Estás aquí
Inicio > Editorial > Opinion > Con silencio miembros del CNE evidencian incapacidad o apañan fraude..!

Con silencio miembros del CNE evidencian incapacidad o apañan fraude..!

Por: Juan Alfaro Posadas

Con su silencio manifiesto, los miembros del Consejo Nacional Electoral (CNE) evidencian incapacidad, negligencia, irresponsabilidad o confabulación con los autores del monstruoso fraude, practicado en los comicios del domingo anterior.

Los integrantes del CNE se han burlado de la dignidad de los votantes y desacreditado, por completo, a la democracia electoral burguesa.

Cómo es posible que con tanta tecnología, a más de 45 horas de celebradas las elecciones, aún no hayan brindado un resultado preliminar? Qué está pasando en ese organismo electoral? En qué nos ha beneficiado a los hondureños que el Partido Libertad y Refundación (LIBRE) forme parte de ese ente electoral?

En realidad, que todos han decepcionado a la ciudadanía y, en consecuencia, son una vergüenza nacional..!

A ello, también se suma la incapacidad e irresponsabilidad de los comisionados del Registro Nacional de las Personas (RNP), responsables de la emisión del nuevo Censo Nacional Electoral y de la tarjeta de Identidad.

Este ha sido desde el inicio, un proceso electoral viciado, porque a miles de hondureños se les permitió votar con ambos censos; en muchísimas urnas de LIBRE y del Partido Liberal no había cuadernillos; en otros casos, los custodios o representantes de Mesas Electorales no permitieron que centenares de ciudadanos ejercieran su derecho al voto.

Asimismo, en una indeterminada cantidad de urnas se permitió que aspirantes a diputado (a), de LIBRE, Liberales y nacionalistas inflasen las urnas con más de quinientos votos, por la desesperación de resultar electos.

Es un marcado desastre electoral, quizá sin precedentes en la historia de Honduras, lo cual desprestigia la política y a quienes la practican. Por esas actuaciones amañadas, innumerables ciudadanos (as) ya no quieren acudir a las urnas, pues creen que todos los que aspiran a un cargo de elección popular son cortados con la misma tijera, como se dice popularmente.

En conclusión, en estas elecciones primarias ganaron los corruptos y los narcotraficantes, enquistados en el poder. Los perdedores, como siempre, somos los hondureños honestos y el país, cuya imagen internacional está por los suelos.

Precisamente, por la negligencia, incapacidad y abulia de quienes conforman el CNE, muchos politiqueros se han proclamado triunfadores con los resultados a boca de urna, tabulados por firmas encuestadoras nacionales y extranjeras.

El CNEE, con su silencio ha estimulado la especulación, el fraude, la crisis electoral y el interés particular de Juan Orlando Hernández Alvarado, de seguir en el poder, detrás del supuesto triunfador cachureco, Nasry Asfura Zablat.

En el caso del ex convicto pre candidato presidencial liberal, Yani Rosenthal Hidalgo, éste se ha declarado triunfador, atropellando al otro cercano contendiente, Luis Zelaya Medrano, que también afirma que obtuvo la mayor cantidad de sufragios en la papeleta para la primera magistratura de la nación.

Mientras tanto, el CNE continúa en silencio, acentuando aún más la crisis política de la nación.

Si esto ocurre en los comicios primarios, ya nos imaginamos lo que se registrará en las elecciones generales del domingo 28 de noviembre de este año, bajo la responsabilidad de consejeros incapaces, irresponsables, negligentes, abúlicos y mediocres.

Top