HomeEl confidenteEl Confidente

El Confidente

FLANCO. En todo proceso social, económico o político, siempre hay un antes y un después. Por eso, a todo fenómeno se le sigue el rostro, sus huellas desde sus orígenes, causas y efectos en la sociedad para poder encontrar una conducta que nos lleve a concluir que lo que se está haciendo es el flanco de la verdad o el flanco de la falsedad.

ROSTRO. En el caso Pandora, le hemos seguido el rostro en su integridad, desde los implicados en la trama, hasta todos los intentos para poder neutralizar un procedimiento judicial justo y equitativo, capaz de ser interpretado hasta por el más analfabeta de los juristas, que la síntesis del proceso dé como resultado una condena o una absolución.

EVIDENCIA. ¿Qué es lo que se ha encontrado en todo este proceso?: Es que el caso Pandora es el mejor experimento de la conducta y los estereotipos históricos de hacer política en Honduras y que como resultado nos pone una evidencia entre corruptos y corruptores en el proceso de financiación de campañas políticas.

IMPUNIDAD. Se descubre que ha existido y existe todo un sistema «blanqueado», encubierto por los compromisos politicos que navegan en la impunidad con una habilidad y destreza, capaz de hacer aparecer lo ilegal como legal y lo legítimo como ilegítimo.

DILEMA. El caso también presenta el dilema de que los protagonistas pueden estar frente al hecho de mantener los lazos históricos de amistad y política que los llevó a compartir el poder o un rompimiento forzado por el deber cumplido de un juez frente a un imputado.

DISYUNTIVA. Frente a este escándalo se presenta otra disyuntiva que es insoslayable, no por lo que continúa, sino por la interpretación que las masas -el pueblo- le da al fenómeno y se enteran que el poder sirve para garantizar un orden establecido de privilegios para una casta que los ha sometido y les permite, a la vez,  avivar causas justas de lucha, terminar con ese inmovilismo y que conviertan esas gestas denominadas «malsanas e inmorales» en luchas sanas y morales.

TALLA. Pero como en todo proceso conviven oportunistas de toda talla, ya hay muchos, de los que pertenecen a las castas de privilegio que quieren aparentar ser las nuevas opciones frente al «inmoral político» y se quieren desmarcar de un estatus que tiene raíces, no sólo históricas, sino, estructurales en defensa de un sistema.

CLÓSET. Por eso no seria extraño en el poco caminar, que salgan del clóset político, líderes encaminados a proponer nuevas alianzas cuya plataforma de lanzamiento sean las propuestas anticorrupción y otras cosas que supuestamente le granjearían el apoyo popular, de esto no se escapa la posible alianza Zelaya -liberal- y Nasralla el Salvador de Honduras.

FOLLOW US ON:
Conferencia Episcopa
Mesa de derechos hum
Rate This Article:
NO COMMENTS

LEAVE A COMMENT