cuando llegue una segunda ola del éxodo hondureño.

En Ciudad Hidalgo, algunas personas que quedaron rezagadas del gran grupo migrante se concentran en la plaza central del pueblo fronterizo.

Sonia Hernández, presidenta municipal de Suchiate, la autoridad local de este sitio, dijo a Spútnik que según su registro entraron a México 7.200 personas (además de otras 1.743 que solicitaron asilo y entraron por el puente, antes de que se cerrara) entre las que había 2.300 niños y niñas, durante el último fin de semana.

«Es un éxodo bastante grande, vienen con el interés de una mejor calidad de vida», dijo, y sostuvo que la llegada del primer grupo el 19 de octubre sí causó alarma entre la población pero que ahora ya están preparados para recibir al segundo contingente.

Hernández dijo a Spútnik que no sabe cuándo llegarán ni si les abrirán el paso ya que es una cuestión del Gobierno federal mexicano; hasta ahora, el puente binacional permanece cerrado y un fuerte operativo custodia el sistema económico paralelo que ha funcionado desde que existe la frontera.

La Caravana de Madres Centroamericanas, procedentes de Honduras, Guatemala, El Salvador y Nicaragua, recorre México en busca de sus hijos desaparecidos, peregrinación que han hecho durante 14 años consecutivos y que este año halló a tres personas vivas.

TEGUCIGALPA, HONDURAS 

Un grupo de damnificados de la aldea de Suyapa de Tegucigalpa, denunciaron hoy  el ofrecimiento por autoridades de la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco) de desalojar el albergue y la cantidad de cuatro mil 500 lempiras por pago provisional de alquiler.

Según el jefe local del organismo de protección civil, Julio Quiñónez, la oferta es mientras se les resuelve el problema de los terrenos, ya que no se puede construir  en un lugar con limitadas condiciones de seguridad.

“Hay un equipo listo que ya empezó a ver el tema de la falla, no se va a poder a construir por mientras, y vamos a ver el tema de alquiler para que no estén en el albergue.

Aseguró que “la alcaldía vio el terreno y concluyó no tiene las condiciones para poder construir; tenemos que buscar el predio y cómo se encuentra el mismo porque legalmente debe tener condiciones para que pueda construirse allí. Cuando tengamos el terreno empezamos a construir”.

“Métanme preso si quieren, pero no voy a construir en un terreno con fallas”, advirtió.

Sin embargo para los albergados la oferta es muy poca y les despierta dudas de inseguridad, debido a la crisis se niegan abandonar el albergue y aceptar el dinero.

“Esto no es porque ustedes quieren entregar el centro para que las clases continúen, es allí donde se empieza a manifestar el espíritu de la duda. El problema es que Copeco viene ofreciéndonos a nosotros la cantidad de cuatro mil 500 lempiras, para pagar tres meses equivalente a mil 500 lempiras por mes a 12 familias; no encuentro casa de alquiler por esa cantidad de dinero”, manifestó Leonor García coordinadora de familias.

“Con mil 500 lempiras no ajustamos, por parte del gobierno hemos recibido muy poca ayuda más que todo colchonetas, y alimentos”, detalló.

Damnificados denuncian que Copeco quiere sacarlos de albergue

Pobladores de la aldea Suyapa, en Tegucigalpa, denunciaron que Copeco pretende darles apenas cuatro mil 500 lempiras para el pago de tres meses de alquiler, a razón de mil 500 lempiras, cuando el valor de la vivienda suele ser de unos tres mil. El jefe local de protección civil, Julio Quiñónez, en tono despectivo, dijo que los afectados quieren hacer "escándalo mediático" ya que están abandonados y exigen soluciones permanentes a la crisis que padecen

Posted by ConfidencialHN on Friday, October 26, 2018

WASHINGTON, EE.UU.

(Spútnik) El secretario de Defensa de EEUU, James Mattis, aprobó el despliegue de soldados en la frontera sur con México para ayudar a la Patrulla Fronteriza a bloquear el ingreso de una caravana de migrantes centroamericanos que marcha desde hace casi dos semanas rumbo a ese país, dijo el Pentágono en un comunicado.

«El Departamento (de Defensa) proporcionará apoyo a las autoridades civiles con asistencia de planificación, construcción (barreras temporales, barricadas y cercas), transporte para trasladar al personal de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza, equipos médicos para la evaluación, tratamiento y preparación para traslado de pacientes, instalaciones de comando y control, alojamiento temporal para el personal y equipos de protección personal», dice el texto.

El Gobierno de Donald Trump había anunciado planes para desplegar al menos 800 soldados en la frontera, además de los 2.000 efectivos de la Guardia Nacional previamente enviadas, para ayudar a bloquear la caravana de migrantes centroamericanos que recorre México en dirección a EEUU.

Los soldados estadounidenses se limitarán a una función de apoyo porque la ley federal prohíbe que los militares participen en tareas de cumplimiento de la ley civil.