Estás aquí
Inicio > Editorial > Opinion > Conformación de amplia alianza para derrotar a la narco dictadura

Conformación de amplia alianza para derrotar a la narco dictadura

Por : Juan Alfaro Posadas

El ex presidencialista por el partido Libertad y Refundación (LIBRE), Nelson Ávila, envió el sábado anterior su quinta y última carta a los “líderes” de la oposición, conminándolos a que se unan en un bloque común para derrotar a la narco dictadura cachureca en los comicios del domingo 28 de noviembre próximo.

Ávila manifiesta en su carta que “si actuamos con sabiduría, una de las partes de la oposición podría vencer al Narco Estado, aún en la COMPLEJIDAD, por no haber constituido la amplia alianza para VENCERLO y transformar Honduras”.

El ex aspirante presidencial remitió la misiva a Iris Xiomara Castro Sarmiento, candidata presidencial por LIBRE; Salvador César Alejandro Nasralla Salum, de la Unión Nacional Opositora de Honduras (UNOH); Milton Ávila Benítez, presidencial independiente; Santos Orlando Rodríguez Orellana, presidencialista independiente; y José Manuel Zelaya Rosales, coordinador general del partido LIBRE.

El máximo dirigente del Movimiento 5 de Julio de LIBRE expresa en la parte medular de su misiva que “dado que ustedes (los destinatarios) no crearon una Amplia Alianza Opositora de derecho y de hecho – nuestra propuesta política en meses previos -, reitero que sí es posible en un futuro inmediato y hasta octubre , el realizar alianzas de hecho y parciales de derecho, por sustituciones de candidaturas en los tres niveles”.

Les advierte que su propuesta “es esencial para triunfar frente al narco Estado, sea con su candidato actual o con los intentos del usurpador (Juan Orlando Hernández Alvarado), de pretender efectuar una segunda reelección inconstitucional”.

Asimismo, el economista Ávila subraya que “cualesquiera de las partes que triunfe será legal, pero ilegítimo. En consecuencia, Honduras funcionaría con un gobierno de poder frágil, afectando el nivel de eficacia del Estado y se operaría con alta conflictividad”.

El ex aspirante a dirigir los destinos del país, también destaca en su comunicación escrita que “sin duda, el escenario actual de oposición dividida, por causas multifactoriales que son de su pleno conocimiento, crea incertidumbre entre triunfar o perder”.

“Es posible ganar, tanto una de las partes opositoras como el mismo narco Estado, con una diferencia modesta, producto de un cuasi empate técnico aproximado a 28 %, entre mi partido LIBRE, UNOH y el narco Estado”, expresa el político en otro de los apartes de su quinta y última carta pública, dirigida a quienes desde la oposición, pretenden ganar la Presidencia de la República, cada quien desde su trinchera.

El economista Ávila también destaca que el escenario de continuidad del narco Estado sería imperdonable y la posteridad hará justicia contra quienes no se aliaron por “hacer prevalecer interés partidario, interés personal, temor, corrupción y perversión sobre el interés de la nación”.

Más adelante, señala que en lo inmediato – aunque se fue incapaz en unirse desde ahora para derrotar al narco Estado -, “deberíamos unirnos operacionalmente para desmontar el fraude”.

Por último, el ex aspirante a la Presidencia de la República advierte que “es probable que ocurran masacres, como las post electorales de noviembre de 2017, si el usurpador pretende imponer una segunda reelección, manipulación o fraude electoral, represión, etc”.

Ávila, nos recalca que el futuro de Honduras está en juego, y le damos toda la razón, tomando en cuenta la situación que vivimos, agravada desde hace doce años, cuando los nacionalistas “vía fraude”, tomaron por asalto los destinos de la Patria.

Obviamente, que esta situación podemos revertirla si existe voluntad política de parte de los “líderes” a quienes Nelson Ávila les envió la carta, exponiéndoles la crisis política, económica, social y cultural en que nos debatimos, y que podría agravarse.

Así que los que tienen en sus manos la decisión de cambiarla radicalmente – deponiendo sus caprichos e intereses personales o de grupo -, son: Xiomara Castro, Salvador Nasralla, Milton Benítez, Santos Rodríguez Orellana y Manuel “Mel” Zelaya Rosales.

De lo contrario, será el pueblo y la historia quienes los señalarán con nombres y apellidos y les deducirán responsabilidades.

Si esas personas no acatan las recomendaciones y se mantienen en sus torcidas posiciones, pasarán al museo de la historia, como traidores, y quedarán carbonizados políticamente.

Top