Estás aquí
Inicio > Editorial > Opinion > En las primarias triunfa el narcotráfico y pierde la democracia burguesa

En las primarias triunfa el narcotráfico y pierde la democracia burguesa

Por: Juan Alfaro posadas

En las elecciones primarias del pasado domingo 14 de marzo de 2021, triunfó el narcotráfico y perdió la democracia burguesa, de acuerdo al análisis del abogado Raúl Pineda Alvarado.
Como lo afirmaron el año anterior fiscales de Nueva York, Estados Unidos, Honduras se ha convertido en un narco Estado, porque sus instituciones han sido cooptadas por los distintos carteles de la droga.
Los partidos políticos los controla el crimen organizado, y es éste quien pone a sus peones en el Consejo Nacional Electoral (CNE), para que “escojan” a los próximos candidatos a la Presidencia de la República, Parlamento Centroamericano, Congreso Nacional y las 298 corporaciones municipales.
A los ciudadanos se les convoca a las urnas, para que voten, pero quienes eligen a su gente es el narcotráfico a través de las instituciones políticas, representadas en el CNE.
En este proceso interno se gastaron mil 100 millones de lempiras que perfectamente pudieron haberse invertido en educación y salud, que son las necesidades básicas de la nación hondureña, pero quien está al frente del Ejecutivo no tiene ningún interés porque se beneficie al pueblo.
Los análisis del abogado Pineda Alvarado coinciden con lo que ocurre en los tres institutos de derecho público: Liberal, Nacional y Libre, donde los que van resultando elegidos cuentan con la venia de quien controla los sellos y las banderas de dichos partidos.
Sin ir muy largo, Juan Orlando Hernández Alvarado (JOHA) impuso a Nasry Asfura como candidato presidencial, pasando por encima de Mauricio Oliva Herrera, quien a lo largo de los últimos ochos años ha sido su conserje en el Legislativo.
Lo mismo ocurre en el Partido Liberal, donde Carlos Roberto Flores Facussé, en representación del lado oscuro de esa institución, impuso al ex convicto Yani Rosenthal Hidalgo, violentando la voluntad del electorado, que votó por Luis Zelaya Medrano y Darío Banegas.
Resulta inconcebible que el ex convicto Rosenthal Hidalgo, en los primeros dos cortes del CNE, acumula más votos que el partido LIBRE, y Asfura alcance una mayoría abrumadora en contra del otrora poderoso Oliva Herrera.
Los comicios internos fortalecieron al narco Estado hondureño, y con ello, al señor Hernández Alvarado, quien se prepara para propinar un golpe más fuerte en las elecciones generales de noviembre próximo. Lo que ocurrió en esta farsa electoral interna, representa un campanazo de advertencia sobre lo que vendrá en los siguientes meses.
La única salida que nos queda a los hondureños dignos, es tomar conciencia y unirnos en torno a un candidato independiente, para intentar derrotar a los delincuentes organizados en los comicios de noviembre. De no ser así, ellos se alzarán con la victoria, y la crisis en el país se profundizará en todas las actividades de la vida diaria.
Con relación a la figura grotesca de JOHA, quedamos a la expectativa de lo que pueda hacer la justicia del imperio, porque en Honduras la diosa Temis, hace mucho tiempo que fue asesinada y sepultada tras una cadena de violaciones.

Top