Estás aquí
Inicio > Nacional > El caso de Keyla Patricia Martínez Rodríguez es homicidio y no suicidio, según autopsia

El caso de Keyla Patricia Martínez Rodríguez es homicidio y no suicidio, según autopsia

TEGUCIGALPA, HONDURAS.

La muerte de la joven universitaria, Keyla Patricia Martínez Rodríguez, corresponde a un homicidio y no suicidio, según confirmó este martes el Ministerio Público a través de su vocero, Yuri Mora.

La estudiante de enfermería de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), Keyla Patricia Martínez Rodríguez , falleció por “asfixia mecánica”, precisó Mora, luego de conocerse los primeros resultados de la autopsia practicada por el Departamento de Medicina Forense de dicha institución.

La autopsia refleja que la muerte de la joven estudiante obedece a un homicidio, insistió el vocero, tras indicar que todavía faltan resultados anexos que agregar a los exámenes.

También dijo que un cuerpo de fiscales, a cargo de la investigación, giró instrucciones para que los oficiales y agentes que estaban en la posta, al momento de cometerse el delito, sean detenidos y puestos a la orden del Ministerio Público.

Reveló que otros fiscales recaban testimonios y declaraciones de actores que estuvieron en el lugar de los hechos la noche del pasado sábado,  además de revisar los libros de novedades y las cámaras instaladas en la posta policial.

Sin embargo, los policías de dicha posta, aseguraron anticipadamente que la pasante de enfermería, de 26 años, se había suicidado dentro de la celda donde estaba detenida, versión que nadie les creyó, tomando en cuenta los antecedentes policiales en otros casos, registrados en contra de féminas.

Como se recordará, los agentes del “orden público” habían detenido a la ahora extinta junto a un médico después de las 9:00 de la noche del sábado anterior, bajo el argumento de irrespetar el toque de queda y de protagonizar escándalo en la vía pública, en estado de ebriedad.

Los acontecimientos indignaron a los habitantes de La Esperanza, que realizaron actos de protesta y se enfrentaron con los cuerpos represivos del Estado, y éstos les lanzaron gases lacrimógenos y propinaron golpes con sus toletes y puntapiés.

Aunque la autopsia aún no lo señala, el pueblo hondureño se atreve a afirmar que los policías de dicha posta, además de torturar a la muchacha, procedieron a violarla.

 

 

Top