Estás aquí
Inicio > Nacional > El ‘círculo’ de Maradiaga pide a la Iglesia una reforma de su concepción de la sexualidad

El ‘círculo’ de Maradiaga pide a la Iglesia una reforma de su concepción de la sexualidad

(Por Carlos Esteban para Infovaticana) La Iglesia debe dar respuesta a los retos que plantea la homosexualidad, comprendidos el ‘matrimonio’ entre personas del mismo sexo, la adopción por parte de estos y los vientres de alquiler, plantea uno de los ‘círculos’ del sínodo, el coordinado por el Cardenal Óscar Rodríguez Maradiaga.

“[…]Está la cuestión de qué hacer y cómo actuar con los homosexuales, que no pueden quedar fuera de nuestra actividad pastoral, y otras realidades tales como los matrimonios entre homosexuales, los vientres de alquiler, la adopción por parte de las parejas del mismo sexo, todo lo cual constituyen cuestiones actuales promovidas y favorecidas por instituciones gubernamentales internacionales”, sostiene un grupo de participantes de habla española del sínodo dirigido a las jóvenes que termina ya en Roma

Es el único grupo del que se sepa que ha tratado sobre estos temas. Es, también, el ‘círculo’ presidido o coordinado por el cardenal hondureño Óscar Rodríguez Maradiaga, coordinador del consejo de cardenales de Francisco, el C9.

Se da la circunstancia que la ‘mano derecha’ de Maradiaga, que le sustituía al frente de la Arquidiócesis de Tegucigalpa durante las continuas estancias del cardenal en Estados Unidos para ser tratado de una enfermedad, el obispo auxiliar Juan Pineda, fue cesado de su cargo acusado de abusar sexualmente de, al menos, dos seminaristas.

Estos ‘círculos’ son las asambleas de discusión en que se ha dividido el sínodo por idiomas, de forma pueda lograrse una mayor agilidad.

De hecho, la ausencia de un idioma común -como lo fue, durante siglos, el latín- ha hecho que el texto final del sínodo, sobre el que habrá de conseguirse una mayoría de dos tercios para ser aprobado por los obispos, será leído en italiano y los prelados que desconozcan el idioma deberán fiarse de traducciones simultáneas.

También hemos sabido que, frente a la ausencia de informaciones al respecto durante las primeras semanas, se votará el texto párrafo por párrafo y no en su integridad. Este ha sido hasta ahora el método habitual, pero la aparición de Episcolalis communio, la nueva constitución apostólica que rige el funcionamiento y alcance de los sínodos, deja sin resolver algunos asuntos de procedimiento como el citado.

Es llamativo que el ‘círculo’ de Maradiaga se haya planteado estas cuestiones y pedido a la Iglesia responda a las mismas cuando la doctrina es ya diáfana con respecto a estas ‘realidades’.

No existe, a efectos de un católico, ‘matrimonio’ alguno posible entre dos personas del mismos sexo, con independencia del número de instituciones civiles que quieran reconocerlas, promoverlas o aplaudirlas.

La Iglesia no necesita “abrirse” a los homosexuales porque está ya, de hecho, abierta a todos, y porque ni siquiera reconoce -o reconocía- esta etiqueta como fundante de una ‘identidad’ diferenciada en el individuo.

Por decirlo con palabras del Arzobispo de Filadelfia, Charles Chaput, no existen ‘católicos LGBT’, porque nadie debe convertir sus tentaciones en identidad.

Pero todas estas obviedades parecen inútiles con el empecinamiento de ‘renovadores’ como Maradiaga, cuyo grupo declaró que “se está haciendo necesario” que la Iglesia reforme “toda la cuestión de los desafíos antropológicos” y revise “cuestiones muy importantes tales como el amor, la sexualidad, las mujeres y la ideología de género”.

Deja una respuesta

Top