miércoles, diciembre 2, 2020
Inicio Editorial Opinion Demasiadas similitudes

Demasiadas similitudes

(Por Jaime Flores*) Las similitudes entre el expresidente mexicano Felipe de Jesús Calderón Hinojosa y del narcodictador hondureño Juan Orlando Hernández son tantas que hasta sorprenden y es así que todo apunta a que el destino de ambos sujetos también será el mismo; una cárcel en Nueva York con una condena de por vida.

Dentro de esas similitudes, ambos sujetos contaron con la bendición de Estados Unidos para hacerse del poder, sin importarle al imperio el fraude electoral que cometieron; pero el Tío Sam, pragmático como es, necesita de peones y vaya que sí le fueron serviles.

Una vez en el poder y sabiéndose delincuentes, recurren a su igual para que los asesore: el genocida colombiano Álvaro Uribe Vélez, cuyos vínculos con los carteles de la droga, con la CIA, con la DEA, con los paramilitares y con los escuadrones de la muerte, son imposibles de negar.

No por casualidad, Calderón Hinojosa y Juan Orlando hacen uso del terror y el miedo como mecanismos para el control social y que mejor pretexto que la inseguridad ciudadana, mal endémico en estos países; la cual ha sido alimentada y promovida por los norteamericanos como un elemento desestabilizador.

Es así que dentro de sus primeras ejecutorias como gobernantes fue sacar a las calles a los ejércitos, reactivar a los paramilitares, a los escuadrones de la muerte y a ciertos actores del crimen organizado para infundir terror y miedo y por ende mejor control social.

En ambos países se disparan las violaciones a los derechos humanos, aumentan los asesinatos, las ejecuciones extrajudiciales, desapariciones forzadas y la mayoría de casos disfrazados como crímenes comunes.

Pero sus parecidos continúan, ambas crápulas siguieron los pasos de Uribe, se toman por asalto los carteles de la droga y empiezan a enviar toneladas de cocaína a territorio norteamericano y a traficar con armas, esos delitos son los que más los amenazan y los que los tienen con terror.

A estas alturas del partido cómo negar su participación, para muestra un botón: Salvador Cienfuegos, el más alto y poderoso general mexicano fue capturado por la DEA; Juan Carlos, “El Tigre”, Bonilla, también general de la policía hondureña canta y canta desde la clandestinidad y el hermanito más querido de juan orlando, guarda prisión en una fría y solitaria celda en Nueva York.

Pero lo que más asombra de estos parecidos es que ambos son dipsómanos, les gusta mucho el licor y no cabe duda que del fino, pero es que a cualquiera angustia y asusta la amenaza de una condena de por vida; no es fácil llevar la espada de Damocles sobre la testa y no saber cuándo se reventará el pelo.

El rosario de similitudes no termina, ambos son acomplejados, mentirosos, cínicos, farsante, serviles y corruptos, pero sobre todo criminales. Esperemos que ese destino que ambos se forjaron paso a paso, los lleve de por vida a una cárcel y no es venganza, es justicia.

*Periodista. 

- Advertisment -

Notas Populares

Desalojo en bordos de SPS fue apegado a Ley, justica Calidonio

SAN PEDRO SULA, HONDURAS El alcalde de San Pedro Sula, Armando Calidonio, dijo este miércoles que la Municipalidad actuó en apego a la Ley, en...

Ejecutivo saca en préstamo L5,600 millones del BCH para ‘emergencias’

TEGUCIGALPA, HONDURAS El Banco Central de Honduras (BCH) confirmó este miércoles una facilidad crediticia por 5,642 millones de lempiras al Poder Ejecutivo, para atender las...

Comentarios Recientes