HomeNacionalEjecutivos de DESA amenazaron a Berta Cáceres en sus últimos días de vida

Ejecutivos de DESA amenazaron a Berta Cáceres en sus últimos días de vida

TEGUCIGALPA, HONDURAS

Hay suficientes indicios que señalan a ejecutivos de la empresa Desarrollos Energéticos, S.A. (DESA) se comunicaron con la dirigente indígena Berta Cáceres para amenazarla y días después fue ejecutada.

La denuncia fue hecha este martes por el apoderado legal de la familia de la ahora occisa Berta Cáceres, Víctor Fernández, basado en escuchas telefónicas que tiene en su poder el Ministerio Público que confirman el cruce de llamadas de los ejecutivos de DESA respecto a los últimos días de vida de Cáceres.

En las pruebas a las que tuvo acceso el equipo legal de la asesinada dirigente, añadió, se sorprendieron al enterarse que los responsables de la empresa encargada de la construcción del embalse de Agua Zarca, mantuvieron comunicación y la amenazaron en caso de no desistir con las protestas para frenar la edificación de la represa.

«Hemos encontrado elementos para que el Ministerio Público los enmiende y presentamos algunos datos luego del extravío del expediente para decir que hay una conexion de este robo con otros comportamientos como un allanamiento a DESA, que no se hiciera el decomiso de todos los documentos que vinculan a DESA y Agua Zarca, que no se establecieran los criterios por qué decomisaron unos papeles y se dejaron otros en las oficinas de la empresa», aseguró.

Reveló que los empleados y ejecutivos de la compañía invadieron el espacio donde se realizó el allanamiento y «que se haya cuestionado siete horas después en las actas. Hay otros actos importantes en esta empresa que conduzca a hacer equilibrios para que no sean sometidos a la justicia», dijo.

El gerente general de DESA, el militar de inteligencia en retiro, David Castillo, prosiguió Fernández, tenía en su oficina indumentaria y armas de uso exclusivo de las Fuerzas Armadas, según documentos que constatan el allanamiento hecho por el organismo acusador a la empresa particular semanas después de la ejecución de la ambientalista.

“El Ministerio Público no dice si hubo participación de otras personas o de las Fuerzas Armadas en el crimen porque los están protegiendo”, denunció  el también defensor de derechos humanos durante una alocución.

Sorprende –dijo– que al realizarse el allanamiento, hallaron documentos relacionados con DESA y uno de los papeles consignados por el operador de justicia, no hayan apuntes que señalen si hubo decomiso de equipo de cómputo y otros que pudiera tener información que vincule a la empresa con el abominable crimen.

«En estas empresas, los empleados no son quienes toman estas decisiones, son los dueños quienes lo hacen. Al encontrar estos datos, hace que pidamos que debemos romper con la secretividad y que es necesario la intervención de una instancia internacional que garantice romper con esas lógicas de impunidad que se han instalado», reflexionó.

Explicó el apoderado legal de la familia de Berta que entre las pertenencias que fueron encontradas en una de las oficinas de DESA es una camisa, estilo polo, bordada con el título de fiscal general, la bandera de Honduras y una leyenda que reza Policía Antidrogas.

“Debemos increpar al Ministerio Público si el fiscal general (Óscar Chinchilla) tiene relación con DESA…el actual jefe de fiscales (José Duarte), según una denuncia formulada el 28 de marzo, tiene una relación con Desarrollos Energéticos, según los hallazgos que se realizaron”, cuestionó el letrado.

Entre otras anomalías encontradas por un equipo independiente, son las irregularidades encontradas en el informe necrológico de Medicina Forense, pues se omitieron algunas prácticas durante la autopsia practicada a Berta ya que no se siguieron parámetros exigidos para poder demostrar científicamente las causas de muerte y “jamás se resolvió la petición de la familia para participar en el proceso a través de un técnico independiente”.

Tampoco hubo un registro de las balas que segaron la vida de la líder indígena, ni la cadena de custodia de los casquillos, “¿cómo superar esa falta de confiabilidad?”, se preguntó.

Cáceres fue ultimada por soldados activos y en retiro de las FFAA la noche del pasado 3 de marzo en la occidental ciudad de La Esperanza. Uno de los ejecutivos de DESA es sindicado de ser el autor material y los demás fueron los cuadros operativos quienes dieron seguimiento para aprovechar vulnerabilidades en la protección de Cáceres para proceder a asesinarla.

 

POST TAGS:
FOLLOW US ON:
Bipartidismo apuesta
Piden a exsecretario
Rate This Article:
NO COMMENTS

LEAVE A COMMENT