Estás aquí
Inicio > Editorial > Opinion > ¡EL 15 DE SEPTIEMBRE NO HAY NADA QUE CELEBRAR..!

¡EL 15 DE SEPTIEMBRE NO HAY NADA QUE CELEBRAR..!

Por :Juan Alfaro Posadas

Este miércoles, 15 de septiembre, recordamos una independencia perdida o malograda, que conquistaron nuestros próceres en 1821, tras muchas batallas contra los conquistadores españoles y sus aliados locales.

Como dice la letra de nuestro sagrado Himno Nacional, “por tres siglos tus hijos oyeron el mandato imperioso del amo”, aludiendo a los representantes de la corona española que vinieron a violar, robar, saquear e imponer su cultura, idioma, mestizaje y religión católica a sangre y fuego a los pobladores originarios.

Las cinco parcelas centroamericanas: Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua y Costa Rica – que este 15 de septiembre recuerdan la gesta gloriosa de 1821, donde descollaron el sabio José Cecilio del Valle y el general Francisco Morazán -, fueron víctimas de todas las tropelías de los delincuentes europeos.

Luego de esa emancipación política de la monarquía española, los cinco países se adhieren al Plan de Iguala, México, del emperador Agustín de Iturbide, pero el 1de julio de 1823 se separan para conformar la Federación de Provincias Unidas del Centro de América, proyecto que expiró en 1829, cuando su Presidente, Francisco Morazán, es derrocado por las fuerzas conservadoras y se auto exilia en San José de David, Panamá.

El Paladín de la Unidad Centroamericana – que siempre estuvo pendiente de las cinco provincias -, retornó a tierras costarricenses en busca de paz, pero las fuerzas retardatarias de Pedro Mayorga y Antonio “Tata” Pinto Soares, aliadas con los Aycinena, Rafael Carrera, Francisco Ferrera, el clero y lugartenientes del imperio inglés, le tendieron una traición, hasta sentenciarlo a muerte y fusilarlo en la plaza pública de San José, el mismo día de la independencia en 1842.

En ese evento, también resultó herido de gravedad el general patriota Vicente Villaseñor, que junto al prócer fueron condenados a muerte, al tiempo en que provocaron una convulsión al también general Saravia, que luego falleció. Ambos oficiales eran aliados de Morazán.
Los que asesinaron a Morazán y a sus oficiales leales, son los mismos que hoy en día saquean el país, le quitan la vida a los luchadores sociales, nos desprestigian con el narcotráfico, fomentan la criminalidad, el odio, injusticia y venden el territorio a pedazos.

Esos vende patria, enquistados en el poder, se amparan en un proyecto perverso e inconstitucional llamado Zonas Especiales de “Empleo” y “Desarrollo” Económico (ZEDE), dizque para generar puestos de trabajo, pero que en el fondo, serán refugios de grandes delincuentes de las drogas y lavadores de activos.

A 200 años de habernos independizado de España, Honduras en particular, es más dependiente que nunca, porque del dominio de los peninsulares pasamos al yugo de los ingleses, y poco después nos convertimos en subalternos de Estados Unidos, porque esa potencia imperial es la que pone, sostiene y quita “presidentes” en nuestro país, de acuerdo a sus intereses geopolíticos.

Tal es el caso del señor Juan Orlando Hernández Alvarado (JOHA) que usurpa los poderes en Honduras, con el beneplácito gringo, a sabiendas que es corrupto, se le vincula con carteles internacionales de la droga, y su hermano Juan Antonio “Tony” Hernández Alvarado, cumple condena de cadena perpetua por narcotráfico.

Derrochando cinismo, hipocresía, ironía y traición a la patria, el señor JOHA celebra con bombos, platillos, marchas y saltos de paracaidismo de elementos de las desprestigiadas Fuerzas Armadas, el bicentenario de lo que él y sus súbditos llaman “independencia”.

¿Cómo va a ser independiente un país con una población empobrecida, enferma, ignorante, desnutrida, desempleada, sin techo, hambrienta y sin un futuro por delante?

¿Cómo Hernández Alvarado y sus sobalevas pueden convencernos que desfilemos celebrando un 15 de septiembre con fervor patriótico, mientras él y su pandilla venden el país a pedazos, a través de las ZEDE, y saquean los fondos públicos?

¡Nooo, señor, nosotros no somos traidores a la patria, somos dignos defensores de ella, y por eso estamos en contra de su proyecto de crear ciudades-estado dentro del Estado hondureño, donde usted piensa guarecerse y blindarse al salir del poder, para que no lo alcance el brazo de la justicia..!

Para quien está al frente del Ejecutivo y usurpa los demás poderes, “independencia” es sinónimo de impunidad, saqueo insaciable, opresión al pueblo, vender el territorio nacional, la insalubridad, el desempleo, conformismo, hambre, las migraciones, la extorsión, corrupción, el narcotráfico, inseguridad, el analfabetismo y perpetuarse en la conducción de los destinos de la nación.

Mientras el dictador monta su circo en el Estadio Nacional, acompañado de sus pestilentes aduladores, festejando una falsa emancipación, los verdaderos hijos de la patria, que encarnan las ideas de Morazán, Valle y demás constructores de nuestra nacionalidad, protestarán en las calles porque no existe independencia, no somos libres ni soberanos.

Esos patriotas, desfilarán con indignación, exigiéndole al sátrapa que cese en sus macabras decisiones de vender la patria, que nos pertenece a todos los que nos cubrimos bajo su emblema de las cinco estrellas, sus franjas azul turquesa y el blanco, que simboliza la dignidad y limpieza del corazón de sus vástagos.

Juan Orlando, tú no eres nuestro hermano ni hijo de Honduras, porque un verdadero retoño quiere, defiende, y no vende a su madre. Mi patria no te pertenece, y por lo tanto, no puedes ni debes hacer negocio con ella. Hazlo con tu madre, si sus hijos te lo permiten..!

Finalmente, en el marco de las denominadas fiestas patrias, ¡exhortamos a todos los ciudadanos a votar con conciencia cívica el domingo 28 de noviembre próximo, castigando a los corruptos nacionalistas, para que jamás vuelvan a adueñarse de nuestra bendecida tierra y se enamoren de la hacienda pública..!.

Top