Estás aquí
Inicio > El confidente > El Confidente

El Confidente

INSÓLITO. Coincidiendo con algunos observadores de la realidad nacional, podemos decir que lo sucedido ayer con las sedes de los partidos políticos tradicionales es insolito, ya que por primera vez en siglos de vida institucional, el Estado invade los espacios de estos órganos.

INVASIÓN. Anteriormente, eran los partidos los que se atribuían la potestad de invadir los espacios del Estado y desde las mismas organizaciones se diseñaban los programas de gobierno.

CAÍDA. Para la mayoría de los analistas sociales, este podría ser el inicio del resquebrajamiento de la histórica estructura corrupta de poder que minó los cimientos de la institucionalidad del país, generando impunidad en todos los componentes de la sociedad.

MANO. Todos estos fenómenos (constitución de estructuras supranacionales con poderes omnímodos como la MACCIH, UFECIC-MP, circuitos de juzgados anticorrupción, etc.) y el conjunto de normas creadas para vincular la acción penal (privación de dominio, figuras como lavado de activos, aseguramientos…), denotan que hay una mano que de forma exógena impulsa todo el proceso para acabar con la vieja institucionalidad y crear sobre las cenizas una nueva.

PODREDUMBRE. Hasta antes de ayer, los máximos líderes de las dos instituciones políticas -Liberal y Nacional-, intentaron desvincularlas de los funcionarios señalados como corruptos, mientras que Mel y Libre, en una distancia prudente, pretende alejarse de la podredumbre de la corrupción.

INTENCIONES. Sin embargo, con la acción del MP de asegurar los bienes de estos dos partidos tradicionales, no sería extraño que en el marco de una investigación del manejo de fondos de la campaña política por la dirigencia de Libte, se le acerquen con las mismas intenciones. Además, esta novel entidad política -por su posicionamiento ideológico- incómoda intereses de los centros de poder en el país.

MERIENDA. El que anda contento y brinca en X-O, es el Salvador de Honduras, que cree que el será el ungido en toda esta merienda y por ello ya incorporó a su jerga una nueva frase: «No opino nada del bipartidismo».

AMOLADOS. Al final, los hondureños podemos quedar amolados, porque cuando usted ve en el mapa de propuestas o alternativas políticas que hay, se encuentra con muchos que dicen ser dirigentes jóvenes pero que actúan con las mañas y vicios de los viejos: mentirosos, ociosos, farsantes, cínicos y corruptos. No hay por donde pasar.

CEIBA. En el Partido Liberal sobresale uno que cada vez que le ponen un micrófono al frente sólo sabe decir que hay que combatir la corrupción y se le olvida que tiene un gran clavo con unos fondos alla por Ceiba, en una administración edilicia, y que Mundo Orellana lo salvó del perno, no por él, sino por el tata que fue embajador en España.

JOH ZELAYA. Cada dia que pasa Luis Zelaya se parece mas con JOH, ofrece conferencias de prensa pero no acepta preguntas, se levanta y deja a los comunicadores con la pregunta en la boca.

MANUAL. Los colegas periodistas habían agendado varias interrogantes, la mayoría relacionadas con el manual español que le recomienda a Zelaya y compañia atacar, desprestigiar y denigrar a todo aquel que se le ponga por el frente, con el único objetivo de ungirlo como líder indiscutible de la oposición política. ¿Qué esconde? ¿Por qué no da la cara?, es la pregunta obligada.

Deja una respuesta

Top