HomeEditorialOpinionEl nuevo coronavirus: verdades, mentiras y conjeturas

El nuevo coronavirus: verdades, mentiras y conjeturas

(Por Filiberto Guevara Juárez) El nuevo coronavirus, es una cepa mutante denominada, Covid-19, cuyo origen está rodeado de todo tipo de conjeturas. Algunas personas que son muy dadas a creer en las teorías conspirativas, creen que fue creado malvadamente, en un famoso laboratorio, y hasta » patentado científicamente». Lo cual, si se analiza bien, resulta hasta absurdo. Lo que sí es cierto, es que en los laboratorios de investigación científica, se está trabajando en crear vacunas, las cuales pasan por distintas fases de investigación, antes de ser patentadas.

Hasta dicen que ya crearon una vacuna que cura el Covid-19. Lo cual, por lógica, no puede ser cierto, porque una vacuna es preventiva y no curativa. En las redes sociales y medios informativos, televisivos e impresos, se ha exagerado hasta con rasgos apocalípticos tal asunto. Lo cierto, es que nuevas enfermedades de origen infeccioso viral, vendrán y, nuevas enfermedades de ese tipo, se irán, tal y como vinieron. Ya que en las enfermedades de tipo infeccioso viral, el organismo humano desarrolla la capacidad de adquirir inmunidad natural. No se puede negar que dicho nuevo coronavirus, es altamente infeccioso y virulento y, que lógicamente, se deben tomar las medidas preventivas para evitar su contagio.

Tampoco se puede negar que ya no es una simple epidemia circunscrita a un país o región específica del mundo. Lo cual, lógicamente, le confiere la característica de una pandemia, por lo que, se deberán atender diligentemente, las recomendaciones conforme a los protocolos internacionales preventivos y curativos, dictados por la Organización Mundial de la Salud (OMS). También, se debe dejar bien claro, que dicha enfermedad afecta y afectará más a las personas que viven en países de clima frío y templado y, un poco menos, a las que viven en países de clima tropical, como el nuestro. Eso no significa, que no tengamos que tomar las medidas preventivas al respecto.

En dicho sentido, se dice que el Covid-19, no sobrevive a la temperatura ambiental de 26 grados centígrados o más. Que sí existe un grupo poblacional altamente vulnerable debido a la alta virulencia de dicho virus, esa, es una verdad incuestionable, en esa categoría entran las personas de la tercera edad y, aquellas susceptibles de agravarse con cualquier cuadro de índole gripal o enfermedad crónica de base, debido a su deficiente sistema inmunológico. Lógicamente, esas personas tendrán que cuidarse mucho más, y no exponerse al contagio.

Es tanto, el pánico desarrollado por los medios de comunicación masiva, que, hasta las altas jerarquías religiosas, de uno u otro modo, están limitando la asistencia de la feligresía a los templos religiosos. Dicha asistencia, lógicamente, deberá restringirse a las personas que se encuentran con una enfermedad de tipo viral con sintomatología y signología similar a la del nuevo coronavirus, o las que hayan viajado a países, donde ya hay muchos casos reportados con personas padeciendo dicha enfermedad. Debe aclararse bien, que el uso de las mascarillas preventivas, debe limitarse principalmente a las personas con alguna sintomatología y signología característica de un cuadro clínico, parecido a los que padecen un cuadro similar al nuevo coronavirus.

También, dichas mascarillas, deberán usarlas los que atienden a las personas altamente sospechosas o enfermas por el nuevo coronavirus. En lo referente al impacto socio-económico negativo que se está dando a nivel mundial, no queda ya la menor duda. Eso, deberán sopesarlo los gobernantes de los países altamente desarrollados, porque también afectará a países pobres, de por sí, ya afectados en muchos aspectos socio-económicos.

Lo otro digno de resaltar, es que países como China, deberán revisar ya, sus patrones de hábitos alimentarios a base de animales exóticos y hasta impuros gastronómicamente. Ya los israelitas, en la antigüedad, aunque con un sentido religioso, en sus sagradas escrituras prevenían contra el consumo de animales que, debido a su naturaleza, podrían transmitir al ser humano enfermedades virales y bacterianas.

Así pues, en lo referente al nuevo coronavirus, se deben tomar las medidas preventivas y adoptar los protocolos de manejo curativo y preventivo dictados por la OMS, pero sin caer en la desesperación del pánico. La nueva pandemia por el Covid-19, deberá enfrentarla el ser humano, con mucha inteligencia, sensatez y una muy buena dosis de sentido común, para que el remedio no resulte peor que la enfermedad, en el aspecto socio-económico y cultural.

FOLLOW US ON:
UNAH suspende activi
Bolsonaro se somete
Rate This Article:
NO COMMENTS

LEAVE A COMMENT