Estás aquí
Inicio > Editorial > Opinion > El tripartidismo le “echa la vaca” a Salvador Nasralla

El tripartidismo le “echa la vaca” a Salvador Nasralla

Por: Juan Alfaro Posadas

El tripartidismo se puso de acuerdo para “echarle la vaca a Salvador Nasralla”, con vistas a las elecciones generales del 28 de noviembre próximo, y de esa manera frenar cualquier intento de cambio en el país.

Las cúpulas de los tres institutos políticos, considerados como los más grandes de Honduras: Liberal, Nacional y Libertad y Refundación (Libre) se pusieron de acuerdo en lo que ellos llaman “nueva Ley Electoral”, para repartirse con la cuchara más grande los representantes de las Juntas Electorales de Votos.

Es así como esos tres partidos, se distribuirán los cargos de Presidente, Secretario y Escrutador en las veinte mil Juntas Electorales o centros de votación, en todo el territorio nacional.

A los otros once partidos, donde se encuentra el de Nasralla – Salvador de Honduras -, les corresponden las migajas, o sea, cargos irrelevantes que no incidirán en la redacción de las actas electorales, donde se consigna la cantidad de votos por organización política, más los blancos y nulos.

Obviamente, que en la “nueva ley” – que no es más que la colocación de parchos o remiendos a la antigua normativa -, se consignan disposiciones que afectan a los partidos minoritarios, pero el aldabonazo va contra Salvador Nasralla, por ser el hombre más popular, a nivel de quienes dirigen las once organizaciones emergentes.

La idea maquiavélica de los que se consideran “dueños” de los tres principales partidos, es dejar sólo a Salvador para que se hunda, porque en Libre Xiomara Castro no cede la cabeza y en los liberales, Yani Rosenthal también está empecinado en continuar con sus aspiraciones presidenciales.
Salvador tampoco quiere pasar a un segundo plano, como candidato a designado presidencial, considerando que es poseedor de un importante liderazgo en el país, y también en virtud de su edad que anda por las siete décadas.

Entonces, vemos que tanto Yani, como Xiomara y Salvador piensan únicamente en sus intereses personales o de grupo y no en los del pueblo y de la nación. En otras palabras, actúan con marcado egoísmo o egocentrismo, como si fuesen indispensables en la rectoría de la Casa de Gobierno.

La Ley Electoral, asimismo, además de ser antidemocrática, sectaria y excluyente, es vetusta en su contenido porque no contempla la segunda vuelta, el voto electrónico y la ciudadanización de los centros de votación para terminar de una vez por todas con las fraudulentas y artesanales actas electorales.

A pesar de todas esas zancadillas el Señor de la Televisión dijo que su partido Salvador de Honduras sí participará en los comicios de noviembre, pero demandará en las calles reglas justas, transparentes e iguales, rechazando de raíz las trampas de siempre de los “ladrones, narcotraficantes y vende patria que se han enquistado en el poder”, y que se coluden con los tres principales institutos de derecho público.

Se espera que en las próximas horas se sumen a Nasralla las fuerzas intelectuales, progresistas, estudiantiles, académicas y que se selle la alianza entre los partidos Salvador de Honduras y Pinu-SD, que lidera Doris Alejandrina Gutiérrez, para salud de Honduras y su pueblo.

En torno a esa alianza irían el doctor Nelson Ávila, Suyapa Figueroa, Milton Benítez, Julieth Handal, el capitán Santos Orlando Rodríguez Orellana, Wilfredo Méndez y otras fuerzas populares como Comal, agrupaciones de mujeres, fuerzas juveniles, defensores de derechos humanos y gremios obreros y campesinos.

El momento es ahora, porque mañana será demasiado tarde. La oportunidad de construir esa alianza para marcar la diferencia en aras de la patria y del pueblo, se cierra a las 12:00 de la noche de hoy, luego que el Consejo Nacional Electoral (CNE) convoque a la ciudadanía y a las organizaciones políticas, legalmente inscritas, a las elecciones generales del 28 de noviembre de 2021.

Debemos sellar esa unidad cuanto antes, porque el tiempo se agota, y el país urge de mejores derroteros, ya que la actual camarilla que nos desgobierna, ha dispuesto vender el país a pedazos y terminar de saquearlo, con la complicidad de las corruptas y parasitarias Fuerzas Armadas, violentando la Constitución y las leyes.

En conclusión, ¡pongamos las barbas en remojo ya, porque la nación corre peligro y sus hijos nos convertiríamos en parias que deambularíamos por el mundo, por carecer de patria.

No sigamos cruzados de brazos. Pongámonos en acción, porque la narco tiranía tiene lista la guillotina para cortarnos la cabeza..!

Top