HomeEditorialOpinion¿El don de la fe es de carácter universal?

¿El don de la fe es de carácter universal?

(Por Filiberto Guevara Juárez) “La fe es el fundamento de lo que se espera y la prueba de lo que no se ve” Hebreos, 11:1. También se puede decir que, “la fe es un don (regalo) sobrenatural de Dios… .”

Para profundizar un poco sobre las definiciones anteriormente enunciadas, resulta conveniente leer el relato bíblico acerca de Nuestro Señor Jesucristo y el centurión romano contemplado en el Evangelio según San Lucas, en el cual se relata lo siguiente:

“Cuando hubo acabado de dirigir todas estas palabras al pueblo, entró en Cafarnaúm. Se encontraba mal y a punto de morir un siervo de un centurión, muy querido de éste. Habiendo oído hablar de Jesús, envió donde él unos ancianos de los judíos, para rogarle que viniera y salvara a su siervo. Estos, llegando donde Jesús, le suplicaban insistentemente diciendo: «Merece que se lo concedas, porque ama a nuestro pueblo, y él mismo nos ha edificado la sinagoga.» Iba Jesús con ellos y, estando ya no lejos de la casa, envió el centurión a unos amigos a decirle: «Señor, no te molestes, porque no soy digno de que entres bajo mi techo, por eso ni siquiera me consideré digno de salir a tu encuentro. Mándalo de palabra, y quede sano mi criado. Porque también yo, que soy un subalterno, tengo soldados a mis órdenes, y digo a éste: «Vete», y va; y a otro: «Ven», y viene; y a mi siervo: «Haz esto», y lo hace.» Al oír esto Jesús, quedó admirado de él, y volviéndose dijo a la muchedumbre que le seguía: «Os digo que ni en Israel he encontrado una fe tan grande.» Cuando los enviados volvieron a la casa, hallaron al siervo sano.” San Lucas, 7: 11-10.

Debe llamar mucho la atención que Nuestro Señor Jesucristo se admiró de la profunda fe de un gentil tal y como era un centurión romano. De lo cual se puede deducir fácilmente que, la fe como capacidad de creer, es independiente de la doctrina religiosa que influye sobre las personas. Tal como queda demostrado en el texto bíblico, cuando Nuestro Señor Jesucristo afirma que, “Os digo que ni en Israel he encontrado una fe tan grande…”.

Debe llamarnos también mucho la atención que, las palabras del centurión  romano en el texto evangélico sirvieron de fundamento de fe para estructurarlas en la liturgia eucarística de la Iglesia Católica Romana al expresarse lo siguiente: “Señor, no soy digno de que entres en mi casa pero una palabra tuya bastará para sanarme».

Así pues, la fe como capacidad de creer de todo ser humano, es independiente de la doctrina religiosa que influye sobre la persona.

Otro ejemplo de ello lo encontramos en el evangelio según San Marcos: “Y partiendo de allí, se fue a la región de Tiro, y entrando en una casa quería que nadie lo supiese, pero no logró pasar inadvertido, sino que, en seguida, habiendo oído hablar de él una mujer, cuya hija estaba poseída de un espíritu inmundo, vino y se postró a sus pies. Esta mujer era pagana, sirofenicia de nacimiento, y le rogaba que expulsara de su hija al demonio. El le decía: «Espera que primero se sacien los hijos, pues no está bien tomar el pan de los hijos y echárselo a los perritos.» Pero ella le respondió: «Sí, Señor; que también los perritos comen bajo la mesa migajas de los niños.» Volvió a su casa y encontró que la niña estaba echada en la cama y que el demonio se había ido.” San Marcos 7: 224-29.

Al escudriñar los dos relatos bíblicos sobre Nuestro Señor Jesucristo y el centurión y, el de la mujer pagana, podemos concluir categóricamente que, el don de la fe es de carácter universal ya que no responde como privilegio a una nación, raza, religión o creencia.

FOLLOW US ON:
Piden al Ejecutivo m
Interventora de ENEE
Rate This Article:
NO COMMENTS

Sorry, the comment form is closed at this time.