Estás aquí
Inicio > Editorial > Opinion > Cifras maquilladas del gobierno “cachureco”

Cifras maquilladas del gobierno “cachureco”

Por : Juan Alfaro Posadas

Todos sabemos que el gobierno “cachureco” mantiene un marcado desprecio por el pueblo hondureño, siendo la más clara evidencia, la pésima forma en que maneja la pandemia del coronavirus.

Desde que se dieron los primeros casos de la Covid-19, en marzo de 2020, ha habido de todo: desde alta corrupción con la compra de los hospitales móviles basura, hasta la instalación de los triajes, como una forma de seguir drenando los fondos públicos.

Asimismo, la compra sobrevalorada de ventiladores mecánicos, pérdida de insumos de bioseguridad, negligencia, engaño, incapacidad, indiferencia y carencia de sensibilidad humana.

Honduras es el país que va más atrasado – a nivel de Centroamérica -, en el proceso de vacunación. Siempre somos los últimos en todas las actividades de la vida cotidiana, a excepción del robo público, el tráfico de drogas y la negociación con las influencias.

Da coraje, tristeza e indignación, que a estas alturas de la pandemia, la Secretaría de Salud nos venga con el cuento que hasta el jueves anterior, se habían aplicado 2 millones 108 mil 280 dosis de vacunas anti Covid-19, equivalentes a 22.27 por ciento de la población.

Los datos oficiales de la Secretaría de Salud indican que del total de vacunas aplicadas, 1 millón 811 mil 780 corresponden a la primera inoculación, que representa un 19.14 por ciento, y 296 mil 500 en segunda dosis, que representa un 3.13 por ciento a nivel nacional.

Como vemos, los nacionalistas son expertos en maquillar cifras, en latrocinio y en la falacia permanente. Siempre buscan manipular el pensamiento de las personas, de limitada educación, para cristalizar sus objetivos malévolos y maquiavélicos.

Menos mal, que en el caso particular de la pandemia – que lleva dieciséis meses -, no nos dan atol con el dedo, porque como dice un viejo refrán popular: “hemos pasado las del perro”.

Aunque la Constitución de la República, en vigor, reza en algunos de sus artículos, que es deber del Estado darle prioridad a la salud de los habitantes, el régimen de Juan Orlando Hernández Alvarado (JOHA), ha preferido que las personas más vulnerables y el personal de salud, perezcan tras el contagio del virus.

Aunque se hayan presupuestado los recursos para contrarrestar los efectos de la pandemia, nunca se pensó en comprar a tiempo las vacunas necesarias para inmunizar a la población, tal y como se hizo en El Salvador.

Mientras los distintos sectores sociales exigían el fármaco, el gobierno tramaba el saqueo de los abultados recursos – superiores al total del presupuesto destinado por el resto de países de la subregión-, para enfrentar el avance del virus.

Así las cosas, hoy pretenden convencernos que el régimen de JOHA sí se ha preocupado por hacerle frente a la pandemia, y que la campaña de vacunación en primera y segunda dosis ha sido exitosa y oportuna.

Todos sabemos que las cosas no son así, y precisamente es culpa de la administración cachureca, la mayor parte de muertes y contagios por el virus.

Se habla de aproximadamente siete mil decesos, a causa de la Covid-19 hasta el momento, pero en la práctica, el número de víctimas se eleva a unos quince mil.

El cinismo e hipocresía de JOHA y sus más cercanos colaboradores es tan grande, que hasta campaña política hace con la pandemia, irrespetando la memoria de las víctimas, y el dolor de las numerosas familias hondureñas.

Empero, el domingo 28 de noviembre próximo se celebrará la farsa electoral, fecha propicia para que la ciudadanía castigue con su voto a los corruptos, incapaces, insensibles y mentirosos candidatos cachurecos.

Ustedes, amigos lectores, tienen el arma cívica del voto, y el poder de decidir. En consecuencia, hagan historia ignorando las aspiraciones de los candidatos del partido de gobierno. ¡Que así sea por la patria y nuestro bienestar..!

Top