HomeNacionalEmpresa que dio 100 mil dólares a JOH es de Yankel Rosenthal y está en lista negra de EE.UU.

Empresa que dio 100 mil dólares a JOH es de Yankel Rosenthal y está en lista negra de EE.UU.

TEGUCIGALPA, HONDURAS 

La fuerte llegada de capitales para financiar la controvertida campaña del actual inquilino del Palacio José Cecilio del Valle, Juan Orlando Hernández, son provenientes de turbios negocios con la delincuencia organizada y comprobados actos de corrupción dentro de la administración pública, que hicieron que la contienda fuera una de las más costosas -y menos supervisadas- de las últimas décadas en Honduras.

Infinitas cantidades de documentos que están en manos de la justicia de EE.UU., así como de los equipos de investigación de Radio Globo ConfidencialHN dan cuenta de que Hernández, su esposa Ana Rosalinda García Carías y un blindado inner circle llegaron a lavar hasta cuatro mil millones de lempiras, una parte de esos recursos fue a la campaña y el resto a un complejo holding de empresas que son administradas por la primera dama.

Una de las aristas que evidencian de que el jefe del Ejecutivo incluso recurrió al tráfico de influencias para obtener cuantiosos recursos fue la aceptación en 2013  de 100 mil dólares que fueron proporcionados por una empresa denominada Shelimar Real Estate Holdings II, Inc, de acuerdo a los documentos desclasificados por un tribunal federal de Nueva York.

Uno de los intermediarios para que se concretara el pago de la comisión fue el entonces secretario de Inversiones Yankel Rosenthal Coello, quien emprendió desde 2011 los acercamientos entre Hernández -quien era el titular del Legislativo- y la compañía interesada en abrir negocios en el país.

Resulta que esta compañía, asentada en Florida, es propiedad del mismo Rosenthal Coello, y fue creada el 5 de julio de 2000. Según el sitio Persona de interés, «esta es una de las dos empresas señaladas en el informe de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC, por sus siglas en inglés) como protagonista de lavado de dinero producto del narcotráfico«.

«La empresa reportó la siguiente dirección: 9350 Dixie Hwy Ste 1500 Miami, Florida, 33156, y solo presentó balances durante el 2006 y 2007«, de acuerdo a los datos que obtuvo en su momento ese portal web. El documento, con registro 405000174950 hace constar que el firmante de la declaración es el mismo Rosenthal y Shelimar fue constituida por 10 mil dólares, a razón de un dólar por acción, según se hace constar en el artículo tercero del protocolo emitido por el Departamento de Estado de Florida, a través de la división de corporaciones.

En un perfil del entonces exfuncionario, elaborado por Persona de interés detalla que «compró la compañía Miramar Estate Holdings, III, Inc, la cual con el paso del tiempo cambió de nombre: a Shelimar Estate Holdings, Inc. La familia Rosenthal ha registrado otras dos compañías con el mismo nombre en el Estado de Florida, Estados Unidos».

«Según la Oficina de Control de Activos del Extranjero (OFAC, por sus siglas en inglés), dependencia del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, Yankel Antonio utilizó Shelimar Estate Holdings, Inc. para lavar dinero del narcotráfico«, se consigna en el perfil.

Otras dos empresas que eran controladas por Rosenthal también fueron incluidas en la lista negra de la OFAC que fueron registradas en las Islas Vírgenes Británicas y que supuestamente se habrían utilizado para blanquear capitales del narcotráfico como Shelimar, Desland Overseas, Ltd. y Preyden Investments, Ltd.

Cabe recordar que los documentos que fueron filtrados por la instancia judicial norteamericana, Rosenthal sostuvo varios encuentros con los  interesados en acceder a los permisos que emite la Secretaría de Recursos Naturales a fin de poder explorar yacimientos de petróleo y gas natural, que terminó con el pago de tal suma de dinero a favor de Hernández.

El 23 de abril de 2013, indican los documentos a los que accedió la organización Pro Honduras Network, el exfuncionario envió un correo electrócnico a uno de los socios de Shelimar para pedir una contribución a la campaña presidencial de Hernández y que facilitaría los contactos para un encuentro donde participaron las partes. Uno de los escritos indica que uno de los socios, identificado como male 2 (hombre 2) que «estaba listo para contribuir con su amigo en la campaña presidencial» y en octubre de ese mismo año, «el acusado viajó a EE.UU. para reunirse con el hombre 2 con respecto a la entrega (de la fuerte suma de dinero)».

La compañía 1 «entregó un cheque de 100 mil dólares, fechado el 23 de octubre de 2013, para Shelimar investments BVI. El acusado depositó el cheque de la compañía 1 en la cuenta del Banco 1 y por último procedió a transferirlos a una o más entidades (bancarias) en Honduras«.

El 25 de noviembre de ese año, prosigue la acusación formulada por la fiscalía neoyorquina, el denunciado envió un correo al hombre 2 informando que «el oficial 1 (Juan Orlando Hernández) había ganado la elección e invitó al hombre 2 a la toma de posesión en enero de 2014«. De hecho, una de las observaciones de los fiscales federales de que el imputado, calificó el soborno como una «contribución a la campaña».

En su momento, Rosenthal indicó a los empresarios que era el momento propicio para que se iniciaran las negociaciones y que concluyó el 23 de octubre de 2013 con un viaje a EE.UU. para cerrar el trato, a cambio del pago de los 100 mil dólares, que en la actualidad representan unos 2.5 millones de lempiras. El también dirigente deportivo fue nombrado por el nacionalista Hernández como secretario de Inversiones como el pago del favor que este le hiciera al convertirse en recaudador de dinero para la campaña que lo llevó a ocupar Casa Presidencial.

Rosenthal recurrió a las mentiras para ocultar la procedencia del cheque de 100 mil dólares que le dio la empresa de su propiedad. Sobre el tema, uno de los bancos que recibió el dinero «inició una consulta de cumplimiento relacionada con el cheque de 100 mil dólares y el demandado comenzó a tratar de ocultar el verdadero propósito del pago. Inicialmente, el acusado escribió a un empleado del Banco-1 (Empleado-1), de que el cheque fue ‘un pago por cabildeo que me dieron’. En respuesta a una consulta de seguimiento, el demandado indicó que el cheque fue emitido por el hombre 2 y una filial de la Compañía-1«.

«El empleado-1 entonces preguntó: Déjeme ver si lo tengo claro: [el hombre-2], quien asumo que es un amigo suyo, le pagó 100 mil al depositar un cheque en Shelimar, y luego hizo la contribución a la cuenta de campaña del nuevo presidente electo allá en Honduras. ¿Es eso correcto? Cualquier razón por la que no puedo enviar simplemente una transferencia a Honduras… Pido todo esto porque nuestro equipo de cumplimiento me va a preguntar, si acabo de enviarles un correo electrónico indicando que [el hombre-2] depositó 100 mil en su cuenta como un aporte político«, se precisa en el testimonio que dio un cajero ante el tribunal.

No obstante, prosigue el relato, Rosenthal  le dijo que no podía dar tantos detalles de cómo obtuvo el dinero y que conversarían al día siguiente para formular las aclaraciones. «La contribución fue para la campaña», apenas se limitó a decir el exsecretario de Inversiones de Hernández.

El 27 de noviembre de ese año, después de la comunicación telefónica entre el demandado y el cajero, se supo de que se envió un correo electrónico relacionado con los procedimientos legales acerca de la fortísima transacción que fue vista con recelo por la entidad financiera norteamericana.

El correo, interceptado por la justicia de EE.UU., afirma que Rosenthal mandó a decir al cajero que «con respecto a los 100 mil dólares de los cuales me consultaron, se realizó ayer por la [empresa-1]. El propietario es [el hombre-2] quien le pagó a mi firma los pasos legales y gastos con respecto a las exploraciones de petróleo en Honduras».

Sin embargo, la cesión de los derechos de exploración petrolera jamás fueron otorgados a Shelimar, se hace constar en la acusación formulada por los fiscales ya que de acuerdo a una comunicación, otra fuente apenas denominada como el empleado 1 se comunicó en febrero de 2014 con el demandado «con relación al proyecto pero no parece que la compañía 1 haya recibido nunca derechos por parte del gobierno hondureño para que realizara las operaciones de exploración petrolera allí«.

En otro de los correos que intercambió durante 2011 con uno de sus socios, de ascendencia judía, en la cual le informó que ya había tenido encuentros con altos funcionarios, entre ellos, un secretario de infraestructura, y «probablemente el próximo presidente y ¡amigo personal! Trataré de hablar con él y si la tardanza persiste haré todo para resolverlo».

Los documentos dan cuenta de que Hernández, en un acto de infidelidad a la confianza que le depositó Washington en la defensa de sus intereses en la región, estuvo informando a Rosenthal de que era sujeto de investigación por el Departamento de Justicia de EE.UU. y que se hicieron realidad en octubre de 2015 cuando fue arrestado en Miami por vínculos con actividades ilícitas.

Esta revelación hecha por el tribunal federal compromete al jefe del régimen, sobre quien penden fuertes acusaciones de corrupción y vínculos con el narcotráfico, de acuerdo a miles de documentos que tiene en su poder el aparato judicial estadounidense y los obtenidos por Radio Globo y ConfidencialHN.

FOLLOW US ON:
Liberales se retirar
Bachelet, "profundam
Rate This Article:
NO COMMENTS

LEAVE A COMMENT