Estás aquí
Inicio > Nacional > Ejecutivo busca que “Zedes” tengan los privilegios de las zonas francas

Ejecutivo busca que “Zedes” tengan los privilegios de las zonas francas

TEGUCIGALPA, HONDURAS.

El Poder Ejecutivo a través de la Secretaría de la Presidencia presentó este lunes al Congreso Nacional una iniciativa  de ley orientada a conceder más privilegios a las Zonas de Empleo y Desarrollo Económico (Zedes), para que sus inversionistas comiencen a operar en el país.

El titular de esa cartera de Estado, Ebal Dìaz, dijo que la iniciativa de ley se contrae a que se “interprete la legislación tributaria de Honduras”, con vistas a que las Zedes tengan  el “mismo trato” (entiéndase privilegios), que las zonas francas del país.

En las zonas libres o francas, las barreras comerciales como cuotas y aranceles se  eliminan, al tiempo en que se reducen los trámites burocráticos, con la perspectiva de “conseguir nuevos intercambios y negocios extranjeros”.

Las Zedes – que representan una violación a la soberanía e integridad territorial – son amplias áreas geográficas que tienen personalidad jurídica y están autorizadas a establecer sus propias políticas y normativas, con el propósito de crear condiciones que les permitan insertarse en los mercados mundiales, bajo reglas altamente competitivas y estables para ellas.

A continuación, damos a conocer el texto íntegro del anteproyecto presentado por el secretario de la Presidencia, Ebal Díaz:

El Congreso Nacional de la República,

CONSIDERANDO: Que de conformidad al Artículo 245 numeral 9 de la Constitución de la República, el Presidente de la República tiene dentro de sus atribuciones participar en la formación de las leyes presentando proyectos al Congreso Nacional por medio de los Secretarios de Estado.

CONSIDERANDO: Que de conformidad al Artículo 205, atribución 1) de la Constitución de la República, es potestad del Congreso Nacional: Crear, decretar, interpretar, reformar y derogar las leyes.

CONSIDERANDO: Que el artículo 329 de la Constitución de la República crea las denominadas Zonas de Empleo y Desarrollo Económico El Estado puede establecer zonas del país sujetas a regímenes especiales los cuales tienen personalidad jurídica, están sujetos a un régimen fiscal especial, pueden contraer obligaciones en tanto no requieran para ella la garantía o el aval solidario del Estado, celebrar contratos hasta el cumplimiento de sus objetivos en el tiempo y durante varios gobiernos y gozan de autonomía funcional y administrativa que deben incluir las funciones, facultades y obligaciones que la Constitución y las leyes le confieren a los municipios

CONSIDERANDO: Que el mismo artículo 329 establece que para su creación el Congreso Nacional de la República debe aprobar una Ley Orgánica, la que solo puede ser modificada, reformada, interpretada o derogada por dos tercios favorables de los miembros del Congreso Nacional.

CONSIDERANDO: Que Honduras se ha visto afectada fuertemente por los efectos sociales y económicos derivados de la pandemia del COVID 19, habiendo además sido azotada por los fenómenos tropicales denominados ETA e IOTA, por lo que el proceso de recuperación económica requerirá un esfuerzo aunado de todos los Hondureños, para lo cual deben utilizarse todas las herramientas necesarias para impulsar proyectos que promuevan el crecimiento económico y la generación de empleo.

CONSIDERANDO: Que el régimen especial de las Zonas de Empleo y Desarrollo Económico el más poderoso con el que cuenta el país, al haber sido capaz de atraer a la fecha proyectos con potencial de desarrollo turístico, industrial, médico, agroindustrial y otras áreas con el potencial de generar miles de empleos en el corto, mediano y largo plazo e impulsar el desarrollo de país de forma acelerada.

 CONSIDERANDO: Que los proyectos de Zonas de Empleo y Desarrollo Económico, al ser parte inalienable del territorio nacional y estar sujetos a la Constitución de la República y al gobierno nacional en los temas relacionados a soberanía, aplicación de la justicia, territorio, defensa nacional, relaciones exteriores, temas electorales, emisión de documentos de identidad y pasaportes, deben necesariamente interactuar con el resto del país y la institucionalidad del resto del Estado, para lo cual se requiere establecer las reglas y criterios bajo los cuales debe realizarse dicha interacción.

Por tanto,

Decreta:

Artículo 1.- Las empresas que operen dentro de una Zonas de Empleo y Desarrollo Económico (ZEDE) que realicen comprar en el mercado nacional deberán pagar los impuestos que corresponda según el tipo de actividad al que se dediquen.

De esta manera, si la empresa se dedica a la actividad de exportación le serán aplicables todos los beneficios, exoneraciones o exenciones que las leyes nacionales otorgan a quien se dedica a exportar el mismo tipo de bienes o servicios que esa empresa ofrece en el mercado internacional.

Esto incluye:

  1. La tasa cero señalada en el párrafo último del Artículo 6 de la Ley del Impuesto sobre Ventas para bienes incorporados o utilizados en la producción de bienes exportados, cuando el productor sea el mismo exportador;
  2. La exoneración del Aporte para la Atención de Programas Sociales y Conservación del Patrimonio Vial; y,
  3. Las demás que sean aplicables según el tipo de actividad.

Los proveedores de estas empresas no incluirán dentro de sus facturas el cobro de esos impuestos, tasas o aportes, debiendo informar a la Secretaría de Estado en el Despacho de Finanzas y el Servicio de Administración de Rentas de las ventas realizadas con esa exclusión dentro de los 30 días naturales siguientes a la facturación de esa operación.

Artículo 2.- Por tener extraterritorialidad, para fines fiscales y aduaneros a las Zonas de Empleo y Desarrollo Económico se les considerará Zonas Francas.

Artículo 3.- Las empresas que operen en una Zona de Empleo y Desarrollo Económico no pueden ser discriminadas en sus relaciones con entes u órganos públicos o privados. Se les debe prestar servicios o proveer de bienes en circunstancias semejantes a los que se les presta a otros, con la misma calidad y condiciones.

Artículo 4.- Se autoriza al Poder Ejecutivo para que suscriba Contratos de Estabilidad Legal con las Zonas de Empleo y Desarrollo Económico con duración de hasta cincuenta años. Al estar autorizados en el presente decreto, dichos contratos no requerirán ratificación legislativa para entrar en vigencia.

Artículo 5.- Cuando exista contradicción entre normas de diferente jerarquía aplicables a las Zonas de Empleo y Desarrollo Económico (ZEDE) se aplicará la que mejor permita el desarrollo de los propósitos por los que fue creado ese régimen especial: la creación de empleos.

Artículo 6.- La Constitución de la República prevalece sobre la Ley Orgánica de las Zonas de Empleo y Desarrollo Económico (ZEDE) en cuanto a los requisitos para la creación de Zonas de Empleo y Desarrollo Económico (ZEDE) en zonas de baja densidad de municipios que sean parte de departamentos que no tienen costas con el Golfo de Fonseca o el Mar Caribe.

Para determinar la densidad de la ZEDE únicamente podrán tomarse en cuenta las personas que habiten permanentemente antes de que la zona sea incorporada a este régimen especial.

La incorporación de inmuebles al régimen ZEDE podrá hacerse de manera temporal, cuando se trate de bienes sobre los que se tienen un contrato de alquiler, un derecho de uso o una concesión por el tiempo que dure la misma.

La aplicación de esta norma corresponderá al órgano de mayor jerarquía dentro de ese régimen especial, que es quien autoriza la creación de las mismas en las zonas costeras.

Artículo 7.- Únicamente ciudadanos hondureños o personas que inviertan en las Zonas de Empleo y Desarrollo Económico (ZEDE) podrán ser parte de sus órganos de gobierno administrativo.

Artículo 8.- Las Zonas de Empleo y Desarrollo Económico (ZEDE) pueden ser empleadas como régimen especial para el desarrollo de proyectos de interés nacional. Son proyectos de interés nacional: todos aquellos a los que el Consejo de Ministros les de esa consideración, los incorporados al Sistema Nacional de Inversión Pública, los proyectos de exportación, los agrícolas, las hidroeléctricas, las represas que no generan energía, los proyectos de mitigación del cambio climático; los proyectos mineros, forestales, salud pública, educación pública, seguridad ciudadana, entre otros.

Artículo 9.- Se autoriza al Poder Ejecutivo para que suscriba Contratos de Estabilidad Legal y Fiscal con las Zonas de Empleo y Desarrollo Económico que operen en el país por el plazo requerido hasta el cumplimiento de sus objetivos en el tiempo y por plazos que se extiendan más allá de un período de gobierno, esto de conformidad con el Artículo 329 de la Constitución de la República.

Artículo 10.- Dentro de los 60 días siguientes a la entrada en vigencia del presente Decreto, el Poder Ejecutivo deberá reglamentar la Ley Orgánica de las Zonas de Empleo y Desarrollo Económico (ZEDE). Ese reglamento únicamente podrá ser puesto en vigor, reformado o derogado después de un proceso de consulta con las Zonas de Empleo y Desarrollo Económico (ZEDE), a través del Comité para la Adopción de Mejores Prácticas (CAMP) y los Secretarios Técnicos de cada una de las Zonas de Empleo y Desarrollo Económico existentes. Para que la entrada en vigor, reforma o derogación se considere valida, se requiere la aceptación expresa de la mayoría de éstas a través de sus Secretarios Técnicos.

Artículo 11.- El presente decreto se considerará una adición a la Ley Orgánica de las Zonas de Empleo y Desarrollo Económico (ZEDE) si el mismo es adoptado como mejor práctica por los órganos encargados de hacerlo.

Artículo 12.- El presente decreto entrará en vigencia el día de su publicación en el Diario Oficial “La Gaceta”.

 

Top