Estás aquí
Inicio > El confidente > El Confidente

El Confidente

GOL. A propósito del mundial, gol es el que podrían meter los cachurecos a los diputados de la «oposición» si se duermen en el lecho de los incautos si se dedican a la dulce vida de viajar por el mundo.

NECIOS. Y es que los nacionalistas, no aprenden de la historia, no les importa las maniobras o a quién tienen que torcerle el brazo a fin de lograr sus objetivos. En este proceso de elección del fiscal general y el adjunto, parece que las matemáticas no les cuadran, por más que suman no les ajusta para el numero mágico de los 86.

PAPOS. En su maquiavelica estrategia, los cachos están jugando a restar propietarios y sumar suplentes, para ello han enviado de viaje a muchos congresistas, otros andan de matrimonio y lunas de miel y unos, que son los más, se hacen los papos y se declaran «indispuestos «.

NÚMERO. Así las cosas, con un Congreso plagado de suplentes, se podría llegar al numero de la suerte y elegir al nuevo (a) fiscal; sólo se esperaría la reacción de los gringuitos de la embajada  y ver si sueltan la lista de los próximos desvisados.

SIN VISA. A propósito de desvisados, cuentan allá por los corrillos del Departamento de Estado, que una vez que el Pentágono suelta los nombres de los funcionarios corruptos que solicito la congresista Norma Torres, «serán muchos Honduras sin visa». Y es que el dilema es visa o cárcel; usted decide les preguntan en la USA.

ASTERISCO. Pero de todas maneras, pase lo que pase, aquí no pasa nada, viene el mundial y los hondureños, que la mayoría son amantes del fútbol, estarán pegados a una caja idiotizante para ver patadas por aquí o patadas por allá, rodar una pelota y socar con el asterisco por el equipo de su simpatía, mientras el país sucumbe frente a la crisis en todos los ámbitos.

LUPA. Hoy sí parece que el moderno Sherlock Holmes hondureño, pulió su lupa y empezó a conminar pruebas encaminadas a detectar unos de los mas enigmáticos casos de corrupción: Los fondos de las ONG que bañaron y derramaron con «providentia» lucrativas a muchos, incluyendo sendos bufetes de prominentes abogados del país.

DIVINO. Las modalidades de las ONG y fundaciones han sido una de las formas más sofisticadas que ha utilizado la escuela de la corrupción para lavar dinero público que luego lo convierte en privado. De ellos no se escapan ni las iglesias: evangélicas, católicas y una que otra de las demás nominaciones. Eso sí, todas creyentes del divino reino espiritual pero también del divino reino de don dinero.

Deja una respuesta

Top