El hundimiento de un cardenal

(Por Resistencia a MaradiagaHay situaciones en que a una persona que sabe la realidad de las cosas y escucha decir mentiras y cuentos inventados, la llevan al colmo de la indignación. Tal es el caso de la entrevista del embajador Carlos Ávila, quien vino a Honduras para decir en el programa del periodista Renato Álvarez, una serie de embustes e insensateces indignas de una persona seria.

Es obvio que el embajador no se pudo negar a una petición del cardenal para tratar de limpiar su nombre bastante percudido porque le interesa conservar su puesto.

El periodista Renato Álvarez no se podia negar porque los dueños del canal de televisión son grandes amigos del cardenal, quien ha casado a hijos y nietos de ese clan. Es así cómo el poderoso cardenal “don dinero” consigue lo que quiere, pero no toma en cuenta que ya no es capaz de engañar.

El embajador dijo: “Todo lo que se dice del cardenal es porque hay una campaña para desprestigiar al papa”. Gran mentira. La misma mentira con la cual desde hace tiempos el cardenal ha pretendido defenderse sin ningún éxito.

¿Por qué es mentira? Simplemente porque hay pruebas de que el cardenal es culpable de muchísimas cosas que se han podido probar y no hay necesidad de mezclar en esto al papa.

PRUEBAS:

1) Las 9 páginas contables que se publicaron con pruebas de la corrupción del cardenal con el dinero de la Universidad (Católica) nadie las pudo desmentir. Al cardenal se le calló la boca porque quedó demostrado que de esos millones nunca rindió cuentas y lo recibió a título personal y lo sigue recibiendo solo que pidió que el cheque ya no lo hagan a nombre de él sino que de la diócesis, para despistar.

2) El encubrimiento de abusos sexuales en el seminario, el encubrimiento en su propia casa, el encubrimiento al exobispo Pineda, de lo contrario no hubiera sido expulsado.

3) La suspensión de buenos sacerdotes que echó de la Iglesia sólo porque no gustaban de Pineda. Hay pruebas, documentos publicados y testigos.

4) Las fuertes acusaciones del exobispo Viganó contra el cardenal Rodríguez son reales. Ni el Papa ni nadie pudieron desmentir ese testimonio.

5) Su venganza hacia los sacerdotes porque se han quejado con el señor nuncio (apostólico), quitándoles la asignación anual de 25 mil lempiras en diciembre de 2015.

6) La estafa fraudulenta a la familia Valladares Alegría de la cual se han presentado pruebas y se ha demostrado la culpabilidad directa del cardenal.

7) La traición que le hizo a la misma familia Valladares Alegría es algo espeluznante, quizá peor que la misma estafa.

8) La gran cantidad de sacerdotes disgustados, los cientos de estudiantes de medicina indignados. Por todos lados brotan las protestas y en esto nada tiene que ver una “campaña” contra el papa.

9) El encubrimiento a pineda en la dilapidación del dinero que le entregó el gobierno de nuestros impuestos. Pruebas se encuentran en ConfidencialHN.

¡Basta! tengan seriedad. Tengan respeto a las personas afectadas, a las víctimas. Ese cardenal no se resigna al hecho de haber sido desenmascarado. Quiere seguir engañando al pueblo de Dios y acude a un embajador que soba la leva del poderoso sin tener en cuenta los mandatos de Dios. Maldito el hombre que cree en el hombre.

El embajador dijo: “Los miembros del C9 fueron nombrados por el Espíritu Santo” ¡Gran mentira! En una entrevista cuando se le preguntó al Papa Benedicto XVI que si el Espíritu Santo influía en el cónclave para elegir al papa, él respondió: “No puede ser porque han habido malos papas y en eso seguro que no tuvo nada que ver el Espíritu Santo”.

Esa entrevista de Benedicto se publicó recientemente en Infovaticana, periodico digital que está de moda entre los hondureños, queda claro que lo que dijo el embajador es lo contrario a lo que dijo nada menos que un papa. O sea que menos posible es que haya elegido a los miembros del C9.

Embajador: sepa que aquí ya no nos chupamos el dedo, así que usted no ha venido nada más que a hacer el ridículo.

Ya no estamos en la época medieval para tratar de engañar a la gente. Se ve a todas luces que Rodríguez está dando manotadas de ahogado en un mar de aguas putrefactas que él mismo infectó.

En septiembre pasado en una misa en la Iglesia San José Obrero en la cual el cardenal se hizo presente, cuando el sacerdote lo presentó no lo aplaudieron. Al verse desairado, comentó allí mismo a los feligreses que seguramente por lo que decían en las redes sociales no lo habían recibido bien.

Qué bueno que todavía quedan católicos fieles a Jesucristo que siguen sus mandatos. Que son fieles a los versículos de las Sagradas Escrituras y que no son malditos como hombres que creen en el hombre y que no se prestan a la maldad ni a la oscuridad porque son fieles a Jesucristo.

Sea correcto embajador Ávila, si es un buen católico como pretende aparentar, sea leal al verdadero señor y Dios vivo porque es a él a quien tendrá que presentarle cuentas. Usted sabe cual es la realidad, porque de lo contrario, es un embajador que se maneja en la ignorancia absoluta y se presta a este tipo de juegos sucios.

Lea, infórmese, hay personas hondureñas que escriben artículos serios y bien documentados directamente a Infovaticana delatando con pruebas al que usted ha pretendido encubrir. Hay también un blog llamado Laicos de Honduras y este otro llamado Resistencia a Maradiaga Hay varios periódicos europeos. Allí puede leer la realidad sobre el cardenal para que no pase por ignorante y no sea usado como títere. Tampoco le conviene hacer el papel de Judas.

Se acabó.

About the author

Related

JOIN THE DISCUSSION