Estás aquí
Inicio > Nacional > CIDH cuestiona reelección de fiscal general Óscar Chinchilla

CIDH cuestiona reelección de fiscal general Óscar Chinchilla

TEGUCIGALPA, HONDURAS

El cuestionamiento de la reelección del fiscal general Óscar Chinchilla y el reconocimiento de la muerte de unas 22 personas durante la crisis poselectoral, fueron las novedades que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) mencionó mientras volvía a aplazar al Estado de Honduras tras culminar su visita in loco.

“En relación con la institucionalidad democrática y el Estado de Derecho, persisten serios desafíos.  La situación de impunidad estructural y la corrupción han erosionado la confianza en las instituciones públicas”, expresó el vocero de la CIDH Joel Hernández.

En ese sentido articuló que el reciente proceso donde se ratificó el continuismo de Chinchilla,  mostró la debilidad de la normativa y la necesidad de regular la misma, asimismo resultó preocupante la falta de equilibrio entre los poderes públicos que permitan el óptimo funcionamiento del Estado de Derecho.

“La desigualdad y falta de desarrollo para algunas poblaciones está enraizado en un sistema que beneficia a una élite minoritaria, la cual tiene relaciones con altas esferas de poder político y privado. En este contexto, se presenta una desigualdad estructural que afecta de manera desproporcionada a grupos en situación de vulnerabilidad”, relató

Respecto del conflicto postelectoral, en sus observaciones preliminares Hernández mencionó que
“la percepción pública sobre la falta de legitimidad de las elecciones”, generó protestas que fueron reprimidas con un uso indiscriminado y desproporcionado de la fuerza.

“En la represión también participaron las fuerzas armadas, en contradicción con los estándares interamericanos en la materia. En un sistema democrático es fundamental la separación clara y precisa entre la seguridad interior como función de la policía y la defensa nacional como función de las fuerzas armadas”, amplió.

Por tanto en su visita la CIDH reconoció que la repuesta estatal hacia las manifestaciones provocó   que “por lo menos 22 personas” fueran asesinadas; cientos de personas heridas, incluidos agentes de las fuerzas de seguridad; y más de mil personas fueron detenidas y muchas de ellas denunciaron malos tratos durante la captura y posterior privación de libertad.

Deja una respuesta

Top