HomeNacionalEpidemia de tuberculosis afecta los penales de la Tolva, el Pozo y cárcel femenina

Epidemia de tuberculosis afecta los penales de la Tolva, el Pozo y cárcel femenina

TEGUCIGALPA, HONDURAS 

Los denominados penales de ultra alta seguridad, ubicados en los departamentos de Santa Bárbara y El Paraíso, se han convertido en una verdadera bomba epidemiológica.

Asimismo, esta enfermedad comienza afectar a las mujeres que permanecen recluidas en la Penitenciaría Nacional Femenina de Adaptación Social de Támara. Unas 20 damas presentan síntomas relacionados con la tuberculosis.

Pues resulta que en los últimos días se ha desatado una grave epidemia de tuberculosis que amenaza con expandirse de forma rápida por gran parte del país ante la indiferencia de las autoridades por controlar la enfermedad que puede causar la muerte.

De acuerdo a datos recabados por este periódico, unos 80 privados de libertad que están recluidos en ambos penales han desarrollado los síntomas que han sido provocadas por las penosas condiciones en las que permanecen recluidos.

Uno de los médicos alertó que podría desatarse una epidemia a escala nacional y de nefastas consecuencias en caso de que los pacientes que se encuentran compartiendo celdas con los demás reos; tanto la directora como el número dos del sistema penitenciario, Rosa Gudiel y German McNeil, han brindado escuetas respuestas sobre esta nueva crisis.

Al respecto, Gudiel dijo que los reclusos “han estado en tratamiento y control por la Secretaría de Salud y con los médicos del Instituto Penitenciario;  ya se hicieron todos los cercos epidemiológicos respectivos. Además, todos estos pacientes que tienen tuberculosis están separados de la demás población penitenciaria”.

La funcionaria de los establecimientos carcelarios negó la existencia de una epidemia, a pesar que la cifra de enfermos está a punto de llegar a cien individuos.

Familiares de los afectados presentaron denuncia en fecha reciente ante el Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura, Tratos Crueles y Degradantes (Conaprev) por el grave estado de salud en el que se encuentran, pues están transmitiendo el bacilo que produce la tuberculosis al personal de seguridad, abogados y familiares que llegan de forma periódica a las instalaciones ubicadas en las localidades de Ilama (occidente), Morocelí (oriente) y Támara (centro).

Asimismo, la pastoral social Cáritas, adscrita a la iglesia católica,  se sumó al reclamo hecho por los parientes de quienes están siendo afectados. Han pedido la urgente intervención de la Secretaría de Salud, fiscalía de DDHH del Ministerio Público y Comisionado Nacional de Derechos Humanos para que presionen a Gudiel y McNeil que permitan una atención médica especializada para controlar la afección.

Sumado a los reclamos sobre la indolencia de los administradores del sistema penitenciario para solventar la crisis sanitaria, surgen denuncias de que los reos están comiendo vidrio molido que es revuelto con el arroz y frijoles, principal dieta de la población carcelaria considerada de alta peligrosidad.

De proseguir ese tipo de incidentes, aseguraron algunos familiares, los presos podrían hasta perder la vida en caso de que una partícula de vidrio molido termine afectando un órgano vital y provoque una hemorragia incontrolable. Otras de las falencias que están presentando los inquilinos son deficiencias en la oxigenación y que apenas reciben una hora de sol al día.

Hasta el momento, se desconoce cuál es el verdadero estado de salud de los afectados por la tuberculosis o a qué tratamientos están sometidos, aunque se prevé que el transcurso de los días la cifra de pacientes y podría desbordar la capacidad de respuesta del sistema sanitario nacional.

FOLLOW US ON:
Lunes deja una decen
La Piedra de Sísifo
Rate This Article:
NO COMMENTS

LEAVE A COMMENT