Sunday, Dec 8, 2019
HomePortada (Page 1106)

WASHINGTON, EE.UU.

(Actualidad RT) El presidente de EE.UU., Donald Trump, reiteró este martes su amenaza de cerrar la frontera con México.

Esto, en caso de que el presidente estadounidense no llegue a un acuerdo con el Congreso de EE.UU. para detener el aumento de migrantes.

«Si no hacemos un trato con el Congreso, la frontera se va a cerrar, 100%», dijo Trump en la Oficina Oval, durante una renunión con el secretario general de la la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), Jens Stoltenberg.

Cuando se le preguntó sobre el impacto económico del cierre fronterizo, Trump aseguró que la seguridad es una prioridad que está por encima del costo real que pueda generar dicha medida: «es más importante para mí que el comercio», sostuvo.

El presidente estadounidense también sugirió que Honduras, Guatemala y El Salvador, cuyos ciudadanos se están desplazando hacia el norte a través de México para llegar a los EE.UU., han sido cómplices de los contrabandistas que reclutan y transportan personas.

«Organizan estas caravanas y no ponen a sus mejores personas en esas caravanas», dijo. «No vamos a tener más esta situación», agregó.

Se prevé que Trump viaje el próximo viernes hasta la frontera con México en Caléxico, California, donde supervisará la construcción de un nuevo tramo de la valla fronteriza que construye en algunos puntos limítrofes con el territorio mexicano.

El lunes pasado, horas antes de la advertencia de Trump, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, se reunió con congresistas de EE.UU. Pero, en su conferencia matutina, el mandatario latinoamericano destacó que prefiere que haya «amor y paz» en este asunto.

López Obrador compartió las prioridades de su adminsitración en materia de política interna y asuntos exteriores con los congresistas, y enfatizó su interés de mantener una relación de respeto con EE.UU. para encontrar soluciones en el tema migratorio y comercial, especialmente en lo referente al T-MEC.

TEGUCIGALPA, HONDURAS 

El secretario general de la Confederación Unitaria de Trabajadores de Honduras (CUTH), José Luis Baquedano, hizo un llamado a la sociedad a salir a las calles y protestar en contra de “barbarie” económica del aumento de la tarifa de energía eléctrica.

“Es una masacre económica contra el pueblo hondureño, es un reajuste desproporcionado va empobrecer más a la población. Debemos exigirle al gobierno que retroceda ese aumento que nos han aplicado los de la CREE (Comisión Reguladora de Energía Eléctrica)”, manifestó Baquedano.

El sindicalista señaló que Honduras es un país  sumergido en la extrema pobreza y calamidad doméstica.

Cabe recordar que la CREE anunció a finales de marzo un grosero incremento de hasta diez por ciento en la tarifa, al alegar devaluación de la moneda y altos precios de los carburantes.

Defensores de protección al  consumidor calificaron el incremento como un trancazo injustificado; señalaron que el ajuste obedece a presiones del Fondo Monetario Internacional (FMI), para recuperar financieramente la Empresa de Energía Eléctrica (ENEE) y de esa manera acceder a fondos por parte de ese organismo crediticio.

TEGUCIGALPA, HONDURAS

El secretario de Educación, Arnaldo Bueso, expresó hoy que las exigencias que hacen los trabadores de esa dependencia pública son ilegales.

A su juicio, no hay justificación en paralizar labores porque “al personal no se les debe absolutamente nada en salarios y pagos».

«Todo esto se ha hecho en tiempo y forma, nuestra secretaría ha cumplido con los compromisos y seguirá haciéndolo mientras se fundamente procesos legales concluidos”, aseveró.

Dijo que los temas legales están en las instancias judiciales y sólo resta el fallo para tomar decisiones, aunque insistió que la toma «es injustificada».

Cabe recordar que las instalaciones administrativas de Educación amanecieron bajo control del Sindicato de Empleados de Servicios Publico de educación (Siespeh) como medida de presión para que los salarios sean cancelados. Algunos de ellos datan desde 2011, según denuncias.

El desembolso no se ha hecho efectivo, aunque hay una orden de pago desde noviembre de 2018, por lo que irrespeta los derechos laborales de los demandantes.