Thursday, Nov 21, 2019
HomePortada (Page 1107)

TEGUCIGALPA, HONDURAS 

La oenegé mexicana Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal aseguró hoy que tanto el Área Metropolitana del Distrito Central y San Pedro Sula no están entre las ciudades más violentas del mundo.

La publicación confirma «que San Pedro Sula y Tegucigalpa ya dejaron de ser las primeras ciudades más violentas del mundo, y coloca a la ciudad del norte en el lugar número 33 y al Distrito Central en el 39».

«Cabe destacar que el Distrito Central se mantuvo entre 2011 hasta 2016 entre las 10 ciudades más violentas del mundo, mientras que en 2018 tuvo una tasa de 43.30 homicidios por cada 100 mil habitantes, un 58% inferior a la tasa máxima alcanzada en 2012 que fue de 102», señaló el organismo con sede en Ciudad de México.

Estas ciudades «superaron este promedio convirtiendo a Honduras en un ejemplo internacional en la lucha contra el crimen común y organizado».

«Estos resultados son parte del arduo trabajo que realizan las máximas autoridades del país y el esfuerzo que ejecuta cada funcionario policial», resaltó.

La oenegé aseguró en su evaluación de que «se mantiene la tendencia a la baja en ciudades de Centroamérica, en particular en Honduras».

Respecto a la segunda ciudad más importante del país, se informó que «fue la ciudad más violenta del mundo por cuatro años consecutivos: de 2011 a 2014. Pero en 2018 la tasa de 46.67 homicidios por cada 100 mil habitantes, es un 75% inferior a la máxima tasa alcanzada en 2013 que fue de 187.14».

«La también hondureña ciudad de Distrito Central o Tegucigalpa, capital del país, se mantuvo entre 2011 y hasta 2016 entre las 10 más violentas del mundo. En 2018 tuvo una tasa de 43.30 homicidios por cada 100 mil habitantes, un 58% inferior a la tasa máxima alcanzada en 2012 que fue de 102».

CARACAS, VENEZUELA

(Spútnik) Habitantes de Caracas repudiaron los numerosos saqueos que se registraron en el estado venezolano de Zulia (oeste) durante el apagón nacional de cinco días y advirtieron que estas conductas solo contribuyen a agravar la crisis que vive este país.

«No debería suceder, estoy en total desacuerdo con eso porque el dueño del comercio no tiene la culpa de que no haya luz o no haya agua, pero son los que pagan; además, eso agrava la escasez y la situación que vivimos», dijo a Spútnik el corredor de seguros Carlos Chirinos, de 60 años y residente de Catia, en el oeste de la capital.

Entre el 11 y 12 de marzo, en medio del apagón, Zulia se convirtió en «tierra de nadie», relataron residentes de ese estado a Sputnik.

La cámara de comercio de Zulia asegura que 350 locales fueron saqueados.

El gobernador Omar Prieto dijo que la ciudad capital, Maracaibo, estaba volviendo a la calma luego de los disturbios.

«Depósitos más grandes de alimentos de la zona industrial, entre otros comercios de la zona norte, fueron saqueados (…) pero no hay hechos que lamentar», dijo Prieto a la prensa.

El funcionario agregó que el Gobierno nacional estaba enviando a Zulia alimentos para paliar la situación.

Estos hechos, aunque estallaron en medio de un malestar social acumulado por la falla constante de electricidad, «representan vandalismo», según habitantes de la capital.

«En el Zulia siempre se va la luz, pero eso no justifica los robos; muchos no se llevaron alimentos, sino ropa, licores, entre otros productos que no son de primera necesidad, yo creo que se aprovecharon de que había una necesidad para robar, los venezolanos no apoyamos eso», dijo a Spútnik Luis Zamora, de 29 años, ayudante de cocina y residente de Cementerio, un sector popular en el oeste de la ciudad.

En Caracas también se reportaron algunos hechos irregulares durante las casi 72 horas que la ciudad estuvo sin luz.

«Por mi casa saquearon una bodega, pero fueron los delincuentes de la zona», indicó Clay Contreras, un latonero de 53 años.

Contreras, residente del barrio hacinado El Mirador, en Petare (este de Caracas), explicó a Spútnik que se encontraba en Altamira (también en el este) intentando conseguir dinero en efectivo para poder ir a trabajar una vez se retomen las actividades.

«No he conseguido retirar efectivo de ningún banco, y gasté lo que tenía en venir hasta acá con mi esposa, el efectivo lo requiero para el pasaje y para comprar gas para cocinar, porque solo lo venden con efectivo», comentó.

En el recorrido que hizo Spútnik, también escuchó a quienes responsabilizaron al Gobierno o a la oposición por este tipo de incidentes.

Para algunos son consecuencia de las malas políticas del presidente Nicolás Maduro, y para otros, de los llamados de la oposición.

Las redes eléctricas venezolanas colapsaron el 7 de marzo tras una avería en la represa hidroeléctrica de Gurí, que abastece el 80% del consumo eléctrico de Venezuela, como consecuencia de un ataque informático al sistema de control automatizado de la central, según el Gobierno.
El apagón afectó los 23 estados del país.

El presidente Nicolás Maduro acusó a EEUU de anunciar y dirigir la guerra eléctrica contra Venezuela.

TEGUCIGALPA, HONDURAS 

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) determinó hoy declarar nula la expulsión de un grupo de diputados del Partido Liberal que ordenó en su momento el jefe de la formación política Luis Zelaya.

El apoderado de los afectados, Juan Carlos Barrientos, confirmó ese extremo e indicó que el ente se basó en normas constitucionales para declarar sin efecto la expulsión que fue ordenada en el último trimestre de 2018.

En consecuencia, los parlamentarios Juan Carlos Elvir, Badder Dip, Karla Medal Aguilar, Christian Josué Hernández, Rubén García, Ricardo Elencoff, Elvin Santos, Carlos Lara Watson, Víctor Sabillón, Norma Edinora Brooks, Gloria Bonilla, Mario Segura, Nery Orlando Reyes, Ronnie McNac, Harry Panting, Luis Fuentes y Juan Pompilio Tejeda.

Sobre la expulsión ordenada por Zelaya, el jurista comentó que “a estos señores ni siquiera fueron citados a una audiencia de descargo, por lo que se les violentó su derecho a la defensa”.

Este hecho supone otro golpe a la cúpula opositora ya que Zelaya ha buscado los mecanismos para allanar el camino hacia un mando absoluto en el liberalismo al enfrentar a la facción de Santos.