Estás aquí
Inicio > Internacional > Crece la evidencia de que personas vacunadas pueden propagar la variante delta con facilidad

Crece la evidencia de que personas vacunadas pueden propagar la variante delta con facilidad

Un estudio preliminar ha demostrado que la variante delta es capaz de crecer en las narices de las personas vacunadas en el mismo grado que si no estuvieran vacunadas: el virus que crece es tan infeccioso como el de las personas no vacunadas, lo que significa que las personas vacunadas pueden transmitir el virus e infectar a otros.

Estudios anteriores realizados en hospitales de la India, Provincetown (Massachusetts) y Finlandia también han demostrado que, tras las infecciones por la vacuna delta, puede haber altos niveles de virus en la nariz de las personas, estén o no vacunadas. El siguiente paso lógico era determinar si las personas vacunadas podían eliminar el virus infeccioso. Muchos expertos sospechaban que lo hacían, pero hasta este estudio no se había demostrado en el laboratorio.

«Somos los primeros en demostrar, hasta donde yo sé, que se puede cultivar el virus infeccioso a partir de los infectados totalmente vacunados», dice Kasen Riemersma, virólogo de la Universidad de Wisconsin que es uno de los autores del estudio.

«Delta se abre paso con mayor preferencia en comparación con las variantes que no son delta» porque es extremadamente infecciosa y evade la respuesta inmune, dice Ravindra Gupta, microbiólogo de la Universidad de Cambridge. De hecho, su laboratorio fue uno de los primeros en documentar que los trabajadores sanitarios totalmente vacunados podían infectarse con Delta y tenían altos niveles de virus en la nariz.

Si el hallazgo del estudio de Wisconsin se mantiene, entonces las personas que se contagian a pesar de estar con pauta completa de la vacuna («por irrupción”), muchas de las cuales no desarrollan síntomas de COVID, pueden propagar el virus sin saberlo. «Es un hallazgo alarmante», explica Katarina Grande, supervisora de salud pública que dirigió el estudio.

Lo que preocupa a Eric Topol, fundador y director del Scripps Research Translational Institute, es que los individuos totalmente vacunados que están infectados con la variante delta pueden transmitir el virus y esto puede ocurrir a una tasa más alta que las cepas anteriores en los días previos a los síntomas, o en ausencia de ellos. «Por eso son importantes las máscaras y las medidas de distanciamiento, incluso para las personas [que están] vacunadas», afirma.

¿Cómo saber si el virus sigue siendo infeccioso?

Para detectar el SARS-CoV-2, los científicos emplearon una medida llamada ciclo umbral (Ct) que utiliza una pintura brillantea para revelar la cantidad de ARN viral en la nariz.

«El virus del SARS-CoV-2 infecta la nariz y las vías respiratorias superiores. Es muy difícil conseguir un nivel muy alto de anticuerpos durante largos periodos de tiempo en esa zona. El sistema inmunológico no está realmente diseñado para poner niveles altos de anticuerpos en esos sitios», afirma Gupta.

Así, los valores de Ct se correlacionan con la carga viral, que es el número de partículas virales presentes en el organismo. Cuando la cantidad de virus supera un determinado umbral, los investigadores esperan que una persona infectada expulse el SRAS-CoV-2 y pueda infectar a otros.

El estudio de Wisconsin analizó los hisopos nasales de 719 casos de personas no vacunadas y totalmente vacunadas que habían dado positivo en las pruebas y descubrió que el 68% de los pacientes estudiados que habían dado positivo tenían una carga viral muy alta. Una carga viral elevada es un signo de que el virus se está replicando, afirma Gupta.

Para descubrir si los hisopos nasales tenían virus infecciosos, los investigadores de Wisconsin cultivaron el virus de 55 muestras de pacientes (tanto de personas vacunadas como no vacunadas que dieron positivo) en células especiales propensas a la infección por el SARS-CoV-2. El equipo detectó el virus infeccioso en casi todos: en el 88% de los individuos no vacunados y en el 95% de los vacunados.

Top