Directora del CNA gasta 96 mil lempiras en alimentar su ejército particular

TEGUCIGALPA, HONDURAS 

Mientras el Consejo Nacional Anticorrupción (CNA) se jacta de combatir el flagelo al denunciar supuestas irregularidades cometidas por altos funcionarios, gasta cada mes alrededor de 96 mil lempiras para alimentar a unos 26 miembros de las FFAA de Honduras que custodian a la directora del organismo Gabriela Castellanos y al jefe de investigaciones Odir Fernández.

En un documento que tiene en sus manos ConfidencialHN, evidencia la fuerte erogación monetaria para dar comida al pelotón que permanece 24 horas al día al servicio del dúo Castellanos-Fernández, a fin de que no “sean agredidos” o sujetos de posibles atentados en su contra.

En el renglón de ejecución del presupuesto por clase de gasto, se establece que los soldados reciben un estipendio que oscila entre los mil y cuatro mil lempiras mensuales; en promedio, se les asigna unos 96 mil 705 lempiras mensuales, por lo que el CNA incurre en un gasto anual de un millón 160 mil 460 lempiras.

Asimismo, en esta escala se refleja que se pagan sumas de dinero para dar alimentación al Comité Ejecutivo de la denominada instancia de sociedad civil en las pocas reuniones que suelen realizarse cada mes, por lo que se refleja los buenos gustos culinarios de la cúpula del Consejo Anticorrupción.

Estos documentos constatan el fuerte blindaje al que ha recurrido Castellanos en su mandato como directora del CNA, a pesar de que el organismo no forma parte del aparato gubernamental, pero sí recibe transferencias enviadas desde la partida 0409, asignada a la Unidad de Servicios Financieros de la Administración Central, a fin de financiar su gasto corriente y por la cual denunciaron al expresidente Porfirio Lobo por haber pedido 25 millones de lempiras para asuntos de seguridad

En los últimos años, la conducción de esa oficina ha adquirido un tren de vida que está lejos de los ideales del combate y lucha contra la corrupción y demuestra el desarraigo de las dos cabezas visibles respecto a la sociedad en la que viven.

Críticos de la gestión de Castellanos consideran que el CNA ha perdido su papel protagónico de denunciar irregularidades al enfilar sus dardos contra funcionarios de baja categoría y ver al lado con relación a escándalos que tocan incluso a la alta cúpula estatal.

Related

JOIN THE DISCUSSION