Estás aquí
Inicio > Nacional > Denuncian persistencia de tuberculosis en cárceles hondureñas

Denuncian persistencia de tuberculosis en cárceles hondureñas

Familiares de privados de libertad se apersonaron este martes al Mecanismo Nacional contra la Tortura (Conaprev) para interponer una denuncia referente a los abusos que reciben de forma reiterada los reos en la cárcel de ultra alta seguridad de Ilama.

La presidenta de la Asociación de Familiares de Privados de Libertad, Bessy Mateo Argueta, reveló que varios de los presos se encuentran graves de salud y pese a su estado conviven con otros al interior del recinto.

“Les están dando comida en mal estado, hay enfermos tanto de influenza como de tuberculosis y las autoridades no están haciendo nada. Hay unos 115 enfermos de tuberculosis y otras epidemias, todos están mezclados”, detalló.

Las autoridades del Instituto Nacional Penitenciario (INP) dijeron en su momento  que los casos de tuberculosis estaban bajo control, no obstante, Argueta aseguró que se ha ignorado la problemática.

“Hemos querido plantear esta situación a las autoridades del sistema penitenciario, pero siempre hay una negativa. No se ha podido controlar, si no hay ni medicamentos en las cárceles y si llevamos medicinas a veces no se las dan, hay mucha restricción con respecto al ingreso”.

Ante los abusos por parte de las autoridades, la representante de los familiares de los privados de libertad  pidió más conciencia y respeto hacia los derechos humanos.

“Cada semana que  visitamos a nuestros pacientes, estamos cansados de los abusos que están cometiendo las autoridades dentro de los centros penitenciarios, tenemos más de un año de estarlos visitando y no ha cambiado la situación cada día está peor”.

Prosiguió que “pedimos que se mejore la alimentación, y  la salud, como familiares y asociación estamos dispuestos a colaborar siempre y cuando el Instituto Penitenciario nos permita colaborar en medicamentos y alimentos que nosotros podemos recoger,

Según Argueta, algunos privados se encuentran delgados, debido a la mala alimentación asimismo los familiares no están exentos de recibir malos tratos.

“Por la necesidad de visitar a nuestro familiar tenemos que aguantar muchas cosas, calor, no hay ventilación. El trato hacia los familiares es pésimo, por eso hemos pedido agentes penitenciarios porque ellos no están preparados para este tipo de trabajo, nos agreden psicológicamente “denunció.

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Top