Chapo Guzmán regaló lujoso carro a exfuncionario de la Policía de Honduras

TEGUCIGALPA, HONDURAS 

Los nexos del ahora reo y todopoderoso capo mexicano Joaquín el Chapo Guzmán con altos mandos e intermedios de la Policía Nacional de Honduras se mantuvieron con bajo perfil a fin de evitar escándalos o investigaciones que pusieran en evidencia la colusión de la fuerza pública con el narcotráfico y criminalidad organizada.

Para que Guzmán, recluido en un centro de detención federal de Nueva York, pudiera venir de ‘vacaciones’ al país y se le permitiera trasegar narcóticos, en colaboración con cárteles locales, recurrió a ostentosos regalos para algunos oficiales, entre ellos, carros de lujo a fin de no ser sorprendido por otras agrupaciones criminales.

Este periódico descubrió que el automotor, un Chevrolet Silverado –que cuenta con blindaje que soporta disparos provenientes de fusiles de grueso calibre-,  en el estacionamiento de la alcaldía de San Pedro Sula y cuyo dueño estaría vinculado al actual edil Armando Calidonio. 

Radio Globo reveló en 2016 que este automotor fue ingresado en 2005 a Honduras mediante artimañas a través de una aduana inexistente. Según datos proporcionados en aquella ocasión, este vehículo fue obsequiado a un alto oficial que dirigió la Dirección Nacional de Servicios Especiales de Investigación (DNSEI), identificado como Lázaro Freddy Lagos, y contó con la colaboración de varios agentes de la escala básica para movilizarlo.

Para que el Silverado pudiera circular con libertad y sin levantar sospechas, se utilizaron permisos provisionales de la extinta Dirección Ejecutiva de Ingresos, favoreciendo al alto funcionario que tuvo fuertes vínculos con el Partido Nacional entre 2002 y 2006.

Las conexiones políticas le permitieron tener estabilidad y ascensos dentro del cuerpo armado hasta que fue echado por la junta depuradora a mediados de 2016. Tambíen se vieron beneficiados los otros oficiales aunque también fueron separados de sus cargos durante el contexto de la megapurga.

La autorización para el ingreso del lujoso blindado -el cual fue modificado en México- provino de altas autoridades; también se descubrió que en su interior una incuantificable cantidad de dólares y su destino fue las instalaciones de la Secretaría de Seguridad.

Tal hallazgo ocurrió cuando especialistas antibombas realizaron una inspección al vehículo para determinar si el mismo portaba explosivos, de acuerdo a investigaciones.

En un momento se frustró el intento del ingreso de la unidad porque los pretendientes aspiraban a ingresarla sin el pago de impuestos. Empleados de confianza de Guzmán fueron los responsables de llevar el carro desde el estado mexicano de Yucatán hasta la aduana de El Florido, en Copán, revelan datos que logró recabar Radio Globo. 

En 2013, el exjefe policial Ramón Sabillón envió el expediente respecto al caso a su superior Juan Carlos Bonilla para que tomara medidas en torno al presunto ilícito.

A la fecha, todo quedó en silencio, pues la documentación tuvo que ser consignada al Tribunal Superior de Cuentas (TSC) para las respectivas investigaciones que pudieran derivar en una acusación penal formulada por el Ministerio Público.

El Chapo durante sus años de gloria como el mayor narcotraficante del mundo, se dedicó a comprar voluntades mediante fuertes sumas de dinero y vehículos de lujo a funcionarios, fiscales, jefes policiales y militares y le permitió crear amplias zonas por donde trasegó toneladas de cocaína y alcaloides, cuyo mercado final era EE.UU. y algunos países de Europa.

De hecho, el ahora reo logró establecer una nutrida red de transportistas conformadas por capos locales, quienes se dedicaron a mover estupefacientes con la aquiescencia de las autoridades, en particular, policiales y militares.

Related

JOIN THE DISCUSSION