Estás aquí
Inicio > Nacional > En próximas elecciones, voten por cualquiera, menos por los “cachos

En próximas elecciones, voten por cualquiera, menos por los “cachos

Por: Juan Alfaro Posadas

En las próximas elecciones de noviembre de 2021, los ciudadanos conscientes deben votar por cualquier candidato a cargo de elección popular, menos por los del Partido Nacional, debido a los daños incuantificables que el gobierno de ese instituto político le ha hecho al país y al pueblo.

Para actuar de esa forma, no se requiere ser genio o muy inteligente, sólo basta tener sentido común, recordarse de los rosarios de actos de corrupción, tener amor por la patria, por nuestra familia y por nosotros mismos.

Los próximos comicios nos deben servir para aprender a valorarnos, para levantar la autoestima, reivindicar el honor, la dignidad, distinguir entre el bien y el mal, y saber quién nos conviene como próxima autoridad.

Basta ya, de tanto engaño, mentira, latrocinio y burla. Ha llegado el tiempo en que debemos decirles ¡alto! a los politiqueros disfrazados de mansas palomas, cuando en la práctica sabemos que son sepulcros blanqueados, o lobos disfrazados de ovejas.

Ya no debemos actuar con mente de cristal o enfermos de amnesia o paramnesia. Debemos tener mentalidad histórica, recordando los saqueos, atropellos y asesinatos, de que hemos sido víctimas.

Refresquemos nuestra memoria con el robo de más de 7 mil 300 millones de lempiras y los 2 mil 800 muertos del Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS) provocados por las pastillas de harina, el vergonzoso tráfico de drogas, el creciente desempleo, inseguridad galopante, falta de justicia, carencia de educación y el mal estado de las carreteras.

Asimismo, el atraco descarado de 48 millones de dólares con la compra de los siete hospitales móviles basura, el desprecio a la salud del pueblo con el pésimo manejo de la pandemia de la Covid-19, la compra sobrevalorada de ventiladores mecánicos y de equipos de bioseguridad (mascarillas, alcohol, etc.).

También, el régimen de Juan Orlando Hernández Alvarado es responsable de casi todos los muertos y contagios por el coronavirus, al no comprar a tiempo las vacunas, como lo hicieron los países vecinos.

En Honduras siempre se estuvo a la espera de donaciones del fármaco, de parte de países amigos, porque el presupuesto aprobado para ello fue desviado hacia cuentas particulares y destinado a la campaña política.

Además, Hernández Alvarado ha violentado la Constitución de la República y las leyes al quedarse en el poder, amparado en el apoyo incondicional que le brindan los chafarotes corruptos y la Embajada de Estados Unidos.

Y la gota que derramó el vaso, es la venta de la soberanía e integridad territorial con las Zonas Económicas de “Empleo” y “Desarrollo” (ZEDE), que han comenzado a construirse en puntos clave del territorio hondureño, en franca violación a la Carta Magna.

Esas ZEDE, obviamente, serían el refugio de altos delincuentes nacionales y extranjeros, para escapar del brazo de la justicia, invertir el dinero público robado, blanquear capitales y vivir como grandes magnates.

Empero, los hondureños patriotas, dignos, honestos y con honor – que llevamos la sangre de Lempira y de nuestros próceres -, no lo permitiremos por ningún punto, y sus promotores como JOHA y Ebal Díaz, entre otros, pagarán por el delito de traición a la Patria, que es imprescriptible, y deducible en cualquier tiempo, a petición de uno o varios ciudadanos.
En conclusión, estimados ciudadanos no sigamos siendo masoquistas, ya no actuemos como corderitos, ni permitamos que nos engañen con cancioncitas o con una bolsa solidaria contagiada con gorgojos, y comprada con nuestros impuestos.

No sigamos botando el voto, favoreciendo a quienes durante los últimos doce años nos han ocasionado innumerables perjuicios – sin precedentes a lo largo de toda la trágica y negra historia de Honduras -, que puede “escribirse en una lágrima”, como lo dijo el poeta Rafael Heliodoro Valle, aludiendo al permanente sufrimiento del pueblo hondureño.

En la conducción de los destinos del país necesitamos a personas decentes, capaces, muy bien intencionadas, que no se sirvan ni le roben al pueblo, como las actuales, de la tiranía cachureca.

Hagamos historia, eligiendo caras nuevas, frescas, con renovado pensamiento, inherente a los intereses de las grandes mayorías y de la tierra del general Francisco Morazán, que junto a José Cecilio del Valle, Dionisio de Herrera, José Trinidad Cabañas y José Trinidad Reyes, nos legaron la identidad nacional, y mandemos a la cárcel a quienes han asaltado el poder.

Top