Estás aquí
Inicio > El confidente > El Confidente

El Confidente

GONZALINAS. Reaparecieron los gonzalinos y gonzalinas. Ahora es que le quieren caer a la interventora del RNP, descalificando a Raimundo y todo el mundo, fuera de ellos, en Honduras no hay honrados ni probos.

TODÓLOGA. La gente se pregunta cómo hace la exrectora para saber de todo: es socióloga, pero sabe más de medicina, comunicaciones, asuntos policiales y ahora quiere emitir tarjetas de identidad…de lo único que no aprendió, es de estética o cirugía plástica.

50 MILLONES. También se preguntan por qué los Hernández, los Rivera y los Castellanos, no les había interesado el tema del Registro de las Personas, si es un problema tan viejo como la conquista. La respuesta, dicen algunos observadores del quehacer nacional, radica en la licitación de los 50 millones de dólares.

MOVIDA. Cuentan por ahí, que en esa movida de la nueva tarjeta de identidad nadie se quiere quedar por fuera. Por eso es tan evidente la puja que hay para ver quién controla la interventora. Por un lado, el Ejecutivo quiere meter sus cuadros, el Legislativo anda en lo mismo y esa cosa llamada sociedad civil no se sustrae del negocio y también impulsa sus propios testaferros.

HADA MADRINA. Hasta una conferencia ofrecieron los señores de ASJ, Transparencia y como siempre, acompañados de su hada madrina, la exrectora Julieta Castellanos, pues dieron lectura a un documento diseñando los perfiles de quiénes deben de ser los interventores, pero sucede que al igual que en las licitaciones públicas, ya llevan dedicatoria, nadie califica, sólo ellos.

INAGUANTABLES. A propósito de Carlos Hernandez y Omar Rivera, matan al tigre y le tienen miedo al cuero. Hoy quieren más seguridad porque, según ellos, el Nájera de la lista los tiene amenazados que los va pelar. Para qué se meten a cosas de hombres si no la aguantan, decía una anciana de tierra adentro.

TESTAFERROS. Aunque un acucioso periodista dijo que se trata de levantar perfil, ya que todo el mundo los tiene identificados como testaferros del gobierno, han perdido toda credibilidad y ahora quieren usar a Nájera como pretexto.

DIÁLOGO. En otro tema, todo parece indicar que hoy sí arranca el tan llevado diálogo nacional, cada uno de los participantes le aportan algo a la receta para evitar que en el futuro inmediato no quede un mal sabor. Los nasralistas, ponen la salsa; los liberales la pimienta; los cachurecos le echan sal y los facilitadores se encargan de moverlo para que el mejunje salga bien, pero dicen que sin el aderezo de los libres, la cosa queda sin sabor.

Deja una respuesta

Top