Estás aquí
Inicio > Editorial > Opinion > Crece nivel de conciencia ciudadana en contra de las ZEDE

Crece nivel de conciencia ciudadana en contra de las ZEDE

Por: Juan Alfaro Posadas

Aunque Juan Orlando Hernández Alvarado asegure que el caso de las ZEDE es “cosa juzgada”, quienes tienen la última palabra al respecto son los ciudadanos, porque en ellos “reside la soberanía”, según la Constitución de la República.

El señor Hernández Alvarado no tiene ni un ápice de autoridad ética y moral para hacer tal aseveración, e incluso manifestar que los cuestionamientos que se hacen en contra de las Zonas Económicas de “Empleo” y “Desarrollo” se producen en un “momento político-electoral”.

Hernández Alvarado argumentó que dos plenos de la Corte Suprema de “Justicia” (CSJ) aprobaron el funcionamiento de dichos proyectos, pero no nos olvidemos que ese alto tribunal no responde a los intereses de la República, sino a los de JOHA y su pandilla.

Esas ciudades-Estado o enclaves, obviamente que servirán como refugio de delincuentes lavadores de activos, producto de la corrupción gubernamental y del narcotráfico.

El ciudadano que ocupa la titularidad del Poder Ejecutivo, al margen de la Carta Magna, aseguró que cada ZEDE generará tres mil empleos, con “excelentes remuneraciones”, seguros de salud y previsión social.

Como Hernández Alvarado es un demagogo y mitómano, nadie le cree cada palabra que brota de sus labios. El pueblo ya está curtido de tanta falacia que pronuncia, cada vez que habla. Todos sabemos que sus palabras significan mentiras, mentiras y más mentiras.

Para comenzar, no puede asegurar que en esos proyectos de muerte se empleará a tres mil compatriotas, porque ahí hablarán otros idiomas y se necesitará de personal calificado y con grado académico superior.

Además, esas ZEDE contarán con su propia legislación y autonomía, porque serán un Estado dentro del Estado hondureño. En otras palabras, no se respetarán los derechos laborales de los compatriotas. A ellos los tratarán como esclavos en su propio país, en el siglo XXI y en el nuevo milenio.

No es cierto, tampoco, que los trabajadores disfrutarán de “seguros de salud” y “previsión social”.

Al respecto, el alcalde de La Ceiba, Atlántida, Jerry Sabio, advirtió que podrían programarse movilizaciones de personas desde ese municipio hacia Tegucigalpa para protestar enérgicamente contra la instalación de las Zonas de “Empleo” y “Desarrollo” Económico (ZEDE), por inconstitucionales, segregacionistas y violar la autonomía de los gobiernos locales.

Sabio está consciente que “la soberanía municipal no se debe trastocar”, otorgando las tierras ejidales para la operación de las ZEDE, solamente porque se le ocurra a un grupo de politiqueros que han asaltado el poder de la nación.

Aseguró que se ha integrado una comisión para evitar que se repita lo de hace unas semanas, cuando grupos de choque afines al régimen nacionalista, evitaron el desarrollo de un cabildo abierto para tratar el tema de las ZEDE.

En conclusión, los diputados al Congreso Nacional, como “representantes” de los ciudadanos, están obligados a derogar la Ley de las ZEDE, porque ese es un clamor popular, y los intereses de los politiqueros cachurecos en tal sentido, pasarán al basurero de la historia.

La última alternativa del pueblo es acatar el artículo 3 de la Constitución que da el derecho a la insurrección, cuando un régimen como el presente, atropella la soberanía e integridad territorial.

Asimismo, la ciudadanía debe negar el voto a los nacionalistas en las próximas elecciones del 28 de noviembre, porque han perdido el derecho a gobernar la nación, ante tanto saqueo, y por sus estrechos vínculos con el narcotráfico internacional.

¡Estos “cachos” no tienen ni una pizca de dignidad, ética y moral, para continuar en el poder..!

Top