Estás aquí
Inicio > Editorial > Opinion > Declaratoria de elecciones fraudulentas “estilo Honduras”

Declaratoria de elecciones fraudulentas “estilo Honduras”

Por :  Juan Alfaro Posadas 

Este martes, 13 de abril de 2021 tal y como estaba previsto, el Consejo Nacional Electoral (CNE) dio a conocer la declaratoria de las elecciones primarias de tres partidos, celebradas el domingo 14 de marzo de este año.
Como se recordará, los partidos Liberal, Nacional y Libertad y Refundación (Libre) se sometieron a un proceso interno, que como siempre, decepcionó a la ciudadanía que espontáneamente acudió a las urnas.
Lo que llaman elecciones, no fue otra cosa que un fraude, burla o engaño a la ciudadanía. Esa actitud, que linda con la delincuencia, lejos de fortalecer la denominada “democracia”, más bien la termina de debilitar, incrementando el abstencionismo.
Lo peor del caso, es que los miembros del CNE avalan los actos delictivos de quienes inflaron de votos irreales miles de urnas en todo el país, para favorecer a determinadas personas que aspiraban a cargos de elección popular.
El engaño se dio a nivel de los tres partidos, por instrucciones de quienes se consideran dueños de los mismos, y que tienen a sus peones en el CNE. Esa es la realidad de las elecciones estilo Honduras.
Por esas viejas prácticas de los caciques enquistados en dichas instituciones políticas, es que no se aprueban en el Congreso Nacional las reformas electorales (nueva ley que cambie las reglas del juego, que contemple el voto electrónico y la segunda vuelta).
Muchos sectores de la sociedad tenían esperanzas que con el nuevo órgano electoral y con la participación de Libre, el panorama cambiaría, volviéndolo transparente, pero al final, resultó la misma cosa.
Ahora ya no es bipartidismo sino tripartidismo el que tenemos en el CNE, y que está empeñado en seguirle haciendo daño al pueblo y a Honduras.
En el cercano pasado tuvimos el Tribunal Nacional de Elecciones (TNE) y el Tribunal Supremo Electoral (TSE), los cuales no tienen ninguna diferencia con el actual CNE, a excepción de sus integrantes, la nueva burocracia, y la participación del partido Libre.
A partir de este proceso interno, también contamos con el Tribunal de Justicia Electoral (TJE), el cual se suma a los entes burocráticos del Estado. Ese es un elefante blanco más, que se constituye para dar cabida al clientelismo político.
[3:18 p. m., 13/4/2021] Juan Alfaro Posadas: Del proceso electoral anterior surgieron los candidatos presidenciales, al Congreso Nacional, Parlamento Centroamericano (Parlacen) y a las 298 corporaciones municipales.
Así que el CNE no nos ha dado ninguna sorpresa con los nuevos candidatos. La mayoría repiten en sus aspiraciones, y por cierto, no con buen suceso. El papel desempeñado ha sido decepcionante, y por ende, desprestigian la cacareada democracia, o mejor dicho, farsa electoral.
Se estima que un 59 por ciento de los candidatos de los tres principales partidos, con vistas a los comicios generales de noviembre próximo, aspiran a reelegirse en sus cargos, a pesar de que no han dado los frutos esperados.
Con las actuales reglas del juego, para convertirse en candidato y enseguida en autoridad de elección popular, no basta con tener aceptación entre los electores, sino contar con suficientes recursos y tener el beneplácito (bendición) del caudillo del partido por el cual se postula.
Asimismo, para convertirse en presidente, diputado y alcalde es condición sine qua non tener el financiamiento de algún banco, transnacional minera, del crimen organizado o de algún otro sector económico. De lo contrario, es soñar despierto.
Debido a esas circunstancias, es que no tenemos verdaderas autoridades comprometidas con el país y el pueblo, sino a enemigos, que encumbramos en cada diz que fiesta cívica, para que luego nos infieran puñaladas por la espalda.
Cambiar esa cruda realidad, depende del grado de conciencia de todos y cada uno de nosotros. En consecuencia, a la hora de ejercer el sufragio el último domingo de noviembre de este año, debemos hacerlo por personas dignas y honestas, no por corruptas, como ocurrió en el pasado proceso interno.

 

Top