HomePortada (Page 4271)

TEGUCIGALPA, HONDURAS 

El actual directivo del Congreso Nacional de Honduras, Denis Castro Bobadilla, mandó una enérgica respuesta a quienes cuestionaron su nominación como miembro de la cúpula provisional juramentada ayer por el secretario de Gobernación, Leonel Ayala.

En una carta enviada este lunes por el legislador, dejó claro que su misión es «no ser un diputado de escritorio», por lo que reveló su agenda a desarrollar en la cámara.

LEA LA CARTA:  

Enterado que estoy que un sector poblacional cuestiona integrarse a una junta directiva del Congreso Nacional es estar de lado de “el lado oscuro de la luna”: Creo que la obsesión obnubilada de odio y de venganza hace que la reflexión esté carente en aquellos escasos de sapiencia y, no comprende que:

Si se es diputado, ¿dónde se conoce la agenda legislativa? en la junta directiva. ¿Dónde se tiene la oportunidad de ayudar a las necesidades poblacionales? ¿Dónde se conocen las fuentes primigenias de los delitos legislativos primariamente?

O no se conoce que es el Poder Legislativo y solo es repetidor de ofensas o como siempre, primacía la ignorancia: común denominador en el ser instinto sin superego.

Reflexione: De todas maneras, no deseo ser un diputado de escritorio y sentado en una curul sin jefatura y reordenar el barco corrupto del país.

Ejemplo para mejor entender: Si usted está en un carro sin chofer que va a un precipicio y puede frenarlo, ¿usted se va al precipicio o lo frena?

Eso es junta directiva. Qué quieren los demás: ser miembros, presidente de la junta directiva; eso no depende de mí. La cámara me elige (lo que me honra).

Debo en representación del PAPH (Partido Alianza Patriótica Hondureña) aceptar orientar, discutir, y replantear el barco podrido legislativo a través de un cargo en junta directiva: acepté el reto.

Vean: En la primera reunión ya planteé: Derogar la Ley de secretos; crear el nuevo Código Procesal Laboral; revisión de Ley de jubilados; revisión de la Ley de tercera edad; aumento a becas a jóvenes estudiantes de medicina; creación de casa de la salud (domicilios), en todos los municipios de Honduras. Decreto de emergencia laboral.

¿Eso, de inmediato? ¿Cuál es el delito, falta a la moral o acto corrupto? Yo no soy responsable que los partidos políticos en conflicto no dialoguen y tengan dividido nuestro país.

Lamento mucho la escasez de conocimiento e información correcta que está causando ofensas y expresiones impropias. Nadie puede derrumbar por comentarios impropios: mi sólida estructura moral, mucho menos los que padecen: trastornos narcisistas de la personalidad.

Es la estructura educativa de los seres humanos que controla el instinto. Revisar teorías psicológicas de la conformación mental del ser humano.

TEGUCIGALPA, HONDURAS 

El Foro Social de la Deuda Externa de Honduras (Fosdeh), alertó que el gobierno ha endeudado a la población con bonos (préstamos) de largo plazo por un monto de 21 mil millones de lempiras.

El organismo explicó que la deuda con los acreedores pasó del 25 al 50 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) o el total de la producción nacional y las alertas podrían activarse en caso que el Ejectivo nacionalista prosiga con esa espiral de contraer créditos.

Por tanto, las cifras oficiales distan de la realidad que proyecta el Fosdeh con relación a la contratación de deuda que ha venido implementando el actual gobierno.

De hecho, el presupuesto general para este 2018 establece que los bonos que se adquieran de las entidades públicas podrá ser negociado sin intermediarios, a fin de obtener más dinero para financiar el gasto corriente.

Por tanto, los documentos o títulos valores serán negociados de acuerdo a la oferta y demanda y su costo variará de acuerdo a las condiciones (ya sean políticas o de otra naturaleza) del momento.

 

En su momento, el subsecretario de Finanzas, Carlos Borjas, admitió que la deuda total de Honduras llegó al 48.5 del PIB, pero aseguró que «está bajo control» y descartó una crisis económica que podría afectar a la nación.

QUITO, ECUADOR

(Spútnik) El presidente ecuatoriano, Lenín Moreno, reconoció que tener asilado a Julian Assange en la embajada de su país en Londres es un problema y una molestia que esperan resolver en el corto plazo a través de la mediación anunciada por su Gobierno días atrás, luego de que la intención de darle estatus diplomático fracasara.

El mandatario aceptó que la entrega de la nacionalidad al fundador de WikiLeaks estuvo ligada a la «posibilidad de que con un rango diplomático a lo mejor se le permitiese salir y que nos libremos definitivamente del problema [lo que] hubiera sido un buen resultado», dijo en una entrevista televisada a nivel nacional.

El 11 de enero pasado, la canciller ecuatoriana, María Fernanda Espinosa, confirmó que la naturalización de Assange se concretó el 12 de diciembre de 2017 y que días después el Gobierno pidió a Inglaterra su aprobación para que el exhacker sea considerado funcionario diplomático, un requerimiento que fue inmediatamente rechazado.

En ese momento, la funcionaria afirmó que la decisión de nacionalizar al periodista australiano se concretó únicamente como una alternativa para brindarle «más protección»; sin embargo, el presidente lo desmintió al asegurar que sí fue una estrategia para que Assange pudiera abandonar la sede diplomática.

«Cuando lo le pedí a la señora canciller que encuentre una forma de solucionar el problema que tenemos en Gran Bretaña, la dejé en libertad para que tome a mejor opción y esa opción la tomó la señora canciller y nos ha dado todas las explicaciones, inclusive de los requisitos para obtener la nacionalidad, que [Assange] los cumplía», advirtió Moreno, al tiempo de indicar que «lastimosamente las cosas no siempre resultan como Cancillería ha planificado y en este momento el problema sigue latente».

Asimismo, el jefe de Estado insistió en que la situación del ciberactivista «es un problema que heredamos» del Gobierno de su antecesor Rafael Correa y apuntó que ha estado «permanentemente reclamando al señor Assange» para que se ajuste «a las normas de un asilo» por lo que «firmó en el último mes un acuerdo de que no va a volver a intervenir en la política ecuatoriana ni en la política de otro país».

Por ahora, el presidente confía en que la nueva estrategia del Ministerio de Relaciones Exteriores funcione, pues está solicitando «la mediación de gente importante y esperamos tener a corto plazo un resultado positivo de este tema que nos causa más de una molestia».

El periodista australiano se refugió en la sede ecuatoriana en junio de 2012 tras perder todas las apelaciones contra la extradición que Reino Unido se aprestaba a cumplir, accediendo al pedido de la fiscalía sueca que lo requería para juzgarlo por presuntos delitos sexuales.

El ciberactivista rechazaba su extradición alegando que Suecia lo entregaría a EEUU, donde podría enfrentar la pena capital por haber publicado miles de documentos filtrados que eran secreto de Estado.

En mayo de 2017 Suecia anunció el archivo de la última investigación que tenía pendiente contra Assange.

El exhacker es requerido por EEUU a raíz de las filtraciones de documentos confidenciales de ese país, realizadas por WikiLeaks.

En Ecuador, solo 16,4 por ciento de ciudadanos aprueba que el Gobierno haya nacionalizado a Assange, según una reciente encuesta Cedatos.

Confidencial HN