Estás aquí
Inicio > Nacional > Cuatro millones de personas sufren por hambre en Honduras

Cuatro millones de personas sufren por hambre en Honduras

TEGUCIGALPA, HONDURAS.

Por: Juan Alfaro Posadas

Al menos cuatro millones de personas en Honduras sufren por hambre, debido a la pandemia de la Covid-19 y los efectos de las tormentas tropicales “Eta” e “Iota”, que golpearon la zona noroccidental del país a finales de 2020.

La denuncia la hizo  el miércoles anterior el representante de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), en el país centroamericano, Dennis Latimer, en entrevista con la agencia EFE de España.

Sin lugar a dudas que otra de las causas para que esos millones de compatriotas padezcan hambruna, es la corrupción desmedida de los gobiernos “cachurecos” de los últimos doce años.

Después del embate  de esas tormentas tropicales se aprobaron decenas de miles de millones de dólares para atender a los damnificados, reparar la infraestructura y rehabilitar sus cultivos, pero los desembolsos nunca llegaron a los necesitados, sino que tomaron rumbos equivocados, como ya es normal en Honduras.

Esta noticia en una administración digna, patriota, honesta y responsable caería como un balde de agua fría sobre las espaldas, y nos cubriría de vergüenza, pero del régimen de Juan Orlando Hernández Alvarado (JOHA) no se puede esperar más que indiferencia y desprecio hacia el pueblo hondureño.

La situación se podría volver dramática durante este año, tomando en cuenta que en muchas zonas del país no ha llovido, y se perderían los cultivos de granos básicos, hortalizas y otros rubros de la agricultura y ganadería.

“Los pronósticos para Honduras nos arrojan que casi un millón de personas adicionales a los que estaban antes de la pandemia (están) en un grado de inseguridad alimentaria”, subrayó el diplomático de la FAO.

Latimer dijo que antes de la crisis por el coronavirus SARS-CoV-2, causante de la Covid-19, que ha “empeorado” la economía del mundo, alrededor de 2 millones 900 mil personas en Honduras estaban en una crisis de inseguridad alimentaria.

“Casi el 33 por ciento de la población hondureña está en algún grado de inseguridad alimentaria, ya sea grave o moderada, es decir, aquella familia que tiene que disminuir el monto de alimentos que consume o dejar de comer un tiempo para hacer rendir los alimentos”, señaló el diplomático-

Indicó que la pandemia ha creado “ciertas incertidumbres en todos los aspectos, no solo en el de seguridad alimentaria, sino también en el aspecto económico, salud, social”.

Según la empresa privada de Honduras, ocho de cada diez hondureños tienen problemas de ingresos, por lo que viven en “precariedad”, lo que afecta su seguridad alimentaria.

El representante de la FAO afirmó que la falta de alimentos en Honduras – donde históricamente ha habido problemas de inseguridad alimentaria -, afecta a miles de niños que antes de la pandemia recibían una “alimentación escolar” en las escuelas, que permanecen cerradas desde marzo de 2020 por el coronavirus.

El alto funcionario de la FAO instó a Honduras a garantizar una “protección social” para los más vulnerables y trabajar de “manera regional y subregional” para promover programas solidarios, pero destacó que lo más importante es reactivar la economía.

Todo este sombrío panorama, que no podrá revertirse de la noche a la mañana, impulsa a miles de familias a abandonar el país, con destino a Estados Unidos,  con la esperanza de acariciar el “sueño americano”, aunque en la mayoría de los casos, arriesgan sus vidas en la travesía Guatemala-México-Estados Unidos.

La situación se vuelve peor, porque las administraciones estadounidenses apoyan a los gobiernos corruptos de estos países, a cambio de protegerles los intereses geopolíticos y hegemónicos.

Solamente la educación de las personas, podrá volverlas independientes, y constructoras de un mejor destino para ellas, sus familias y el país. Si no es así, en las elecciones de cada cuatro años seguirán votando por los corruptos de siempre, que los mantienen en la miseria, hambruna y analfabetismo.

Top