Estás aquí
Inicio > Editorial > Opinion > Día del Periodista Hondureño

Día del Periodista Hondureño

Por : Juan Alfaro Posadas

Este martes 25 de mayo, nuestro calendario cívico marca la fecha dedicada a los periodistas de Honduras, que a diario informan, orientan, entretienen, forman opinión pública, y de alguna manera, educan a la población en general.

El Día del Periodista hondureño se instituyó el 25 de mayo de 1930, en el gobierno de Vicente Mejía Colindres, cuando se cumplía el primer centenario de la publicación del Diario Oficial “La Gaceta”.

Ese periódico se imprimió durante muchos años en la imprenta, de segunda mano, que compró en Guatemala en 1829 el General de generales José Francisco Morazán Quezada, a la sazón Presidente de la Federación Centroamericana.

Este año festejamos nuestro día en medio de una profunda crisis política, económica, social, sanitaria, ética, moral y recordando a los colegas que han caído a manos de delincuentes comunes, sicarios del narcotráfico, crimen organizado y por la pandemia de la Covid-19.

Hoy más que nunca el gremio periodístico está dividido entre los venales o Hermes que ejercen la profesión al servicio de quien los soborna y los honestos que siempre han estado y están a favor del pueblo y del país.

Valga señalar en esta fecha que “en el Colegio de Periodistas de Honduras (CPH) no están todos los que son ni son todos los que están”, en virtud de muchas razones que en esta oportunidad sería tedioso enumerar.

Asimismo, creemos que nuestra profesión es usurpada por médicos, abogados y otras personas que ni siquiera ostentan título universitario. Sin embargo, eso no lo vemos en los colegios de enfermeras, microbiólogos, farmacéuticos, médicos, abogados, economistas, odontólogos, psicólogos y de otras profesiones. Ellos protegen los intereses de sus agremiados.

Ya es tiempo que el CPH comience a regular el ejercicio de la profesión noble del periodismo, para que ningún zarandajo que no ostente título válido usurpe las funciones de los verdaderos trabajadores de la información.

Este día, dedicado a los profesionales de la noticia, debería servir no solamente para festejar con copas de licor o cervezas, sino para reflexionar sobre el papel que hemos desempeñado, el que cumplimos y el futuro de la nación y de nuestro vilipendiado y empobrecido pueblo hondureño.

Para el caso, la prensa seria, honesta, independiente y combativa debería estar orientando a la población sobre las consecuencias que generará la aprobación de la ley inconstitucional sobre las denominadas Zonas Económicas de Desarrollo (Zedes), que equivalen a violentar la soberanía e integridad territorial, vendiendo el país a pedazos.

Los diputados cachurecos, liberales y de otros partidos que aprobaron esa norma jurídica, y quienes la concibieron, cometen el delito de traición a la patria que puede ser deducido en cualquier tiempo a petición de cualquier ciudadano, y que se paga con cárcel.

Ese es un punto, en el que la prensa decente, imparcial, objetiva y apegada a los altos valores de la patria, debe coincidir, para frenar los intereses mezquinos de los delincuentes que desde una curul buscan fragmentar el país, que anhelamos heredar a nuestros hijos, nietos, biznietos y tataranietos.

Así que pongamos las barbas en remojo sobre el peligro que se cierne en contra de la nacionalidad hondureña, construida con sacrificio, sangre y legada por nuestros próceres. Debemos honrar su memoria, en todo momento, defendiéndola hasta el final..!

Top