Estás aquí
Inicio > Editorial > Opinion > En Honduras “todo es posible”

En Honduras “todo es posible”

Por : Juan Alfaro Posadas 

El ciudadano Yani Benjamin Rosenthal Hidalgo, declaró ayer que “en Honduras todo es posible”, porque él estuvo preso tres años en Estados Unidos, y ahora es el candidato presidencial por el partido Liberal.

Rosenthal Hidalgo, quien habló frente a una multitud de seguidores, se considera un fiel ejemplo a seguir por los jóvenes porque después de purgar una pena en una cárcel de 3×2 metros, está a un paso de convertirse en el ungido por los ciudadanos, para suceder a Juan Orlando Hernández Alvarado (JOHA).

También afirmó que si se convierte en el próximo mandatario va a combatir la corrupción y abogará porque los trabajadores devenguen mejores salarios.

En primer lugar, Yani sería un mal ejemplo a imitar por los hondureños, porque fue condenado en Estados Unidos tras admitir el delito de lavado de activos, por medio del entonces Banco Continental, a favor del grupo criminal del narcotráfico “Los Cachiros”.

Asimismo, cómo es posible que este político se pronuncie porque los obreros obtengan mejores ingresos, si él no lo hace en sus empresas, y tampoco quiso pagar las prestaciones de quienes laboraban en el desaparecido Diario Tiempo, de su propiedad, aduciendo que está pobre.

El candidato presidencial liberal promete combatir la corrupción, pero no dice nada con respecto a la estructura criminal del narcotráfico, porque precisamente él ha estado ligado a la misma a través del cártel de Los Cachiros, que jefeaba Devis Leonel Rivera Maradiaga, preso en la nación del norte.

Creemos que si luchamos por derrotar en las urnas a la nefasta estructura que representa JOHA, no sería lógico, justo ni ético apoyar sus aspiraciones, a sabiendas que viene de pagar una pena por lavado de activos.

Votar por este hombre implicaría ser masoquista, irrespetuoso de la memoria de nuestros próceres, atentar contra las futuras generaciones y pasar de las llamas al brasero.

No hay ningún motivo que justifique para que los hondureños honestos – y especialmente los jóvenes – vayan a votar por Yani. Este hombre no es un ejemplo saludable, desde cualquier punto de vista, porque no representa la decencia ni la superación económica.

Yani Benjamin Rosenthal Hidalgo, conservador, empresario y profesional del derecho, nació en cuna de oro, acumuló más riqueza explotando a sus trabajadores, no tiene conducta rectilínea y jamás conoció la pobreza. Yani no tiene autoridad moral para tratar de convencernos que siente amor por los desheredados de la fortuna, si nunca ha padecido hambre.

En Estados Unidos un senador dijo en las últimas horas que le extraña que a Rosenthal Hidalgo se le haya nominado candidato del partido Liberal después de pagar una condena y ser objeto de investigación por otros delitos en aquella nación.

Sólo en Honduras se da el caso que alguien después de estar preso venga al país, lo inscriban como candidato a la Presidencia, y los pobres, enfermos y sin educación voten por él.

El colmo de los colmos sería que en los comicios generales de noviembre conquiste la primera magistratura y sustituya al señor Hernández Alvarado.

En consecuencia, los hondureños honestos debemos aglutinarnos en torno a una alianza independiente, que la encabece un líder de prestigio, teniendo como fin primordial desmontar las estructuras del narcotráfico y crimen organizado, representadas por JOHA y su pandilla, para construir la nueva Honduras justa, democrática, incluyente y próspera.

Top