Estás aquí
Inicio > Editorial > Opinion > Círculo de “amigos” y caminos se le cierran a JOHA

Círculo de “amigos” y caminos se le cierran a JOHA

Por :Juan Alfaro Posadas 

La cuenta regresiva para Juan Orlando Hernández Alvarado (JOHA) ha comenzado, y cada día que transcurre se le cierran los caminos y su círculo de “amigos”.
El rosario de actos de corrupción, delitos de lesa humanidad y sus vínculos con el narcotráfico, lo condenan al suicidio, a la fuga o a la entrega ante la Corte Federal de Distrito de Manhattan, Estados Unidos.
Como se sabe, desde el lunes anterior desfilan los testigos contra el presunto narco Geovanny Fuentes Ramírez, y en ese juicio se menciona a JOHA con insistencia, delatándolo sobre el papel que ha jugado en el brillante negocio de las drogas, a lo largo de los últimos doce años.
El pasado martes la congresista guatemalteca, Norma Torres – demostrando indignación por las atrocidades cometidas por JOHA en contra de Honduras y su pueblo -, le lanzó duras palabras en su cuenta de Twitter.
“Juan Orlando Hernández Alvarado, guarde su cocaína y sus mentiras sobre la lucha contra la corrupción en la que se revuelca, para alguien lo suficientemente tonto, como para creerles”, escribió la representante.
El mismo martes, dijo un fiscal estadounidense que Hernández Alvarado protegió a los narcotraficantes durante años, incluso poniendo a su disposición a las fuerzas de seguridad y las fuerzas del orden de la nación, para ayudarlos a inundar Estados Unidos con cocaína.
“Esta es la razón por la que reduje la asistencia y el equipamiento militar para el narco Estado hondureño y su jefe del cártel, durante dos años seguidos”, agregó Torres.
Como se sabe, Fuentes Ramírez “distribuyó cantidades masivas de cocaína a los Estados Unidos”, un negocio que se habilitó a través de sus conexiones “con el poder policial, militar y político en Honduras: alcaldes, congresistas, generales militares y jefes de policía, incluso el actual presidente de Honduras”, dijo un fiscal en la apertura del juicio.
Los registros judiciales describen conversaciones entre el señor Hernández Alvarado y el señor Fuentes Ramírez, en las que el presidente le dice al traficante acusado que no se preocupe por el arresto, la extradición o el largo alcance de la Administración de Control de Drogas de los Estados Unidos.
Según los fiscales, Hernández Alvarado le dijo a Fuentes Ramírez que su lucha contra el narcotráfico era un engaño y que planea deshacerse de la política de extradición y anegar a Estados Unidos con cocaína.
El jefe de los Cachiros, Devis Leonel Rivera Maradiaga, aseguró este jueves que entregó 250 mil dólares a JOHA a través de su hermana Hilda y otro millón de dólares, distribuido en partes iguales entre el entonces mandatario, José Manuel Zelaya Rosales en 2006, a cambio del nombramiento de un secretario de Seguridad, y Ricardo Alvarez Arias en 2012, cuando aspiraba a la vicepresidencia (designado presidencial) , para evitar la extradición. Según el cachiro, ninguno de los dos le cumplió la promesa.
Como vemos, la clase politiquera hondureña ha hecho pactos con las mafias del narcotráfico, y ello ha convertido a Honduras en un narco Estado, que nos mantiene inmersos en el más profundo desprestigio mundial.
Obviamente, quien más ha dañado la imagen de la nación en todas las actividades de la vida diaria, es Juan Orlando Hernández Alvarado, y más temprano que tarde, tendrá que pagar sus fechorías, para limpiar el nombre de nuestra querida patria.

Top