Estás aquí
Inicio > El confidente > El Confidente

El Confidente

VALOR. Tal vez, con la recomendación 18 de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH), los diputados agarran valor y modifican el articulo 184 del Código Procesal Penal y los hondureños volvamos gozar del principio de presunción de inocencia que establece la Constitución de la República.

DECISIÓN. La CIDH, reconoce en su documento final, que en Honduras vulnera ese principio al limitar a las personas sometidas a los tribunales de justicia a que se les otorgue medidas sustitutivas a la prisión para que se puedan defender en libertad. Esta actitud del sistema, la comisión la ve como atentatoria y recomienda al gobierno tomar una decisión sobre ese aspecto.

SATISFACCIÓN. En ConfidencialHN, nos satisface que los miembros de la OEA hayan reparado en ese tema debido a que hemos sido de los pocos abanderados para que en Honduras se respete el debido proceso para toda la sociedad que, por una u otra razón, les toca pisar un tribunal de justicia; o sea, no estamos equivocados.

SEÑAL. Lo que pasa, decía un connotado padre de la patria, los diputados, especialmente del ala oficialista tienen miedo adelantarse y están esperando una señal del Ejecutivo, pero no creemos que eso suceda, dijo.

COCINA. Otro aspecto rescatable de todo el informe de la CIDH es que, al igual que la mayoría de los hondureños, vieron como ilegal la relección de Chinchilla en el Ministerio Público porque se violentó todo el procedimiento previamente establecido. En otras palabras, los de la OEA creen que al fiscal lo metieron por la cocina.

AGUAS. Hoy que las aguas de la MACCIH se han calmado un poco, parece que ya comenzarán a salir a luz las verdaderas razones de los radicales cambios y separaciones de sus principales personajes de la era Jiménez Mayor.

FALDAS. Además de las faldas y falditas, todo parece indicar que lo más pesado del embrollo se encuentra en las contradicciones entre la representación de la OEA en Honduras y los impulsos emocionales de quienes estaban al frente de la MACCIH.

MEL. Susto el que se llevó Manuel Zelaya en el aeropuerto de Toncontín cuando un oficial de migración le dijo que no podía abandonar el país, cuentan los de la ropa tendida que cubren la terminal aérea, que el expresidente cambió de colores; se creía que ya había una orden de captura en su contra.

BOLIVIA. Pero no pasó del susto, le explicaron que no podía salir a Bolivia, país a donde se dirigía, porque olvidó vacunarse contra la fiebre amarilla y otras enfermedades típicas de los trópicos.

COMANDANTES. Los Grillos y los Barahonas, sin faltar el Comandante Libreta ya estaban movilizando los  comandos insurreccionales para ir al rescate con sus bases para frenar la «persecución política» en contra de su líder.

Deja una respuesta

Top