Estás aquí
Inicio > Nacional > Corrupción al más alto nivel en régimen cachureco de “JOHA”

Corrupción al más alto nivel en régimen cachureco de “JOHA”

Por: Juan Alfaro Posadas

El régimen nacionalista de Juan Orlando Hernández Alvarado (JOHA) se lleva el “primer lugar en corrupción” a lo largo de la triste y negra historia de Honduras, que puede escribirse en una lágrima, como lo dijo Rafael Heliodoro Valle.

Solamente en los meses de la pandemia, durante 2020, los corruptos de la administración de Hernández Alvarado se alzaron con un botín de 3 mil millones de dólares (unos 73 mil millones de lempiras), según lo denunció ayer desde Estados Unidos el compatriota Ricardo Zúniga, quien es funcionario del gobierno del Presidente Joe Biden.

Pongámonos a pensar cuántas carreteras se pudiesen haber reparado con esos fondos, cuántas escuelas y hospitales hubiésemos construido, cuántas vacunas anti Covid-19 podríamos haber comprado, etc., etc.

Y si enumeramos todos los actos de corrupción, solamente del régimen de JOHA, como el saqueo de 7 mil 300 millones de lempiras del Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS), los 48 millones de dólares de los hospitales móviles (basura), y otros casos bochornosos, no terminaríamos hoy de escribir este comentario.

Solamente en el reciente “tours” que JOHA, su mujer, Ana García Carías, y más de ochenta personas se dieron por Alemania, Israel y España, con recursos públicos, se derrocharon más de 10 millones de lempiras, según el Foro Social de la Deuda Externa de Honduras (FOSDEH).

Como siempre, la denuncia tenía que hacerse desde el propio coloso del norte, para que los hondureños honestos nos enterásemos de la misma, ya que en el país no funciona el Ministerio Público ni el Tribunal Superior de Cuentas (TSC), más conocido popularmente como de “cuentos”.

Esas instituciones, prácticamente son elefantes blancos, que no cumplen con el papel que les asigna la Constitución de la República y su respectiva norma jurídica.

Existen únicamente para emplear al clientelismo político del partido de gobierno, Liberal y de Libertad y Refundación (LIBRE), pero al resto de la población no le son de ninguna utilidad.

Pero, también, Estados Unidos tiene doble discurso o moral porque da capacitación a los funcionarios de esa institución y respalda al régimen usurpador y corrupto de JOHA.

Si la unión americana actuase transparentemente, en beneficio de los intereses de Honduras y del pueblo, desde hace mucho tiempo le hubiese cortado todo tipo de ayuda, y en coordinación con los grupos fácticos, apartarlo del poder y extraditarlo, para enjuiciarlo por sus vínculos con el narcotráfico.

En resumidas cuentas, sólo los ciudadanos de Honduras, como soberanos, podemos limpiar la casa, construir nuestro destino e historia, sin esperar que nadie desde afuera venga a solucionarnos los problemas seculares, agravados en los últimos doce años.

Sin embargo, para eso tenemos que tomar conciencia y actuar desde las calles, si es posible, exigiendo cárcel para la pandilla de malvivientes que ha asaltado el poder de la nación.

Una opción inmediata que tenemos, sin disparar ni un tan sólo proyectil, es castigar a los politiqueros corruptos, en las próximas elecciones generales de noviembre.

Si el soberano sigue desperdiciando su voto, favoreciendo a los malvivientes que operan a sus anchas desde el poder, nos terminaremos de hundir, perderemos nuestro país, nuestras vidas, y nuestros hijos, nietos, biznietos y tataranietos vagarán por el mundo como parias, sin Patria.

¡Reflexionemos ahorita, porque la decisión está en nuestras manos. Mañana podría ser demasiado tarde. Que así sea..!

Top